Edición del Sábado 14 de setiembre de 2013

Edición completa del día

Viaje en bici por América del Sur - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

Viaje en bici por América del Sur

Dos santafesinos dejaron todo para realizar un viaje en bicicleta por ocho países de Sudamérica, con el mismo punto de partida y de llegada: nuestra ciudad. A través de un blog y de su Facebook contarán la experiencia de esta aventura.

TEXTOS. REVISTA NOSOTROS. FOTOS. manuel fabatía.

f.jpg

El viaje empieza y termina en Santa Fe y lo van a hacer en bicicleta. Tiene estipulado un recorrido de 18.924 kilómetros.

 

Mañana será el gran día para Diego Gentinetta (28 años) y Mariano Peralta (29), dos amigos que comparten una pasión: usar la bicicleta como medio de transporte. Desde el verano del año pasado vienen organizando minuciosamente un viaje, en bici, durante 18 meses, aproximadamente, recorriendo casi 19.000 kilómetros atravesando ocho países de Sudamérica.

Los santafesinos comienzan mañana su travesía y charlaron días atrás con Nosotros sobre los preparativos, las expectativas y todo lo que dejan en nuestra ciudad para poder concretarla como trabajos, familia, amigos o sus costumbres.

“El viaje empieza y termina en Santa Fe y lo vamos a hacer en bicicleta. Tenemos estipulado un recorrido de 18.924 kilómetros, que veremos si podremos cumplir. El tiempo teórico que nos llevará son 18 meses pero, así como los kilómetros, también son estimativos. Surgió la idea de realizar este viaje y nos pusimos a planificarlo para hacerlo. También asumimos todo lo que implica poder concretarlo: por ejemplo, dejar nuestros trabajos y muchas otras cosas”, explicaron.

Diego es de la localidad de Ramona y desde hace diez años vive en Santa Fe, y Mariano sí nació en nuestra ciudad. Los dos son comunicadores sociales, recibidos en el Instituto Nº 12 Gastón Gori. Diego era periodista del diario Uno y Mariano era el coordinador de producción de un laboratorio de productos veterinarios ubicado en el Parque Tecnológico. Ambos renunciaron a sus trabajos “porque no existe la posibilidad de que nos den una licencia tan larga”, comentaron.

También mencionaron qué otras cosas van a resignar por este viaje. “Estoy viviendo con mi novia y la convivencia fue fruto de que me iba a ir y decidimos pasar juntos estos últimos meses. Cuando nos conocimos ya estaba vigente la idea del viaje. Tenemos pensado poder vernos en algunos puntos del viaje y de tratar de sostener esta relación a pesar de la ausencia durante todo este tiempo”, adelantó Mariano.

En tanto, Diego aclaró: “Estoy solo pero en mi familia (también le pasó a Mariano) al principio dudaron un poco de que fuéramos a hacer este viaje. Los temores, dudas e incertidumbres que nosotros no teníamos ellos nos lo manifestaron. Pero cuando vieron que esto venía en serio, que veníamos investigando sobre la ruta y nos estábamos preparando nos empezaron a apoyar y están con nosotros en todo lo que necesitemos”.

EL FINANCIAMIENTO

Recordaron que “la idea arrancó en el verano del año pasado y a partir de ahí fuimos de a poco organizando el viaje. Primero vimos el tema de la ruta, el recorrido, qué lugares queríamos conocer (Diego conoce el norte de Argentina y parte de Uruguay, y Mariano también estuvo en Bolivia y Perú). Después fuimos viendo el tema de las bicicletas, el equipamiento, la alimentación, dónde parar a dormir, qué llevar. Fue todo un proceso para tener la mayoría de las cosas organizadas o previstas. Sabemos que hay muchas cosas que van a quedar sueltas pero se irán solucionando sobre la marcha”.

