Edición martes 25 de abril de 2017

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Venció a Tigre y acumula seis victorias consecutivas...

Colón ya no es una sorpresa

Diego Vera y Nicolás Leguizamón fueron los autores de los goles, uno en cada etapa. Se sobrepuso a la expulsión de Ceballos, que lo obligó a jugar con 10 durante casi una hora.

D8-A-IMG_7788.jpg

Gol de Legui, aporte del DT. Leguizamón terminó siendo titular cuando muchos apostaban al ingreso de Bernardi o Silva desde el arranque. Domínguez lo mantuvo en el equipo cuando se creía que era el candidato a salir ante la expulsión de Ceballos y el cambio obligado para rearmar la defensa. Al final, el pibe cumplió. Y Domínguez se frotó las manos.

Foto: Manuel Fabatía

 

Alberto “Nene” Sánchez

asanchez@ellitoral.com

Luego de seis victorias consecutivas; luego de siete partidos sin perder; con 19 puntos sumados sobre 21 disputados; con nueve goles a favor y sólo dos en contra; ocupando (por diferencia de goles) la sexta posición en la tabla; alcanzando la línea de los terceros (Estudiantes, Racing y River); a sólo seis unidades de Boca, el puntero del torneo; dentro de los que clasifican para jugar la próxima edición de la Copa Sudamericana; peleando por entrar en la Copa Libertadores de 2018.

Todos estos sucesos estadísticos no hacen más que reflejar que a esta altura del campeonato, Colón ya no es una sorpresa, aun reconociendo que la campaña que está cumpliendo Eduardo Domínguez al frente de este plantel es, verdaderamente, sorprendente.

¿Se puede hablar de la gran incidencia del entrenador que llegó este año a Colón para reemplazar al uruguayo Paolo Montero? ¿Puede aseverarse que Diego Vera y Facundo Pereyra, las dos caras nuevas del plantel, sean las piezas fundamentales que cimentan esta gran campaña?

Seguramente tienen mucho que ver, sobre todo el porcentaje de importancia y ascendencia de Domínguez al frente de un grupo de jugadores que hace siete partidos tenía como objetivo sumar puntos para tratar de escapar de la “zona roja” de los promedios del descenso.

Pero ahora la cosa cambió. Aquel primario y en su momento lógico objetivo ha cambiado. Hoy el presente indica que Colón está para otras cosas, o por lo menos el presente invita a soñar en metas superadoras. Los primeros que lo hacen son los hinchas, pero inmediatamente detrás están los propios protagonistas: los jugadores.

No es que lo digan abiertamente, pero se nota tras cada partido y en cada entrenamiento. El ánimo con respecto al año pasado es totalmente distinto, y es normal que así sea. Y se potencia. Como se notó anoche, cuando a pocos minutos de ponerse en ventaja gracias al gol de “Viruta” Vera tras el córner de Facundo Pereyra, el impresentable Hernán Mastrángelo expulsó a Ceballos.

Colón se quedó con 10, pero ¿qué hizo Domínguez?, metió a Garnier para marcar el lateral pero sacó un mediocampista ofensivo (Pereyra) y dejó en cancha a los dos delanteros, cuando lo más lógico hubiera sido dejar a un solo punta.

Para colmo, apenas comenzado el segundo tiempo llegó el empate de Tigre, en una jugada que tuvo a Broun como responsable, y que en cualquier otro momento hubiese sido motivo de caída anímica. Pero no. Colón fue por más y a los 6 minutos llegó otro envío de pelota parada, ahora con la zurda de Torres, para que luego de un rebote dentro del área, Leguizamón meta la cabeza y el segundo tanto.

Ahora sí, era hora de nivelar el equipo. Por eso entró Bernardi y salió Leguizamón, sólo un minuto después de haber marcado el gol. Pero sucedió otro inconveniente, que sirvió para demostrar el carácter de este grupo. Un choque entre Galmarini y Ledesma dejó a Colón sin la figura del equipo. El mediocampista cordobés, cerebro dentro del campo de juego, se fue en camilla mientras entraba Bastía. Iban 29 minutos.

De ahí en más, el local dominó el partido sin tener tanto la pelota en su poder. Tigre intentó llegar al empate, pero apareció el orden que pregona el entrenador, además del carácter que el equipo demuestra tener.

No juega “lindo”, no muestra un fútbol “vistoso”, no posee jugadores “virtuosos”; pero es indudable que, conocidas las estadísticas, este Colón sencillamente juega “bien”. No hay otra explicación. Orden, equilibrio y disciplina, características sostenidas con un enorme carácter. Todo para sostener una campaña, la de este Colón de Eduardo Domínguez, que ya dejó de ser sorpresa.

Síntesis

Colón 2

Tigre 1

Colón: Jorge Broun; Lucas Ceballos, Germán Conti, Guillermo Ortiz y Clemente Rodríguez; Facundo Pereyra, Gerónimo Poblete, Pablo Ledesma e Iván Torres; Nicolás Leguizamón y Diego Vera.

D.T.: Eduardo Domínguez.

También estuvieron en el banco: Jorge Carranza, Emanuel Olivera, Nicolás Silva e Ismael Blanco.

Amonestados: Ortiz y Torres.

Tigre: Javier García; Martín Galmarini, Paulo Lima, Erik Godoy y Diego Sosa; Alexis Castro, Lucas Menossi y Agustín Cardozo; Diego Morales; Carlos Luna y Sebastián Rincón.

D.T.: Facundo Sava.

También estuvieron en el banco: Nelson Ibáñez, Emiliano Papa, Diego Castaño y Gaspar Iñiguez.

Amonestados: Lima, Castro y Ellacópulus.

Goles: en el primer tiempo, a los 27 min., Vera (C); en el segundo tiempo, al minuto, Miérez (T); a los 16 min., Leguizamón (C).

Cambios: en el primer tiempo, a los 48 min., Yamil Garnier por Pereyra (C); en el segundo tiempo, al comenzar, Ramón Miérez por Cardozo y Emiliano Ellacópulus por Rincón (T); a los 17 min., Christian Bernardi por Leguizamón (C); a los 29 min., Adrián Bastía por Ledesma (C); a los 33 min., Oliver Benítez por Lima (T).

Incidencia: a los 39 minutos del primer tiempo, expulsado Ceballos (C).

Árbitro: Hernán Mastrángelo.

Cancha: Colón.

D9-A-IMG_9147.jpg

Ledesma gana en el área... Centro de Pereyra desde la izquierda, al primer palo, Ledesma pica a buscarla y mete el cabezazo hacia el segundo palo. Son las jugadas que desconciertan a cualquier defensa.

Foto: Pablo Aguirre

D9-B-IMG_9150.jpg

... Y Vera no perdona.. Por el segundo palo, “Viruta” Vera se estira, conecta y convierte otro gol que le valen tres puntos a Colón. Además, el uruguayo volvió a jugar otro buen partido. Y en el final, lo “durmió” en los minutos que adicionó el flojísimo Mastrángelo.

Foto: Pablo Aguirre

Bajo la lupa

Broun (5): Responsable del gol de Tigre, que terminó con más de 550 minutos sin recibir goles, aunque en el primer tiempo intervino dos veces con los pies para despejar salvando su valla.

Ceballos (5): Jugó sólo 39 minutos, hasta que Mastrángelo lo expulsó, en una decisión quizás apresurada. Estaba jugando bastante bien, sobre todo aportando mucho en ofensiva por su lateral.

Conti (6): Se ha hecho una costumbre valorar el gran trabajo del “Flaco” en cada partido. Anoche fue muy importante en el juego aéreo, cuando Tigre buscó empatar desesperadamente con centros.

Ortiz (5): Alternó algunas buenas con otras no tanto. De todos modos, al igual que Conti, fue fundamental cuando Tigre quiso llegar al empate por medio de repetidos pelotazos.

Rodríguez (5): Tal vez su vocación ofensiva lo haya traicionado, lo que pasa es que Tigre aprovechó su espalda para tratar de lastimar a Colón, y ahí empezaban los problemas para Ortiz.

Pereyra (6): Otra vez se convirtió en pieza clave gracias a su pegada en pelotas detenidas, como en el primer gol. Domínguez lo eligió para que lo reemplace Garnier cuando expulsaron a Ceballos.

Poblete (6): Nuevamente, como le pasó ante Quilmes, debió debatirse luchando en inferioridad numérica contra los mediocampistas rivales. El capitán terminó ganando en el mano a mano.

Ledesma (7): Indudablemente, el cordobés fue la figura del equipo. Manejó la pelota cuando Colón buscó cada intento ofensivo, y manejó los tiempos cuando Tigre quiso hacer lo mismo. Se fue lesionado y habrá que esperar lo que tiene.

Torres (5): Comenzó bastante bien, pero con el transcurso de los minutos, su labor fue decayendo. Terminó jugando como un “tres bis”, ayudando a Clemente. Buena ejecución del tiro libre que finalizó en el gol de Leguizamón.

Leguizamón (6): En el período inicial se sacrificó más de lo que jugó; y en el complemento, cuando había desaparecido del partido, apareció para poner el cabezazo para el 2-1 final.

Vera (7): Otro de los puntos altos del equipo. Además del gol (tercero con la camiseta rojinegra), el uruguayo siempre complicó a la defensa adversaria, a veces en soledad, sobre todo cuando Leguizamón ya no estaba.

Garnier (5): Ingresó por Pereyra tras la expulsión de Ceballos para jugar como lateral derecho. Lo hizo sin problemas, y seguramente será titular el sábado para visitar a Sarmiento.

Bernardi (5): Como sucedió frente a Quilmes, reemplazó a Leguizamón tras cumplirse el primer cuarto de hora del segundo tiempo; jugó como mediocampista derecho.

Bastía (5): Reapareció el “Polaco” después de mucho tiempo. Ingresó por el lesionado Ledesma para cerrar los caminos en el momento en que Tigre buscaba el empate con desesperación.

 



tapa
Opinión
Tribuna de educaci�n
por por Graciela Daneri
La vuelta al mundo
por Por Rogelio Alaniz
Suplementos
Deportes
Escenarios & Sociedad
Necrológicas Anteriores