http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Domingo 07.08.2016 | Última actualización | 08.08.2016 | 8:00
11:55

Desmoronamientos tras la inundación

En Alto Verde el río se lleva las viviendas de la costa

La fuerza del agua socava la barranca. Hay casas partidas, lozas desmoronadas y árboles caídos sobre el agua. Es un problema de larga data que evidenció la bajante.

 

Los constantes desmoronamientos jaquean las casas de material de Alto Verde. Foto: Mauricio Garín


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Desmoronamientos tras la inundación En Alto Verde el río se lleva las viviendas de la costa  Hay casas partidas, lozas desmoronadas y árboles caídos sobre el agua. La fuerza del agua socava la barranca. Hay casas partidas, lozas desmoronadas y árboles caídos sobre el agua. Es un problema de larga data que evidenció la bajante.  

Nicolás Loyarte
nloyarte@ellitoral.com
Twitter: @nicoloyarte

 

“Se fue todo al agua”, dice María Lucero parada junto a la barranca con la mirada hacia el río. El fondo de su casa da al Canal de Acceso, en la Manzana 10 del Paraje La Boca en el distrito costero de Alto Verde. Lo que se fue al agua es parte de su casa, porque el remanso que se forma en la curva del río socava silencioso y temerario la costa y se lo lleva todo. Y así se llevó parte de la casa de María.


“Queremos pararlo como sea, tiramos bolsas con arena y cemento, ruedas rellenas de igual forma, escombro, pero como si nada, se lo lleva todo el agua”, cuenta esta vecina que está embarazada y vive junto a otra mujer —también embarazada— y a cuatro niñas.


 

Siempre lo mismo


El de Alto Verde es un problema de larga data, ya que todo el barrio se formó hace más de un siglo sobre el albardón levantado con la tierra extraída del río cuando se abrió el Canal de Acceso al Puerto. Desde entonces los desmoronamientos de la barranca son constantes.


Así es que cuando el río crece su fuerza se torna más poderosa. Y cuando sus aguas descienden, como ocurre por estos días, aparece la erosión de la barranca que se desmorona. Esto es lo que ocurre en toda la costa de Alto Verde, desde el acceso al barrio, en la zona frente al Club Regatas, bordeando todo el río Santa Fe hasta la desembocadura del Canal de Acceso, y desde allí aguas arriba hasta la altura del club de pescadores El Pacú, en jurisdicción del barrio La Boca.

 

“El miedo es que un día nos levantemos y tengamos el baño en el río”


En todo este cordón de la ribera de Alto Verde hay casas de familia y edificios de instituciones educativas o deportivas. La fuerza del río, que tuvo su pico de crecida el 5 de enero, con 6,61 metros de altura y hoy mide 3,66 metros —bajando—, socava la barranca. Los desmoronamientos jaquean las nobles viviendas de material. 


Paisaje

 

Lo peor se ve desde el río. Hay casas partidas al medio por los derrumbes, lozas rajadas y desmoronadas sobre la barranca, y árboles caídos sobre el agua. “Era sabido que esto iba a suceder, pasa tras cada inundación”, se lamenta el vecinalista de Alto Verde, Daniel Demarchi, “porque no hay defensa”.


Desde la Municipalidad de Santa Fe, su secretario general, Carlos Pereira, dice que durante la emergencia hídrica “hubo familias afectadas por los desmoronamientos que fueron evacuadas”. También mencionó que el gobierno local monitoreó de forma permanente estas situaciones”.


El temor ahora es que las viviendas se sigan desmoronando porque allí viven familias. Por eso algunos vecinos, como María Lucero, decidieron empezar a levantar una nueva vivienda al frente de sus lotes, donde tenían un jardín con árboles y plantas.


“Hace dos años que empecé a levantar la nueva casa, pero no me alcanza para terminarla y la tengo a medio hacer”, dice la vecina que libró una carrera contra el tiempo y el avance del río. “Tenemos miedo —confiesa— porque esta última inundación se llevó otros cinco metros de terreno y sigue avanzando”, cuenta María. “El miedo es que un día nos levantemos y tengamos el baño en el río”, describe, “porque al lado está la pieza donde dormimos”.


Otros vecinos, en cambio, no tienen espacio para levantar una nueva vivienda porque sus lotes son pequeños y las casas en jaque están pegadas al frente a la calle Demetrio Gómez y al fondo, al río.

 

Desmoronamientos en Alto Verde


Encrucijada

 

“Lamentablemente no hay solución si no se hace una buena defensa, porque se puede rellenar pero el río ‘come’ por debajo del agua y se producen los desmoronamientos”, explica el vecinalista Demarchi. El otro problema es la realidad económica de los vecinos que les imposibilita realizar las obras por su cuenta.


Hay zonas más expuestas a la erosión. Es donde el río hace una curva y la fuerza del agua que corre socava la barranca. Muchos vecinos arrojan escombros y basura para defender sus casas. Pero nunca es suficiente. Y además, la basura, lejos de contribuir, contamina.


El corte


Desde el inicio de la emergencia hídrica, en diciembre pasado, sólo se puede acceder a La Boca a través del puente peatonal, ya que el río cortó la circulación por la calle alteada que pasa por debajo del mismo y todavía sigue igual.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal

Mapa de Noticias

Además tenés que leer:

Otras Noticias de Área Metropolitana
    Lo más visto en
Ahora En Portada