Edición del Lunes 21 de febrero de 2011

Edición completa del día

Un viaje interminable por el mundo de la lectura - Edición Impresa - Opinión Opinión

  Día internacional de la lengua materna

Un viaje interminable por el mundo de la lectura

Ma. del Carmen Villaverde de Nessier

Desde hace 42 años tomé como referente de mis estudios, publicaciones e investigaciones la lectura, la narración y los niños y jóvenes, para acompañar el desarrollo personal y la comunicación. Y hoy me pregunto ¿seguirá vigente aquella expresión de Peter Richter: hacerse rico con libros y lecturas?

Claro que así tendría que ser, alcanzar el dominio del mundo desde la lectura a partir de la diversidad de intereses y pasiones propias de cada persona. El tema fue, es y seguirá vigente advirtiendo que debe ser estimulado con apetito de primer nivel desde la Lengua Materna.

En “El poder del lenguaje”, Saed nos presenta su mapamundi de lenguas y expresiones que se nutren en las primeras escuchas, en las primeras copias lingüísticas gestadas en las Lenguas Madres. Estas se constituyen en el primer diccionario de palabras, memoria, preguntas y respuestas que formarán las “Palabras-maleta” con las que cada uno comenzará a transitar socialmente por el mundo de las comunicaciones.

Estas primeras lenguas constituyen el primer idioma del amor. El plurilingüismo de los gestos, las imágenes y los sonidos fundamentales, próximos y universales, unen a todos los niños en la lengua inicial, la lengua madre, desde el más genuino sentimiento humano, el del amor, que es traducible a todos los idiomas del mundo. Cuando un niño ve a su madre y la reconoce en su mirada, su perfume, su voz, acaba de aprender la palabra mamá, sonidos repetidos con los que se la estuvo nombrando y que se asocian, del mismo modo, desde el afecto, en cada lugar de la tierra. Igual ocurrirá con el reconocimiento de las manos, la cabeza, los ojos..., los seres y las cosas a las que se unen las necesidades, las compañías, los reclamos vivenciales, idénticos en todas partes.

Estos sentidos rítmico-musicales despiertan y ejercitan en cada niño tempranas respuestas expresivas orales que se tornan elocuentes y auténticas, es la jugosa exposición semántica de cada giro de la lengua materna en ejercicio. Es acción desde el primer día de la aparición del bebé en el mundo, acción en la que se unen: el beso, el abrazo y la canción de cuna. ¡Qué enorme responsabilidad entonces para quienes tienen que poner en marcha los planes de educación sociocultural de cada comunidad! En ellos ninguna familia, ninguna mamá debiera quedar excluida. Si siempre sucediese así sí podremos decir, sin ningún tipo de marginaciones, que desde las primeras entradas al mundo de la palabra personal, se ingresará seguro a la lengua estándar y por supuesto a la lectura placentera.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Lunes 21 de febrero de 2011
tapa
Necrológicas Anteriores