Edición del Domingo 23 de abril de 2017

Edición completa del día

Moría el partido... Y murió el proyecto - Deportes | Fixture | Resultados Deportes

Unión cayó por segunda vez en forma consecutiva y chau DT...

Moría el partido... Y murió el proyecto

  • Está claro que así como nadie resiste un archivo, en fútbol no hay una sola excelente idea o proyecto que pueda exceder al reinado de los resultados. Era empate con Nereo de figura; Vélez se lo arrebató en tiempo de descuento y Pumpido renunció. Y ahora, ¿quién?
Moría el partido... Y murió el proyecto

El único momento de alegría. Franco Soldano celebra su gol junto a Emanuel Brítez y Lucas Gamba, que fue el que le cedió la pelota para que conquiste su quinto tanto en el campeonato. Fue el empate transitorio, que se mantuvo casi hasta el final. Foto: DyN

 

Enrique Cruz (h)

(Enviado Especial a Buenos Aires)

Uno se resiste cada día más a mencionar la palabra “proyecto”. Si lo definimos como un “emprendimiento que tiene lugar durante un tiempo limitado, y que apunta a lograr un resultado único”, está claro que ese límite son los resultados. Así como nadie resiste un archivo, nadie resiste un resultado. Se fue Pumpido, no lo echaron. Se va el día que Unión pierde 2 a 1 con un gol en tiempo de descuento. Si el partido terminaba empatado, ¿se iba?. Los números no fueron buenos a partir del clásico. Y posiblemente, el gran partido que se jugó ante Talleres haya sido parte del problema. ¿Por qué Unión no es capaz de repetir lo de Talleres?, era la pregunta que todos nos hacíamos. Y a la luz de lo visto en los partidos que siguieron, lo de Talleres terminó siendo un oasis en medio del desierto. Pumpido fue la receta interna que los dirigentes buscaron para suplantar a uno de los entrenadores más exitosos de las últimas décadas en Unión. Se animaron los dirigentes. Sabían que no había problemas de descenso, que “Juampi” conocía el plantel, que ya había una idea de juego definida, que Madelón había dejado al equipo “calentito” (o sea, con un funcionamiento aceitado). Se confió en esa base y en esa receta casera. El clásico fue el principio del final. La mochila fue dura. Perdurable en el ánimo de la gente y en el nivel de juego. Y se viene el próximo. ¿Habrá tenido que ver esto también?, muy posiblemente.

Pumpido sacó el 41 por ciento de los puntos que jugó. Hasta el clásico, la cosecha era del 57 por ciento. Desde el clásico, el 22 por ciento. Está claro, ¿no? También se cayó el nivel de juego, aunque el partido con Talleres fue la excepción. Ahí, el equipo jugó uno de los mejores partidos en medio del peor momento. No lo pudo levantar. “Esto es fútbol y en fútbol mandan los resultados”, dijo “Juampi” antes de irse. Va en contrapartida de lo que se planificó en su momento. Podría haber aguantado. ¿Se le acabaron las ideas?, ¿no vio respuesta en el plantel?, ¿no quiso que el clásico que se viene en un par de partidos sea el límite?, ¿quiso preservarse para una segunda vez, que posiblemente tenga teniendo en cuenta su juventud? Son preguntas cuyas respuestas las tiene Pumpido. Pero la realidad es que los resultados terminaron con el tan mentado “proyecto”. Y casi me animo a decir que prematuramente.

¿Qué pasó ayer? Fue todo flojito. El partido y la actuación del equipo. Algo de claridad en Cejas. Mucha eficacia para aprovechar la única jugada de gol que creó en el primer tiempo. Y en el partido, porque en el segundo no llegó nunca. Algo de orden en el resto del equipo. Una gran actuación de Nereo Fernández, que era el “héroe” y responsable del punto que se estaba logrando, hasta atajando un penal al “Burrito” Martínez. Y un puntito que dejaba algunas pocas conclusiones positivas (otros dos debutantes que vienen de abajo) y mucho para analizar y buscar mejorías. Pero el gol de Vargas en tiempo de descuento, precipitó todo. Y planteó este sesgo desagradable en lo deportivo, que obliga a una toma de decisiones dirigencial sin la presencia del presidente, a miles de kilómetros en China.

Cuando Madelón se fue, habló de la falta de un “salto de calidad”. Planteó un todo o nada frente a River por la Copa Argentina. Pareció virulenta y hasta precipitada su salida. En el último partido, Unión ganó jugando muy bien (ante Sarmiento). Pero no hubo caso. Se fue dejando la sensación de no estar conforme con la jerarquía del plantel. La herencia fue a manos de “Juampi” Pumpido. No se mejoró el nivel. Vino Cejas y recién ayer jugó su primer partido desde el arranque. Se fue García Guerreño faltando días para el reinicio del torneo, y vino un Erramuspe al que le está costando volver a ser el de antes. El nivel del equipo se fue cayendo. Los resultados también. Y chau “proyecto”.

Con el presidente en China, hay que tomar una decisión urgente. Spahn ha logrado un nivel de administración y solvencia institucional que el hincha valora, pero deberá empezar a prestar un poco más de atención a lo deportivo. Él sabe, mejor que nadie, lo que le ha costado adueñarse de este lugar que alguna vez perdió —el descenso de 2013— y que recuperó cuando se acertó en la conformación de un plantel competitivo. La pérdida de jerarquía se siente, se extraña y ahora es el detonante de una situación en la que se debe barajar y dar de nuevo con el DT.