Consultados en relación al financiamiento de la travesía, plantearon que “en principio nos vamos a manejar con nuestros ahorros y estamos viendo el tema de tener auspicios o gente que quiera colaborar. Como somos comunicadores también pensamos trabajar con esto en el viaje y ver si podremos tener algún ingreso para ir renovando lo que vamos gastando. Una de las ideas del viaje es documentarlo y compartirlo. Vamos a trabajar en dos niveles: documentar la experiencia a través de registros fotográficos, audiovisuales y escritos y compartir instantáneamente a través de nuestro blog y nuestra página en Facebook; y archivar otros materiales y contenidos para trabajarlos en la vuelta, cuando tengamos tiempo para poder procesarlos”.

Otros objetivos que se plantean para este viaje son los siguientes: indagar, informar y discutir sobre el uso de la bicicleta como medio de transporte; visitar personas, escuelas, medios de comunicación u otras instituciones para poner en común lo vivido; y ser vehículos de la historia, la cultura y los valores de nuestro lugar de origen.

En este punto, cuando charlaron con Nosotros mencionaron que “venimos flojos de sponsors: los muchachos de las alforjas (las valijas que van en las bicicletas) nos vendieron todo a mitad de precio (ellos serían nuestros primeros sponsors). Confiamos bastante en la suma que calculamos de partida. No quisiéramos tener que trabajar en el viaje, no porque le tengamos miedo al trabajo (porque hace años que los dos trabajamos) sino que haría que extendiéramos el plazo del viaje y ya se iría demasiado de lo planificado. Una vez que iniciemos el viaje, cuando vean que va en serio y el proyecto marcha, seguramente se sumará tanto gente de Santa Fe como de otros lugares que vayamos recorriendo. Lo de los sponsors no es una cuestión solamente de dinero sino que también te ayuda para la difusión. Además, cierta plata del sponsoreo lo dispondríamos para hacer una página web en vez de tener el blog que armamos para relatar nuestro viaje; pero en este momento no es la prioridad”.

DOS MOUNTAINBIKEs

Dos mountainbikes a las que le pusieron portaequipajes traseros y delanteros será todo lo que necesitarán estos santafesinos para trasladarse por Sudamérica. “Tratamos de llevar la menor cantidad posible de cosas, es decir, lo esencial para este viaje: carpa, bolsas de dormir, una cocinita a combustible, una pequeña batería de cocina, el botiquín, ropa (lo básico), repuestos y herramientas (también reducido, no nos podemos llevar cada una de las piezas de la bici; en todo caso, compraremos en el camino lo que se necesite). Contamos también con tener siempre una cantidad mínima de agua y de víveres, que es parte del peso del equipaje. Tenemos pensado no armar la carpa siempre sino buscar alojamiento o, si las condiciones climáticas no son muy adversas, tiramos las bolsas de dormir en algún lugar que encontremos y nos quedamos a dormir ahí. Vamos a parar de andar sólo para dormir”, dijeron.

¿La bici es un hobby para ustedes? “Los dos somos usuarios de la bicicleta como medio de transporte. Nos movemos todos los días en bici, íbamos a trabajar en bici, vinimos a hacer la entrevista en bici y después tenemos que ir a otro lugar y vamos a ir en bici. Como adoptamos a la bicicleta como medio de transporte cotidiano surgió la idea de hacer este viaje con ella, por más arduo que sea. Pero, a su vez, tiene sus ventajas: le da una minuciosidad al recorrido que quizás otros medios de transporte no se la dan. Vamos a conocer la ruta que trazamos y las posibles desviaciones que surjan en el camino, kilómetro a kilómetro de Sudamérica”.

¿Usan la bici como una medida sencilla para cuidar el medioambiente? “No hacemos apología del cuidado del medioambiente pero creo que hay algo de eso en nosotros para decidir hacerlo en bici. Además, tengo aprensión a manejar cosas con motor, ya sea auto o moto. Siempre privilegié la bicicleta para moverme”, dijo Mariano.

Y Diego bromeó: “No crecimos todavía ....”, porque -según reconoció Mariano- “mucha gente relaciona la madurez de una persona con el vehículo con el que se mueve. Una de las frases que colgamos de la página cuando empezamos con este tema, en la que contamos los días que faltan para el viaje, es una de H. G. Wells que dice que ‘Cada vez que veo un adulto en bicicleta recupero la esperanza en la humanidad’. En los barrios se ve mucho la bici; además, ahora hay una vuelta a empezar a usarlas. Quizás acá todavía no se ve tanto pero sí en Buenos Aires, por ejemplo, donde hay toda una movida del ciclismo urbano y sí se está haciendo mucha apología de cambiar la bicicleta por una cuestión de organización urbana, de medioambiente, de salud. Además, tienen unas bicicleterías mucho más equipadas que las de acá. Esto, de a poco, se va a ir extendiendo a otras ciudades y a Santa Fe va a llegar”.

