Edición martes 26 de agosto de 2008

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Informaci�n General: INFO-01
Ayer se realizó la inauguración oficial
La Universidad Católica tiene un edificio moderno y nuevas aulas
El frente, de unos treinta metros de ancho, estará cubierto en el futuro por una cortina vegetal que amortiguará el ingreso de los rayos del sol de la mañana. Foto: Eduardo Salva

El flamante espacio tiene dos mil metros cuadrados y tres pisos en los que se distribuyen 11 aulas equipadas con tecnología de última generación. La obra demandó una inversión de 4,5 millones de pesos y fue solventada con fondos de la casa de estudios.

Frente a la moderna fachada del edificio de la Universidad Católica de Santa Fe, se congregaron ayer autoridades municipales, provinciales, eclesiásticas y académicas; concejales, diputados, senadores y decenas de representantes de instituciones de la sociedad civil para participar del acto de inauguración de las nuevas instalaciones.

El arzobispo José María Arancedo; el rector de la casa de estudios, presbítero Gerardo Galetto; el intendente Mario Barletta y la presidenta del directorio de la Universidad Católica, Ruth del Carmen Casabianca, realizaron el corte de cinta y dejaron el paso allanado para que los asistentes recorrieran el lugar.

El nuevo edificio tiene una fachada vidriada, protegida con un emparrillado metálico -superpuesto a partir del primer piso- que actúa como soporte de los jardines colgantes que hoy crecen tímidamente, una plata baja que permite un acceso directo al patio del establecimiento y tres pisos en los que se distribuyen 11 aulas de entre 50 y 150 metros cuadrados.

La obra demandó una inversión de 4,5 millones de pesos, que fueron solventados con fondos propios y con reservas de la Universidad. "Se necesita una infraestructura acorde al servicio académico que queremos brindar. Sabemos que una universidad no es sólo ladrillos, pero el ámbito físico es necesario para las tareas académicas, para la investigación y para el encuentro de los docentes y alumnos", sostuvo Galetto, tras destacar el esfuerzo que realizó toda la comunidad académica para que el nuevo edificio sea hoy una realidad.

Aulas e ingreso jerarquizado

El incremento de la matrícula, que desde 2002 a esta parte creció un 50%, el mayor número de cursos de posgrado y la necesidad de otorgar a la Universidad un acceso destacado fueron las razones que impulsaron a la casa de estudio a ampliar sus instalaciones.

"Con esta obra hemos querido resignificar el ingreso de nuestra Universidad dándole la jerarquía que se merece y otorgándole al edificio la fachada que le faltaba. Esta obra viene a sumar una importante cantidad de aulas y más de dos mil metros cuadrados, lo cual habla del deseo de llevar la infraestructura edilicia a la altura de los procesos pedagógicos que se desarrollan en nuestra casa de estudio", sostuvo Galetto, quien destacó que entre 2002 y 2007 la universidad ha mantenido un promedio de crecimiento superior a la media del país.

"Sabemos que esta inauguración es el fruto del deseo de crecer y detrás de eso vemos valores que queremos transmitir. El deseo de crecer y progresar para servir mejor son parte de los ideales que alentaron a nuestros fundadores y que nosotros queremos transmitir a los futuros profesionales que se forman en nuestras aulas", afirmó.

El rector destacó la fortalezas pero también los desafíos que enfrenta la Universidad. "Sabemos que necesitamos continuar invirtiendo en otros aspectos que no son sólo las infraestructura sino también los recursos humanos que hacen a la investigación, a la docencia y a los proyectos de extensión. En este sentido vemos que hay un camino que se está recorriendo pero somos concientes que de lo que falta por delante", concluyó Galetto.

Por su parte, Ruth Casabianca expresó su "voto de esperanza" para que "esto que inicialmente se llamó la construcción de la fachada de la Universidad no quede en las luces de la apariencia sino que construya transformación en la esencia de la universidad católica para que podamos cumplir con nuestra misión básica que es perfeccionar la cultura".

