Edición del Lunes 08 de enero de 2007

Edición completa del día

Edición impresa del 08/01/2007 | Pantallas y Escenarios

Lecciones de la historia

Laura Osti

 Julia Jentsch y Fabian Hinrichs,
protagonistas de "Sophie Scholl, los últimos días", de Marc Rothemund..  Foto: Agencia Télam
Sophie Scholl, los últimos días, es la reconstrucción de un hecho real ocurrido en la Alemania nazi, en el año 1943. Se trata del proceso de encarcelamiento, juicio y ejecución de un grupo de estudiantes universitarios opositores al régimen.

El relato se concentra en la figura de Sophie (Julia Jentsch), la única mujer del grupo, denominado La Rosa Blanca, que se formó por iniciativa de algunos veteranos de la guerra contra Rusia, decepcionados y horrorizados por el destino que el Führer le estaba imponiendo a su país.

Los jóvenes que integraban ese grupo de resistencia pasiva tenían una formación intelectual humanista y cristiana, y defendían valores como la libertad de conciencia y la solidaridad, y sus inquietudes tenían que ver con cuestiones filosóficas y teológicas. Pretendían alertar a sus compatriotas acerca de lo que ellos consideraban un camino desastroso que el nazismo imponía al pueblo alemán, sojuzgando sus más altos ideales y embarcándolo en guerras cruentas sin posibilidades de éxito.>

La película de Marc Rothemund se basa en las actas del proceso de Sophie, hasta ahora inaccesibles.>

Con ese material, el director reconstruye los últimos días de la protagonista, desde que es detenida junto con su hermano Hans (Fabian Hinrichs) por repartir panfletos informativos y críticos contra el régimen en la Universidad de Munich, hasta su ejecución pocos días después en la guillotina.>

Se trata de un relato lineal y por tratarse de un hecho histórico documentado, la trama está rígidamente sujeta a esos registros, sobre todo en lo que hace al devenir de los acontecimientos. Pero el desafío que se propone Rothemund, y el fuerte de su propuesta, es detenerse especialmente en el intenso interrogatorio al que es sometida la joven por parte del oficial de la Gestapo Robert Mohr (Alexander Held).>

Las distintas instancias del interrogatorio, que dura varias horas y se realiza en diferentes etapas, suceden en el oscuro despacho del oficial, y la cámara en mano se detiene insistentemente en uno y otro rostro, siguiendo el ríspido diálogo, desde los sondeos iniciales, pasando por momentos de suspicacia, alta tensión, momentos violentos, rodeos y evasivas, hasta el instante en que Sophie reconoce su participación en los hechos que se le imputan, acorralada por las evidencias.>

Esos diálogos, más los que tiene la joven con su compañera de celda, Else Gebel (Johanna Gastdorf), puesta allí por la Gestapo para tratar de obtener más información acerca del grupo al que pertenece Sophie, constituyen lo más sustancioso del filme y sirven para poner sobrerrelieve la personalidad de la protagonista, una chica protestante de firmes convicciones morales y religiosas, educada por sus padres en la libertad, el amor a la vida y la cultura humanista.>

Debate trascendente

Luego vendrá el juicio sumarísimo al que son sometidos los hermanos más otro amigo e integrante de La Rosa Blanca, y las ejecuciones, en las que con la pantalla en total oscuridad sólo se escucha el ruido de la guillotina y el grito final de Hans "íViva la libertad!".

De esta manera, lo que se intenta es mostrar el duelo ideológico entre dos formas de pensar de los integrantes de un mismo pueblo, protagonistas de un momento clave de la historia de la humanidad. Un debate que, a pesar de su estricto realismo, trasciende esas fronteras para ubicarse en el eterno contrapunto entre la democracia y la libertad versus el totalitarismo y la represión. Y, en todo caso, las lecciones que quedan para los sobrevivientes y las futuras generaciones.>

Una película dura, pero optimista a la vez, en la que la ficción está totalmente subordinada a la veracidad de los hechos y a sus características dolorosas y premonitorias.>

Sophie Scholl: los últimos días

" Sophie Scholl-Die letzten tage", Alemania/2005. Dirección: Marc Rothemund. Con Julia Jentsch, Alexander Held, Fabian Hinrichs, Johanna Gastdorf, Andre Hennicke, Florian Stetter, Maximilian Brückner, Petra Kelling, Franz Staber y otros. Guión: Fred Breinersdorfer. Fotografía: Martin Langer. Música: Johnny Klimek y Reinhold Heil. Presentada por Alfa Films. Hablada en alemán. Duración: 117 minutos. Calificación: para mayores de 13 años.





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores