Edición del Viernes 28 de agosto de 2009

Edición completa del día

Fuerte división en la cumbre de Unasur por las bases en Colombia - Edición Impresa - Política | Economía Política

Los presidentes discreparon duramente

Fuerte división en la cumbre de

Unasur por las bases en Colombia

Uribe defendió el acuerdo con EE.UU., dijo que no resigna soberanía y planteó reclamos a sus colegas. Evo Morales presentó una moción para prohibir las bases y Correa propuso pedir una reunión con Obama.

De la redacción de El Litoral

politica@ellitoral.com

DyN/Télam/EFE/CMI

El reciente acuerdo entre Bogotá y Washington por el cual Estados Unidos podrá utilizar siete bases militares en Colombia copó y endureció el tono de los discursos en la cumbre extraordinaria de la Unasur (Unión Suramericana de Naciones) en San Carlos de Bariloche. Mientras Álvaro Uribe hizo una encendida defensa del acuerdo, enarbolando la soberanía de su país para tomar decisiones y el aporte a la seguridad que significa, el boliviano Evo Morales presentó un proyecto para prohibirlo y el venezolano Hugo Chávez lo vinculó a la estrategia de defensa de EE.UU.

Antes, el uruguayo Tabaré Vázquez también se había pronunciado en contra de la instalación de las bases, en tanto la anfitriona y convocante Cristina Fernández de Kirchner remarcó la necesidad de establecer una estrategia común. Una de las propuestas lanzadas en este marco, en boca del ecuatoriano Rafael Correa, fue la de solicitar una entrevista al mandatario estadounidense, Barack Obama, para pedirle explicaciones.

“Estados Unidos trata de crear desconfianza entre los presidentes de Sudamérica que estamos gestando la unidad. Cada presidente tiene derecho a aplicar políticas, sean comunistas, socialistas, capitalistas o neoliberales en su país, pero algo que no podemos vender, ni prestar, ni alquilar es la dignidad de la soberanía de nuestras naciones”, dijo Morales ante el plenario de la Unasur. Según Morales, “no se puede permitir la presencia militar extranjera en nuestros territorios, es un mandato sagrado, es un mandato noble que nos dan nuestros pueblos”, y agregó que las bases norteamericanas son “una presencia político militar para el control a los diferentes países”.

“No hay abdicación”

El colombiano Uribe defendió el acuerdo, al afirmar que “no hay renuncia, ni abdicación de soberanía” por parte de su país. Tras advertir sobre las consecuencias de lo que llamó el “narcoterrorismo” en Colombia, Uribe aclaró que “el artículo tercero del acuerdo dispone que no se puede utilizar (el entendimiento) para intervención en asuntos internos de otros Estados”. Uribe reclamó a la Unasur que reconozcan a “las guerrillas de narcotraficantes de las Farc como grupos terroristas”, al advertir que sus líderes “tratan de cautivar” a algunos sectores internacionales. También, alertó que grupos guerrilleros narcotraficantes “pueden esconderse en territorios fuera de Colombia, luego vienen a Colombia a cometer crímenes y regresan a esconderse allá”, y que se detectó que muchos son provistos de “armas provenientes de otros países”.

El venezolano Chávez propuso que el Consejo de Defensa del bloque “haga una revisión profunda” de la estrategia militar de Estados Unidos en la región, y en ese contexto, de “las bases militares en Colombia, que para Venezuela -reiteró- son motivo de alta preocupación, y debería serlo para todos”.

El mandatario bolivariano sostuvo que la instalación de bases está dentro de “la estrategia global de dominación de Estados Unidos”.

Mostrar el juego

La discusión cobró más virulencia cuando el peruano Alan García pidió que Uribe “ponga las cartas sobre la mesa” y detalle en qué consiste la colaboración militar que aceptó recibir de parte de los Estados Unidos para la lucha contra el narcotráfico.

García advirtió que su postura respecto de la polémica depende porque, si Colombia recibiera “radares esféricos y bombarderos invisibles”, rechazaría de plano esa posibilidad, pero si en cambio obtuviera “equipos para ayuda civil y pacífica”, lo aprobaría.

El mandatario peruano advirtió que curiosamente “ahora hay más conflictos entre nosotros que cuando no existía Unasur”, al tiempo que exhortó a los miembros a “ceder algo” y “negociar” en aras de lograr una coincidencia total en la Unasur para además mostrar fortaleza como “bloque” frente al resto del mundo.

Enclaves

El mismo llamamiento había hecho Cristina al inaugurar el encuentro y trazar un paralelo con Malvinas, al ponerla como ejemplo de “experiencias terribles” de “enclaves coloniales con bases extracontinentales”.

La jefa de Estado se pronunció a favor de que la Unasur encuentre mecanismos de control a fin de que todos los miembros adopten decisiones “unánimes” que preserven la soberanía de los pueblos y sus instituciones.

“Esa soberanía debe ser la de todos, no puede haber una soberanía que tenga una primacía sobre las demás, que ponga condiciones o que someta al resto a cuestiones en que algunos de los países que formamos parte puedan sentirse objetos de una agresión”, sentenció.

El papel de EE.UU. en la región

El presidente de Brasil, Inácio Lula Da Silva, propuso este mediodía “provocar una buena discusión con Estados Unidos, con el presidente Barack Obama” a fin de debatir cuál es el papel de este país en América Latina. La Unasur “podrá dar así una discusión con honestidad y con firmeza con EE.UU.”.

Sobre la instalación de las bases en Colombia, el mandatario dijo que le gustaría que el presidente Alvaro Uribe tenga “la seguridad de nuestro comportamiento, y de que jamás fue invitado a esta reunión para ser el reo de un debate político”.

Dijo que Unasur tenía la necesidad de debatir “políticas de paz” para el continente y que se debía “repensar” el problema del narcotráfico para darle una solución. En orden a ello propuso poner en marcha el Consejo de Combate al Narcotráfico.

Fuerte división en la cumbre de Unasur por las bases en Colombia

Rodeado de custodios, el presidente colombiano llegó para sustentar una férrea defensa de su postura, ante los duros cuestionamientos de la mayoría de sus colegas.

Foto: EFE

/// ADEMÁS

TV digital a la japonesa

El gobierno nacional oficializó hoy la elección de la norma japonesa-brasileña ISDB-T para la televisión digital, a través de una resolución de la Secretaría de Comunicaciones.

La medida numerada como 171/2009 y publicada en el Boletín Oficial, confirma los anuncios difundidos en público esta semana por el Gobierno brasileño, que hizo lobby junto a su par japonés a favor de este sistema, en una puja donde competía con los estándares norteamericano (ATSC) y europeo (DVB).

La resolución, que cita estudios realizados por la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y la Universidad Nacional de San Martín, recomienda al gobierno la elección del estándar ISDB-T (sigla en inglés por Integrated Services Digital Broadcasting Terrestrial) como base para el Sistema de Televisión Digital de la Argentina.

Se esperaba que la elección fuese anunciada hoy en San Carlos de Bariloche por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto a su par de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, luego de la cumbre de Unasur. En los fundamentos de la resolución se recuerda que el Sistema Nacional de Medios Públicos realizó diversas pruebas para la implementación de un sistema de transmisión de un canal en alta definición.

De esas pruebas se concluyó que el sistema basado en el estándar denominado ISDB-T o su versión Brasileña STVD-TB sería el elegido para la televisión pública Canal 7. El Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) señaló que “debe priorizarse una norma digital que permita optimizar la utilización del espectro, tanto en alta como en baja potencia, como así también la implementación de repetidora de un único canal”. Y que la elección del estándar tecnológico a ser utilizado en la digitalización del espectro radioeléctrico importa la posibilidad de impulsar el desarrollo industrial y tecnológico nacional”.

La decisión de la Secretaría de Comunicaciones dejó sin efecto el estándar ATSC para los sistemas de TDT, establecido en la resolución Nº 2357/98, por el gobierno del ex presidente Carlos Menem.

Brasil ya fabrica los aparatos de televisión aptos para este sistema, al que también se puede acceder a través de decodificadores.

/// LA CLAVE

En directo

El plenario de presidentes de la Unasur resolvió aceptar el pedido del mandatario colombiano, Alvaro Uribe, para que las discusiones de la cumbre de Bariloche sean transmitidas en directo por televisión; luego de la polémica generada por la posibilidad de que sean emitidas en diferido y previamente editadas.



Imprimir:
Imprimir
Necrológicas Anteriores