Para un presidente que maneja los números a la perfección, esto tendrá un costo. Con Pumpido, el ahorro fue notable en función de lo que ganaba Madelón. No digo que ése haya sido el motivo por el que se lo eligió. Pero fue la realidad. Y ahora, se impone la búsqueda de un entrenador con experiencia y capacidad para torcer el rumbo. Alguien que haya pasado por este tipo de experiencias. Y eso cuesta.

D8-B-DYN36.jpg

El empeño de Gamba

El delantero de Unión tuvo, ayer, una posición un poco más acotada en la cancha. Se paró como extremo por derecha, con la obligación del retroceso para ayudar en la recuperación. Unión atacó mucho por allí.

Foto: DyN

41

Por ciento

De los puntos, fue lo que cosechó Juan Pablo Pumpido, quien dirigió al equipo en 13 partidos, de los cuáles ganó 4, empató 4 y perdió 5.

 

síntesis

Vélez 2

Unión 1

Cancha: Vélez.

Árbitro: Germán Delfino.

Vélez: Aguerre; Tripicchio, Nasutti, Grillo y Cufré; Zabala Cáseres, Desábato y Correa; Juan Manuel Martínez y Pavone. A.S.: Figueroa. Estuvieron en el banco: Amor, Mancuso y Bella. D.T.: Omar De Felippe.

Unión: Nereo Fernández; Brítez, Erramuspe, Leonardo Sánchez y Pruzzo; De Iriondo y Rivero; Gamba, Cejas y Villar; Soldano. A.S.: Castro. Estuvieron en el banco: Magallán, Mauro Pittón y Anselmo. D.T.: Juan Pablo Pumpido.

Goles: en el primer tiempo, a los 13 min, Pavone (V) y a los 34 min, Soldano (U). En el complemento, a los 46 min, Vargas (V).

Cambios: en el primer tiempo, a los 41 min, Nicolás Domínguez (V) por Desábato. En el segundo tiempo, a los 21 min, Vargas (V) por Tripicchio; a los 26 min, Algozino (U) por Cejas; a los 30 min, Maximiliano Romero (V) por Correa; a los 37 min, Andereggen (U) por Soldano; a los 40 min, Méndez (U) por Villar.

Incidencias: en el segundo tiempo, a los 34 min, Nereo Fernández (U) le atajó un penal a Juan Manuel Martínez.

Amonestados: en Unión, Erramuspe, Sánchez, Pruzzo y Cejas.

 
D8-C-23-04-2017_BUENOS_AIRES_VELEZ_EMPATA_CON (1).jpg

Buenos signos de Cejas

>Llegó a Unión a fines del año pasado, fue el primer refuerzo, hizo la pretemporada pero recién jugó ayer como titular, luego de unos minutos en el clásico. Se nota que sabe.

Foto: Télam

BAJO LA LUPA

NEREO FERNÁNDEZ (7).- Figura de Unión y del partido. Le tapó un mano a mano a Zabala y atajó un penal. Suficiente.

BRÍTEZ (6).- Más allá de sus errores, desaciertos y hasta cierto desorden, fue el jugador que empujó y siempre quiso más.

ERRAMUSPE (4).- Experimentó, por pasajes, una leve mejoría. De todos modos, falló en el segundo gol. Estuvo lento e irresoluto para despejar el centro atrás de Martínez.

SÁNCHEZ (5).- Sacó muchas, casi la gran mayoría, pero tuvo un par de errores puntuales, por ejemplo en la jugada del segundo gol, cuando quedó muy estático en la marca de Martínez.

PRUZZO (5).- Arrancó muy nervioso. De a poco se fue acomodando y hasta se animó a armar un par de jugadas de ataque. Fue su debut.

DE IRIONDO (5).- El despliegue de siempre para la recuperación, que es lo que, en definitiva, se le puede y debe exigir.

RIVERO (4).- Extrañamente impreciso en el manejo de la pelota. Era la primera puntada a la hora del juego y eso que tenía interlocutores, como Cejas y Villar.

GAMBA (5).- Jugó abierto por derecha en gran parte del encuentro. Le dio la pelota de gol a Soldano. Alternó buenas y malas. El juego se inclinó mucho por su sector.

CEJAS (5).- Mostró algunas cosas interesantes, como por ejemplo el buen manejo de pelota y el panorama de cancha. Es un jugador para seguir viendo y poniendo.

VILLAR (4).- Unión se olvidó bastante de él, ya que el juego casi no se recostó por izquierda. Trató de no desordenarse. Terminó el partido acalambrado y reemplazado.

SOLDANO (5).- Hace tiempo que a su sacrificio, no le puede agregar potencia para ganar los mano a mano. De todos modos, no perdonó en la única que tuvo. Llegó a cinco y es el goleador del equipo.

ALGOZINO (4).- Poco y nada pudo hacer. Trató de aprovechar su velocidad para el desborde por el costado, pero Cufré lo encimó y lo marcó bien. En esa parte final, Unión ya le había regalado la iniciativa a Vélez.

ANDEREGGEN.- Pocos minutos para mostrarse en un partido que no lo favorecía porque Unión no atacaba.

MÉNDEZ.- Sólo se recordará este partido por ser el de su debut, ya que casi no entró en juego.

 



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Domingo 23 de abril de 2017
tapa
Todo el diario

Seguinos

Necrológicas Anteriores

Más Noticias de Deportes

Recomendadas

Las extrañas formas de las nubes tras la tormenta  -  -
Área Metropolitana
Salarios: gobierno buscará acotar aumentos al 23 %  -  -
Economía
Vignatti viajó de última a Brasil y se reúne con Comesaña -  -
Las fotos de la tormenta en la ciudad -  -