#Temas de HOY: Colón | Unión | Dakar 2018 | Papa Francisco | 
Edición del Domingo 16 de agosto de 2015

Edición completa del día

al margen de la crónica

Cervantes y Kirk

La NASA quiere nombrar a los cráteres de Caronte, una de las lunas de Plutón, con personajes de la serie “Star Trek” como el capitán Kirk. Y esta semana la comunidad astronómica española planteó llamar Cervantes, como el autor de “El Quijote”, a una estrella. Pero, ¿cómo y quién decide los nombres de los cuerpos estelares?

La última palabra la tiene la Unión Astronómica Internacional (IAU), y se trata de algo más que un debate entre expertos y frikis. Una vez nombrados, los planetas, estrellas y sus accidentes geográficos mantendrán esas denominaciones durante mucho tiempo, así que se trata de una gran responsabilidad para los científicos, que piensan en millones de años.

“Tenemos un deber con el futuro”, explica la presidenta del grupo de trabajo para la asignación de nombres de la IAU, Rita Schuz. “Tenemos que ocuparnos de que dentro de algunas generaciones nadie se pregunte por qué pusimos nombres que ya nadie conoce”.

La asignación de nombres a cuerpos celestes es más antigua que la ciencia moderna. Así, las deidaes romanas siguen viviendo en los planetas mientras que los héroes griegos quedaron inmortalizados en las estrellas.

Pero en la era de la globalización también la astrofísica se empapó de multiculturalismo. Desde los años 80, los nombres de divinidades de otras religiones llegaron también al firmamento. “Al principio, la IAU estuvo influida sobre todo por estadounidenses y europeos. Pero ahora somos muy internacionales, por eso debemos garantizar que gente de diferentes culturas pueda decir: Ese nombre proviene de mi cultura”, explica Schulz.

Los nombres no se asignan de forma aleatoria. La IAU cuenta con una cuidadosa lista de temas para dar nombres que relacionen a los planetas y sus características geográficas o satélites. Así es como Júpiter, un dios romano, se encuentra cerca del dios nórdico Thor, del tlaxcalteca Camaxli o del japonés Kaminari, todos ellos nombres de características de Io, uno de los satélite de Júpiter.

También personajes de ficción más modernos encontraron su hueco en el espacio. Desde 1980, los cráteres y montañas de Titán -satélite de Saturno- llevan los nombres de Bilbo, Arwen y Faramir, personajes de “El Señor de los Anillos”.

Y si Bilbo Bolsón tiene derecho, ¿por qué no el capitán Kirk?.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Domingo 16 de agosto de 2015
tapa
Ir Ediciones ANteriores
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
Necrológicas Anteriores

Otras Noticias de Opinión
16-STAFF.jpg La historia de las revistas culturales en el país es una historia atravesada por dos fuerzas contrapuestas: una voluntad inmensa y contagiosa por parte de sus hacedores, por un lado; un mercado errático, difícil, hostil, por el otro. Es una historia de interrupciones en la que, a veces, gana la voluntad y, casi siempre, permite el surgimiento de plumas y de personas que rehacen y dignifican el oficio. Éste parece ser el caso de Ciudad Gótica, prestigiosa publicación rosarina que, a una década de la aparición de su último número, regresa. La precede una rica historia y el propio recorrido de la editorial homónima, que lleva a la fecha publicados más de 650 títulos de autores de la región. Con textos de Marcela Sabio, Ulises Oliva, Sergio Luis Fuster, dibujos de Bárbara A. Gómez, Dante Sandrigo, Andrés Rodríguez, Joselina Berraz M., Carolina Montano, Sergio A. Montanari, Jorge Isaías, Neldo Candelero, Jaquelina Tesei y María Eugenia del Zotto, entre otros, el número 32 de Ciudad Gótica, recientemente aparecido, tiene como eje central un homenaje al poeta y pensador Fabricio Simeoni. A propósito de este acontecimiento, El Litoral entrevistó al director de la editorial y la revista, Sergio Gioacchini.