UNA AVENTURA

Por último, Diego y Mariano admitieron que “nuestros amigos dicen que estamos locos con este viaje pero, por otro lado, todo el mundo nos dice que lo haría si pudiera, pero no lo hacen... (bromearon). Es realmente un riesgo y no solamente tenemos la cuestión del viaje en sí sino también la vuelta, sin un mango y sin trabajo. Esto tiene que ver con tener una mirada muy optimista de la vida, sino no lo harías, o totalmente negativa, pensando que dejamos todo, que está todo perdido, que no te importa nada. La cuestión es el desprendimiento, que tenemos que dejar todo, familia, pareja, trabajo, costumbres, amigos, nuestra vida de acá más cómoda, por un viaje en bicicleta”.

Y concluyeron: “Este viaje no nos va a signar la vida de aquí en más sino que es una aventura que haremos. Seguro que nos va a cambiar la cabeza y no necesariamente vamos a vivir del viaje, porque después uno vuelve y empieza con otro proyecto, a buscar nuevas experiencias y a desarrollar algo acá o viajar a otro lado. Hay muchos que piensan que este viaje es el punto cúlmine de nuestras vidas pero vamos a volver con 31 y 30 años y tenemos un montón de cosas más por hacer”.

Reconocimiento

El pasado 1º de agosto, el Concejo Municipal de nuestra ciudad, por iniciativa del concejal Ignacio Martínez Kerz, declaró de interés la travesía de los jóvenes santafesinos Diego Gentinetta y Mariano Peralta. “De alguna manera, serán nuestros ‘embajadores’, representando a la ciudad durante su recorrido por Sudamérica”, expresó el edil.

IMG_4929.JPG

El Concejo Municipal de nuestra ciudad declaró a la travesía de interés municipal.

+ información

Blog:

http://asantafe18924.blogspot.com.ar

Facebook:

www.facebook.com/ASantaFe18924Km

El itinerario

Los santafesinos tienen como meta pedalear por día entre 80 y 90 kilómetros, en especial en esta parte de llanura, aunque “más adelante iremos viendo lo que podemos andar según la altura; suponemos que -por este motivo- se va a bajar el promedio. El recorrido está planteado de manera que haya un pueblo o una ciudad a no más de 50 kilómetros de distancia, sin hacer tramos largos que no tengan un lugar donde parar, por cualquier cosa que necesitemos o si queremos comprar comida o conseguir agua”, aclararon.

El itinerario completo y las distancias a recorrer se puede consultar en el blog que armaron los santafesinos (Ver + Información), pero adelantaron algunos datos a Nosotros: “Santa Fe, Ramona, Córdoba, Catamarca, Tucumán, Salta, Jujuy, Bolivia por la zona oeste, Perú (Machu Pichu y la zona de montaña, y en Lima bajamos a la costa), Ecuador (por la costa y a la altura de Quito nos vamos para el centro), Colombia (Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla), Venezuela (por la costa hasta Caracas), Brasil (cruzamos un Estado chiquito y llegamos al de Amazonas, cuya capital es Manaos; el trayecto Manaos-Porto Bello, que son unos 800 kilómetros, lo hacemos en barco, por un brazo del Amazonas, hacia el sur; llegamos a la zona oeste de Brasil, bordeando Paraguay y Misiones y toda esa zona, llegando hasta los Estados del sur de Brasil, cerca de Argentina). En Porto Alegre volvemos a la costa y la recorremos hasta Montevideo, después vamos para el norte hasta Fray Bentos, en Uruguay, Gualeguaychú y Paraná (Entre Ríos) y de vuelta a Santa Fe”.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 14 de setiembre de 2013
tapa
Necrológicas Anteriores