http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Viernes 09.09.2016
13:38

Habla la maestra asaltada en la escuela Simón Bolívar

"No pude dormir pensando que este tipo puede volver"

La docente pidió licencia por accidente de trabajo. “Ya no hay códigos ni respeto por nadie”, sentenció.

El lugar del ataque. La escuela Simón Bolívar, se suma a los establecimientos educativos de barrio Centenario que padecen la inseguridad. Foto: Archivo El Litoral


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Habla la maestra asaltada en la escuela Simón Bolívar "No pude dormir pensando que este tipo puede volver" La docente pidió licencia por accidente de trabajo. “Ya no hay códigos ni respeto por nadie”, sentenció. La docente pidió licencia por accidente de trabajo. “Ya no hay códigos ni respeto por nadie”, sentenció.

Danilo Chiapello
dchiapello@ellitoral.com

 

“Fue terrible... de repente entró un tipo al aula, me agarró del cuello y me comenzó a ahorcar. Los chicos viendo todo eso... algunos se largaron a llorar”, dice Lorena mientras trata de reconstruir el dramático suceso ocurrido ayer a la tarde en la escuela Simón Bolivar, de barrio Centenario.

 


Quien comandó esta pesadilla fue un delincuente solitario, el que en su accionar dejó en claro que no tuvo límites. Poco le importó que su víctima principal (la maestra) estuviese embarazada. Y tampoco reparó en las otras víctimas: los pequeños alumnos de Lorena, de entre 6 y 7 años.

 

Con la cara tapada

 

* “Estaba dando clases con alumnos de 2do. grado en un aula que da a un patio. De repente entró un sujeto que me agarró de atrás. Me tomó del cuello y me comenzó a ahorcar. Con la otra mano me puso un objeto en el cuello, pero no pude ver qué era”, comenzó diciendo esta mañana Lorena en diálogo con El Litoral.

 

 

* “El tipo tenía la cara cubierta con una remera. Se tapó la boca y la nariz... y sólo se le veían los ojos. 

 


‘¡ Dame todo lo que tenes! ¡dame el celular!, fueron las tajantes órdenes que impartió el desconocido ni bien irrumpió en el aula.

 


Después vio que mi mochila estaba abierta y metió la mano para sacar las cosas. A todo esto me apretaba con la otra mano y no me soltaba. Me iba tirando para atrás”.

 

“¡ Te voy a reventar! ”

 

La violenta secuencia se consumó delante de un nutrido grupo de niños, algunos de los cuales entraron en crisis por lo que estaban observando.

 

* “Imaginate los chicos viendo toda esa situación... ”, prosiguió en su relato la docente. “El tipo me empezó a amenazar para que no diga nada. Me dijo no salgas al patio ni hagas nada ‘¡ te voy a reventar!’.

 

* “Yo quedé muy shockeada, tildada, con poca reacción. Hasta que finalmente lo veo salir y saltar por el tapial de atrás de la escuela. En ese momento salí como pude rápido hasta el SUM (salón de usos múltiples) donde había otros docentes y porteros y les conté lo ocurrido. 

 

Lorena remarcó que luego del hecho “algunos chicos quedaron en paralizados llorando y con mucho miedo. Por suerte enseguida vinieron otros docentes y la profesora de Educación Física y comenzaron con los trabajos de contención. Se les hicieron juegos de palabras, se los abrazó y así se puso algo de calma”.

 

Para Lorena tampoco fueron fáciles los momentos posteriores al asalto.

 

* “Yo quedé con temblores y muy asustada. Estoy embarazada (cursa el 7mo. mes) y noté que tenía la panza dura. Enseguida me llevaron hasta la comisaría, pero allí los agentes consideraron que no había que pedir un médico. Un rato después consulté por teléfono a mi ginecóloga y ella me tranquilizó”.

 

* “El daño psicológico que te queda es muy grande. Anoche no pude dormir porque a cada rato se me venía la imagen de este tipo. Pensaba que en cualquier momento puede volver a entrar al aula”, 

 

Se cruzó un límite

 

“Jamás pensé que esto podía ocurrirme en mi lugar de trabajo, donde supuestamente uno debe estar seguro. Pero bueno... los docentes estamos desprotegidos en general. Tenemos deficiencias en el edificio, se deberían tomar medidas de seguridad para que las aulas sean más seguras. No se hacen y así suceden estas cosas”, opinó.

 

“Yo siento que con lo que pasó se cruzó un límite. Siento que ya no hay códigos ni respeto por nadie. Imaginate entrar a robar a un lugar así, delante de criaturas... es terrible”, sostuvo.

 

“Además me preocupan las falencias que veo tanto en la policía como en la Justicia. Lo que más duele es saber cómo en algunos casos los agarran (a los delincuentes) y enseguida quedan en libertad. 

 


Creo que es el momento adecuado para cuestionarnos y decirnos qué es lo que estamos proponiendo como sociedad”, culminó.

 


 Silencio

 

Pese a la gravedad de los hechos ocurridos, la directora de la escuela Simón Bolívar, se negó a brindar cualquier declaración y cuestionó el trabajo de la prensa que se ocupó del caso: “Ustedes no respetan los protocolos para informar. Aquí el que está autorizado a hablar es Rafael Bono, director de la Región IV”, dijo. 

 

Sostener a la docente y a los niños

 

El delegado de la Región IV de Educación, Rafael Bono, contó que “el delincuente ingresa a las 16.30 de ayer -por el tapial trasero de la escuela- al aula donde trabaja Lorena, docente de plástica. La toma del cuello, le roba el celular y se retira por el mismo lugar por donde ingresó. No tenemos datos de si tenía o no un arma, saldrá de la denuncia y la investigación que se lleve adelante”.

 


“La docente lleva un embarazo de 7 meses y en ese momento se vio afectada. Se le dio intervención a Seguridad Pública y también a Salud, y ella -a su vez- hizo la consulta con su médico particular”, indicó Bono.

 


También la coordinadora pedagógica de la Región IV de Educación, Beatriz Albizo, se hizo presente en la escuela Bolívar con el equipo pedagógico de la Regional para diseñar, junto con los docentes, las estrategias para abordar lo sucedido.

 


Señaló que se realizó un abordaje de la conflictividad y el espacio de la palabra con el equipo pedagógico de la regional y los docentes, que son quienes tienen que sostener a los niños. “Se pusieron en acción estrategias reparadoras con el grupo de niños que vivenció esta situación puntual y los dispositivos pedagógicos llamados Ruedas de Convivencia y Rondas de Palabras, a través de las cuales se intenta que los niños puedan verbalizar sus sensaciones, emociones y expresar lo que sienten. Los chicos estuvieron en una situación de crisis, sobre todo, por ver a su referente vincular en esa situación. Así que también se llevarán a cabo acciones reparadoras desde salud mental a las familias que necesiten un acompañamiento”, destacó.

 


Finalmente, hizo referencia al Día del Maestro que se conmemora el próximo domingo.

 

“Queremos poder revalorizar el rol de los docentes que se atreven, en este momento humano, a ser revolucionarios y contraculturales, enseñando sobre los vínculos, haciendo un reconocimiento público a todo lo que hace la escuela y la comunidad”, cerró.

 

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal

Además tenés que leer:

Otras Noticias de Sucesos

    Lo más visto en