http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Lunes 07.11.2016 | Última actualización | 11:50
11:47

Hospital Cullen

Otra grave infección cuya causa puede haber sido un piercing

La paciente tiene unos 20 años y ya salió de terapia intensiva. La hipótesis es que un piercing en la nariz fue la puerta de entrada para una superbacteria.

Imagen ilustrativa Foto: Internet


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Hospital Cullen Otra grave infección cuya causa puede haber sido un piercing La paciente tiene unos 20 años y ya salió de terapia intensiva. La hipótesis es que un piercing en la nariz fue la puerta de entrada para una superbacteria.   La paciente tiene unos 20 años y ya salió de terapia intensiva. La hipótesis es que un piercing en la nariz fue la puerta de entrada para una superbacteria.

De la Redacción de El Litoral

area@ellitoral.com

 

Hace un mes, un adolescente de 14 años falleció en el Hospital de Niños por la infección que se desarrolló luego de realizarse un piercing en una de sus orejas. En el Hospital Cullen se está tratando un caso similar: una joven de unos 20 años, que se había hecho un piercing en la nariz, estuvo dos semanas en terapia intensiva porque una súper bacteria le provocó una meningo encefalitis, una neumonía bilateral y una infección en uno de sus ojos, que le está provocando una disminución de la visión.

 

“Cuando se habló con los familiares de la paciente, que estaba sana, nos contaron que la joven se había realizado un piercing en el ala derecha de la nariz, por eso se sospecha que puede haber sido la puerta de entrada para un estafilococo meticilino resistente, un germen que resiste los antibióticos más comunes”, explicó el Dr. Juan Pablo Poletti, director del Hospital Cullen, en una entrevista con El Litoral.

 

La paciente está internada en el área de Clínica Médica y todavía tiene que tomar antibióticos de última generación —son más potentes—, a la par que es tratada por los oftalmólogos del hospital para intentar mejorar la visión del ojo que fue afectado por la infección.

 

En este caso, como también había ocurrido con el adolescente de 14 años que falleció en el Alassia, los médicos no saben si la perforación se realizó en un local especializado —que debe cumplir normas de bioseguridad por ordenanza— o si fue una perforación “casera”.

 

Según la bibliografía médica puede haber complicaciones por las infecciones luego de un piercing. También se han dado casos de transmisión de hepatitis B y tétanos”, contó la Dra. Mariela Allassia, directora asociada del hospital, en diálogo con los medios.

 

Las personas que se hacen un piercing también deben estar muy atentas en los días posteriores al procedimiento. “Si la zona se infecta y hay fiebre, deben consultar rápidamente al médico para determinar el tratamiento. Es que puede ser una bacteria que es resistente a la mayoría de los antibióticos y que requiere un tratamiento especial”, explicó la Dra. Mariela Allassia, directora asociada del Hospital de Niños, que habló con los medios luego del caso que se dio en el efector.

 

En el Alassia y en el Cullen no suelen atender muchos casos de infecciones asociadas a piercings, pero es frecuente que peleen muy duro contra esta cepa de estafilococo. Por las complicaciones, los pacientes suelen requerir la asistencia de un respirador artificial y pasan varios días en la Unidad de Cuidados Críticos.

 

¿Qué dice la legislación?

 

En Santa Fe la actividad de los negocios que se dedican a los piercings y tatuajes está regulada por la ordenanza 11.299 (2006), que sumó varias modificaciones (por ejemplo la ordenanza 11.971 del 2012). Los principales puntos son:

 

— Las empresas o establecimientos que realicen esta actividad deberán contar con un seguro de responsabilidad civil. Además, los tatuadores y punzadores deben realizar un curso de capacitación.

 

— Los instrumentos deben esterilizarse mediante el sistema de autoclave o estufas de esterilización, y deben guardarse en envases cerrados de vidrio o plástico. 

 

— Las agujas deben ser descartables y abrirse delante del cliente.

 

— Se tatuará o punzará únicamente a aquellas personas que presenten un certificado de aplicación de la vacuna antitetánica.

 

— No se puede tatuar o punzar a personas que están bajo el efecto del alcohol o drogas. 

 

— Ni el tatuador ni el cliente deben fumar ni tomar alcohol mientras se realiza la práctica. 

 

— Antes de comenzar el tatuador debe lavarse con jabón antibacteriano y secarse con toallas descartables esterilizadas. Debe usar guantes y barbijo. 

 

— Está prohibida la aplicación de tatuajes o piercings a menores de 18 años no emancipados, que deben contar con la autorización escrita y certificada de sus padres o tutores para la realización de la práctica.
 

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Salud
    Lo más visto en
Ahora En Portada