Edición del Jueves 14 de mayo de 2015

Edición completa del día

De “El ojo de Celan”

4_CULTU.jpg

Paul Celan. Foto: Archivo El Litoral

 

POR Susana Szwarc

La poeta chaqueña (residente en Buenos Aires) Susana Szwarc se destaca con una luz especial en el confuso (en sus celebridades, anodino) paisaje de la poesía argentina actual. En su último libro, “El ojo de Celan”, que acaba de publicar la editorial Alción, su especial equilibro entre narración y lírica parecen centrarse alrededor de los términos que conforman el título: ojos vidriosos o derretidos (“Alzo los ojos / no veo a Dios / pero veo la lluvia”, reza en un “Salmo”) y Paul Celan, el poeta que escribía: “En la fuente de tus ojos / viven las redes de los pescadores de la mar del extravío. / En la fuente de tus ojos / el mar cumple su promesa. / ... / En la fuente de tus ojos / desvarar suelo y sueño un rapto. / ... / En la fuente de tus ojos / un ahorcado estrangula la soga”. Y que escribió también: “¿Quién dice que se nos murió todo cuando se nos quebraron los ojos? Todo despertó, todo comenzó”.

Grisines

¿El vidrio de los anteojos se habría

empañado si no estuviera así, lejos

de una cara?

Me desenlazo en la madrugada.

Un cuerpo, ni propio ni ajeno, deambula

por la esfera o por la casa.

Ahora, seco el vidrio, un verde resalta

sobre el mármol: ¿espejea a mis ojos

un efecto de error, de amor, sobre las cosas

del mundo?

En la trasnoche el hambre nos pertenece.

Muerdo los grisines que criquean como hojas

de este otoño. Ah!, las voces de los vecinos.

Refriegan sus manos, trancan

puertas.

Tiemblo.

Temo que este cric crac te quite el sueño.

4_CULTU.jpg

Ir y venid

Viene el hombre que me trae la comida

(me gusta pedirla, me gusta abrir el papel

en que la envuelven y dejarla enfriar.

Es otra mujer la que cocina y dos hombres

la reparten por las casas).

Pero este sábado

él me pregunta: ¿qué hacés en tus clases?,

quiero leer poesía de ahora y no entiendo,

me dice.

Entonces lo hago pasar.

Busco los anteojos, busco el cenicero,

y abro a Juárroz primero

y abro a Gianuzzi después.

Me gusta abrirlos así, al azar, en alguna página,

ver cómo saltan las letras.

Café y manzanas leo, mientras la comida

que me trajo este hombre

se enfría más sobre la mesa.

Nos enredamos en esa música ajena

que se nos hace propia y los ojos

del hombre que me trae la comida

se llenan de lágrimas. Entiendo, me dice,

eso que no entiendo.

¡Y Borges? Pregunta, ¿creés que podré

con él? Le acerco un pañuelo

de papel y se seca las lágrimas.

Antes de irse él vuelve a preguntar: ¿entonces

me hicieron creer que no entiendo?

No entendemos

y ni falta que nos hace. Basta con llevar

esas frases a la boca.

El hombre que me trae la comida se va.

Y yo saboreo lenta los trocitos.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 14 de mayo de 2015
tapa
Ir Ediciones ANteriores
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
Necrológicas Anteriores

Otras Noticias de Artes y Letras
2_DPA_1F7A0800BD9CFF42.jpg En ocasiones el narrador miente o, por lo menos, su relato es puesto en tela de juicio. La figura del narrador no confiable supone un cuestionamiento al estatuto de una de las nociones fundamentales de la narrativa. Es probable que si uno se viera en el caso de tener que señalar un villano en Cumbres borrascosas (1847) de Emily Brontë pensaría en Heathcliff. No obstante, hay críticos que consideran que el papel de villano es interpretado en la novela por Nelly Dean, por el ama de llaves de la casa. Por supuesto que tal afirmación no deja de ser sorpresiva, puesto que el lector está lejos de considerar a la afable Nelly Dean, entretenida con una cesta de labor mientras cuenta algunos chismes, un personaje malvado. En realidad, es un personaje que suele pasar desapercibido ya que, en comparación con el carácter impulsivo y tormentoso de Heathcliff, Catherine Earnshaw o Hindley Earnshaw, la humilde ama de llaves, aparenta un comportamiento más inocente. A pesar de esto, es posible ver en la conducta de Nelly la causa de los conflictos y entuertos que signan el discurrir de la narración y afligen a sus personajes. Es cierto que se trata de una persona despistada que comete varios descuidos, pero estos descuidos terminan siendo el origen de circunstancias desgraciadas y, en ocasiones, fatídicas. Uno de los episodios en cuestión es el que transcurre en el capítulo IX, donde Catherine se acerca a Nelly para conversar y le pregunta si está sola en la cocina, a lo que Nelly responde que sí, cuando en realidad Heathcliff está cerca, tumbado en un banco, en silencio, si bien el ama de llaves aduce luego que le pareció que éste estaba en el granero. Creyéndose en privacidad, Catherine le confiesa a Nelly que piensa casarse con Edgar Linton y que, en cierta forma, la humillaría casarse con Heathcliff. Al escuchar esto, Heathcliff se levanta y se marcha del lugar, una ausencia que se extenderá por mucho tiempo. Más adelante, en el capítulo XII, Nelly Dean le oculta a Linton el estado de desvarío que padece Catherine (ya casada con aquél), lo cual le vale serios reproches. A su vez, el comportamiento del ama de llaves es determinante en la muerte de Catherine: en el capítulo XIV, sabiendo bien que cualquier sorpresa le podía provocar un trastorno a la convaleciente, Nelly permite (aduciendo amenazas de Heathcliff) que éste vaya a ver en secreto a Catherine. Tales son los casos que arrojan un manto de sospecha sobre la conducta de Nelly Dean.

Sobre el narrador no confiable (I)

Lo más visto
Ahora En Portada