El mundo como voluntad (y representación)

19-1-SCIOLISALTO20.jpg A nivel político, a estas alturas nada es igual al domingo pasado, pero tampoco a seis, cinco o cuatro días atrás. Daniel Scioli desplazó a la presidenta Cristina Fernández y fue el eje central de la semana porque ganó las elecciones, pero también porque después quedó demasiado expuesto cuando dejó de lado sus responsabilidades y viajó a Italia para descansar y tuvo que volver, en medio de las inundaciones en su provincia, a explicar casi lo inexplicable y, por último, porque fue ostensible que el kirchnerismo lo dejó irremediablemente solo, después de que no llegó a sumar 40 por ciento en las primarias.

Con su viaje y el ninguneo, Scioli chapotea en las inundaciones

16-MONTAJE_NINOS.jpg Un chico se ríe a carcajadas tan contagiosas que todos terminan riéndose con él. Un chico explota en un alarido chillón en medio del colectivo y obliga al resto a prestarle atención. Un chico revienta sus tímpanos en un pelotero que festeja siempre el mismo cumpleaños. Una chica se abstrae en un dibujo que la hace viajar por el mundo montada en alas de colores. Un chico ruega tembloroso que esta vez el adulto, ese gigante lejano y ajeno, no le levante la mano. Un chico respira el humo del pucho que respiran en casa y sus pulmones lloran. Un chico se trepa a la calesita en funcionamiento y se adivina dueño del universo. Un chico mira a una chica angelical y siente que le pasan cosas raras y no se anima a contárselo a nadie. Un chico se sube al carro y acompaña a papá en los recovecos del centro lleno de autos que lo putean cada tardecita. Un chico perdió la elasticidad de sus piernas y sus brazos de chico porque el celu lo tiene prendido y perdido. Una chica piensa que cuando sea grande va a hacer algo grande, grandioso, heroico. Un chico golpea cada puerta con la ilusión de que le den algo que pulverice la tristeza eterna de mamá. Un chico ruge cuando mamá le dice que no al último capricho. Una chica espera ver alguna vez la cara de su papá. Un chico llega al hospital de Niños con un cuadro que horroriza a todos. Un chico mira a los grandes y piensa que no entienden nada. Un chico soporta a la maestra gritona y se pregunta para qué va a la escuela (ella, él). Una chica se enreda con su perro en vueltas interminables por el piso y es feliz. Un chico siente que la orden de bañarse es lo más parecido al infierno. Un chico corre tras una pelota y cree que sus pies son de viento. Una chica ordena a sus padres que no la molesten, y ellos obedecen. Un chico pide un límite a grito limpio y nadie lo escucha. Un chico está solo la mayor parte del día, lo acompaña la santísima trinidad: teléfono, tablet y televisor. Una chica se sostiene de la barra y ensaya sus pasos de baile y mientras tanto sueña. Una chica se pregunta cosas que nadie nunca le explicó ni le explicará. Un chico ve a los padres desorientados y se compadece. Una chica sueña con subir alguna vez a un auto. Un chico trata de saltar la soga de los deseos frustrados de los padres. Un chico abre los ojos como platos frente a una bestia pariendo. Una chica quiere fundar escuelas para salvar a los que andan pidiendo por la calle. Una chica se pone los tacos de mamá y se imagina. Un chico sabe que cuando sea grande tendrá que ser abogado, como papá, como el abuelo. Un chico grita y le gritan más fuerte y juega enfurecido esa febril carrera que nunca ganará. Un chico pasa el día con sus abuelos y ve a su madre a la noche y ése es para él el momento más feliz del día. Una chica ve que su mamá intenta competir con ella y se avergüenza. Un chico resopla y logra levantar un pie y apoyarlo un poco más allá, y luego imitar el movimiento con el otro, y ve que a su alrededor todo es una fiesta, y luego se abandona a los brazos de alguien que lo celebra. Un chico se desespera por ser grande para que le crean. Un grande lo mira, nostalgioso.

Día del Niño

Lo más visto
Ahora En Portada