Luego de bendecir las instalaciones, monseñor José María Arancedo felicitó a las autoridades de la casa de estudio. "Los felicito y aliento porque para el mundo de hoy todo lo que tenga que ver con la educación es una apuesta fuerte que hay que hacer. El mundo necesita sentido, horizontes. Una universidad tiene que ser un ámbito de entusiasmo por las cosas grandes, por la verdad, por la belleza, por la vida", sostuvo.

Además de las múltiples salutaciones que fueron leídas durante el acto, la Universidad recibió a través del nuncio apostólico en Argentina, Adriano Bernardini, la bendición apostólica de Benedicto XVI.

El acto duró una hora y culminó con la actuación de un grupo de jazz. Luego la casa de estudios ofreció una recepción para las autoridades, representantes de entidades de la sociedad civil e invitados especiales.

%s

Ganadores.

El nuevo edificio responde a los criterios diseñados en el proyecto que ganó el concurso que lanzó la Universidad Católica en 2004. La conducción de la obra, que ejecutó la empresa Cocyar Ingeniería, estuvo a cargo de los arquitectos Javier Mendiondo y Lucila Gómez. Alejandro Moreira, Marcelo Saus, Melina Langhi, Sebastián Romero, Alejandra Saux, José Gallo, José Citroni, Liliana Bock y Mario López integran también el grupo ganador del proyecto.

Con los dos mil metros cuadrados que se incorporaron este año, la casa de estudios pasa a tener 12 mil metros cuadrados de superficie edificada.

Detalles de la obra

Un video de cinco minutos mostró a los presentes la evolución de la obra, que demandó ciento cuarenta obreros y 270 días de trabajo. El edificio de tres pisos está preparado para personas con capacidades diferentes y cuenta con un sistema de extinción de incendios a través de hidrantes que se alimentan con un tanque de reserva de 16 mil litros. Tiene once aulas equipadas con aire acondicionado y calefacción central, proyectores, intranet y acceso a internet wi-fi, que se conectan con el ala norte y sur del viejo edificio.

"Originalmente habían sido proyectadas 14 aulas, pero lo que se hizo sobre la marcha fue unificar algunas de ellas para tener más flexibilidad de uso; incluso en el tercer piso hay una que tiene dimensiones para actuar como salón de conferencias", comentó el arquitecto Javier Mendiondo, proyectista y director de la obra junto a Lucila Gómez.

La distribución de las aulas se realizó sin que interfirieran entre ellas ascensores, escaleras y sanitarios, a fin de que pudiera ser modificado su tamaño con relativa facilidad. "De acuerdo al tipo de funcionamiento que vaya teniendo la universidad en el tiempo y a las demandas de espacios de uso, estas 11 aulas pueden transformarse en 28 si se necesitan lugares de investigación, aulas más pequeñas o espacios de otras características", explicó Mendiondo, tras comentar que las divisiones se realizaron con tabiques de yeso, con aislante acústico interior y bandas acústicas perimetrales.

El vicerrector académico de la Universidad Católica y decano de la Facultad de Arquitectura, Ricardo Rocchetti, sostuvo que se trata de "un edificio muy actual" que "incorpora elementos de sustentabilidad, que son cuestiones muy vigentes en este momento. Esto quiere decir, que el edificio trata de potenciar algunos elementos propios de la arquitectura para crear condiciones ambientales sin tener que recurrir a elementos que sean caros o contaminantes".

La fachada está cubierta por un emparrillado metálico que incorpora enredaderas -aún en incipiente crecimiento- que "tienen la función de regular el asoleamiento que se recibe a la mañana en ese sector y a la vez de suavizar el impacto ambiental que podría causar este edificio que tiene dimensiones inusuales en este entorno urbano, haciendo que esta vegetación de algún modo se integre más a este paisaje mixto, entre verde y edificado, que tiene Guadalupe", destacó Rocchetti.

Luego del ingreso, un espacio central hueco permite generar "una especie de patio vertical con un árbol que trata de potenciar la corriente de aire para crear un clima amable sin tener que recurrir con frecuencia al uso del aire acondicionado. Todo lo demás es un estilo muy puro y limpio, que privilegia mucho la armonía de la forma a partir del uso de elementos muy simples", definió Rocchetti, quien destacó la "fuerte transparencia" del ingreso que hace visible desde la calle el patio interior de la universidad.





Necrológicas Anteriores