Santa Fe | Viernes 31 de octubre de 2014 | 23:34 hs
Nublado ParcialT: 19° ST: 19.2° H: 79% - Clima extendido
Edición Online | 23-02-2013 | 12:17 - Última actualización | 12:51

El editorial de Eduardo Aliverti en su programa radial

"Sólo corrijo que no es uno de los momentos más dolorosos de mi vida. Es el peor"

 

El periodista Eduardo Aliverti aseguró hoy que atravesaba "el peor momento" de su vida luego de que su hijo mató al atropellar con su automóvil a un ciclista, aunque no dio detalles sobre el caso al señalar que "hay una causa en marcha".

En un mensaje que dirigió a su audiencia para disculparse por no conducir su programa en radio La Red este sábado, Aliverti también reconoció haber insultado a una reportera gráfica de un diario que había montado guardia frente a su casa.

El conductor radial dijo que no estaba "en condiciones" para afrontar su labor de hoy porque atravesaba "no uno de los momentos más dolorosos, el peor" de su vida. Asimismo, pidió a la prensa "no condenar de antemano" a su hijo, Pablo García, de 28 años, quien mató a un vigilador de un country cuando lo embistió por detrás con su automóvil cuando la víctima circulaba en bicicleta por la ruta Panamericana.

Aliverti reiteró el comunicado que publicó el miércoles en Facebook, cuando la prensa dio a conocer la muerte del ciclista y él admitió que el responsable del accidente era su hijo. "Me saqué con una fotógrafa de Perfil que me hizo guardia en la puerta desde el jueves. ¿Por qué me hacés esto, hija de puta?, le dije", reveló en la grabación que difundió la radio. Luego, pidió que "ojalá esto sirva para que de una vez por toda se abra un debate de la ética periodística".

Aliverti publicó la apertura de su programa en el muro de Marca de Radio en Facebook. Aquí se reproducen sus palabras:

Apertura de hoy (23-2-13)

Pensé, pensamos, me ayudaron a pensar, los que me quieren, si debía estar al frente del programa de hoy. Fue unánime decidir que no, porque yo mismo, con toda la capacidad de abstracción que me atribuyo aun en los momentos más difíciles o terribles, como fue mi enfermedad hace doce años, no estaba seguro, no estoy, de afrontar con la atención que se debe una audición de tres horas. Nuestro programa. Nuestra marca. Sería artificioso no sólo cruzarnos las chanzas con Pedro, los juegos con el top o todos esos guiños que también nos dan identidad. Sencillamente no me da para andar hablando de macropolítica. Y si me diera, sería una falta de respeto hacia el dolor de las víctimas. Más tarde la vida seguirá, no sé cómo. Hoy es esto.

No puedo ni debo decir mucho más que lo expresado en esas palabras que subí al muro de Marca, que a continuación repito: Acá estoy, en uno de los momentos más dolorosos de mi vida, producto de hechos que involucran a parte de mi familia y que tomaron estado público en las últimas horas. Pablo García es mi hijo. Sólo puedo decir que mis sentimientos y el de mi familia acompañan principalmente a los familiares de la víctima, que se está a disposición de la Justicia -ya actuante- en todo cuanto sea necesario para el esclarecimiento de esta desgracia igual de desgarradora que de irreparable y que nuestro objetivo es la estricta igualdad ante la justicia.

Sólo quiero pedir, frente a las versiones circulantes, que todo lo relacionado con los detalles y marcha de la causa sea vehiculizado a través de los canales correspondientes, evitando especulaciones de otro tipo. Sólo eso. Es lo único que deseo y debo pedir. Gracias si puede ser así. No puedo decir mucho más que esto porque esto es lo que sigo pensando y sintiendo. Y no debo porque está la causa. De esas palabras que escribí el miércoles, a 48 horas de lo sucedido, sólo corrijo que no es uno de los momentos más dolorosos de mi vida. Es el peor. Tipeé lo que me salió después del shock, pero ahora asumo que cuando estuve a punto de morirme era yo conmigo. Esto es yo más la gente que debo contener y la gente que está fusilándome. Dejo esta última oración a sabiendas de que van a cargarme que me victimizo, cuando para empezar hay víctimas más tremendas. Pero me sale esto. Con alguna cosa personal me tengo que descargar.

Cuando escribí eso de que no hagan especulaciones, obviamente sabía que no tendría resultado. Pero tampoco podía dejar de pedirlo, en nombre de lo que siempre defendí: no se debe condenar de antemano, hay una causa en marcha, seamos profesionales.

Voy a contar un único episodio. Perfil montó una guardia enfrente de mi casa, con fotógrafa, en un taxi estacionado de contramano sobre la esquina. Lo habíamos visto desde la noche del jueves. Ayer a la mañana seguía ahí. No aguanté más. Salí de mi casa. Salió la fotógrafa del taxi. Le dije al conductor “disculpame, no es con vos”. El conductor me dijo “Eduardo, no puedo hacer nada, soy un laburante”. Enfrenté a la piba, a la fotógrafa. Me saqué y le dije, dos o tres veces, “por qué me hacés esto, hija de puta”. La piba me dijo “es mi laburo, entendeme, trabajo en Perfil”. Yo seguía sacado. En medio de la furia, conseguí decirle “pero ponete un límite, ponete un límite, buscá un trabajo donde no tengas que hacer esto”. La piba me dijo “conseguime otro trabajo y me voy”. Se subió al taxi y se fueron.

Lo que estoy viviendo me ratificó, con creces, con impresionantes creces aunque el adjetivo se quede corto como cualquiera que elija, la gente que me vale la pena y la que no. Pero al margen de lo sentimental, también me ratificó quiénes ejercen periodismo y quiénes son una basura técnicamente hablando. Entre los primeros, mucha gente que no piensa ideológicamente como yo. De los segundos, todos los que ya sabía. A los primeros, gracias por la decencia profesional, por la estatura. No hablo de la solidaridad que me transmitieron. Hablo de su categoría periodística. A los segundos, gracias por haberme demostrado que no me equivoco en la identificación de la carroña. Una carroña indescriptible.

¿Qué más? Tanto. Me muero por decir más. No puedo decir más. No debo decir más. Sobre lo que pasó, quiero decir. Y sobre los que ejercieron la crucifixión hasta que surgió otro tema, y después otro desgarro, y después con otro.

Ojalá esto sirviera para que de una vez por todas se abra un debate serio acerca de la ética periodística, más allá de la suerte judicial que sufra mi hijo, de la anímica que tenga que aguantar yo y, sobre todo, del dolor irreparable de la familia del muerto. Podría servir, sí, para la pavada de que se discuta sobre el ejercicio profesional.
Todos somos o podemos ser víctimas de la gente que hace periodismo de esta manera.

Como no puedo ni debo decir más, dejo sólo esa reflexión con la parte fría que queda en mi cabeza.

Gracias a todos. Ustedes saben por qué.

Eduardo Aliverti

 
Otras Noticias
Ranking de noticias
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER