Edición del Lunes 17 de diciembre de 2018

Edición completa del día

Polémica por la participación de Maduro en la asunción de Bolsonaro - Edición Impresa - Aldea Global - Internacionales Aldea Global

Nuevos cruces

Polémica por la participación de Maduro en la asunción de Bolsonaro

El gobierno de Venezuela mostró las invitaciones después que el futuro canciller brasileño dijera que por respeto al pueblo el presidente del país caribeño no iba a participar de la ceremonia de asunción el 1º de enero.

24-A-CMXMPHS010247_20181212_MXPFN0A001.jpg

Maduro no asistirá a la asunción del nuevo presidente brasileño.

Foto: Xinhua

 

Redacción El Litoral

redaccion@ellitoral.com

Telam

El gobierno de Venezuela aseguró que el presidente Nicolás Maduro sí fue invitado a la ceremonia de asunción del mandatario electo de Brasil, Jair Bolsonaro, pese a que las futuras autoridades brasileñas afirmaron que no lo fue, y agregaron que de todos modos no irá.

“Aquí pueden leer las dos notas diplomáticas oficiales enviadas por las autoridades brasileñas invitando al gobierno venezolano y al presidente Nicolás Maduro a asistir a la toma de posesión de Jair Bolsonaro”, dijo el canciller, Jorge Arreaza, en su cuenta en Twitter.

Arreaza acompañó su mensaje con fotografías de las invitaciones que, según él, recibió el gobierno venezolano.

En uno de esos textos se lee que la embajada de Brasil en Caracas “tiene el honor de transmitir la invitación del gobierno brasileño a su excelencia, el señor Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, a asistir a la toma de posesión”.

El canciller detalló que esa invitación fue recibida el 7 de este mes, y cinco días después se respondió oficialmente que “Venezuela no asistirá jamás a la toma de posesión de un presidente que es expresión de la intolerancia, el fascismo y la entrega a intereses contrarios a la integración latinoamericana y caribeña”.

Maduro “jamás consideró asistir” a la jura de Bolsonaro, subrayó Arreaza.

Esta mañana, el canciller designado por Bolsonaro, Ernesto Araújo, afirmó que Maduro no fue invitado a la asunción del mandatario electo “por respeto al pueblo” venezolano.

“No hay lugar para Maduro en una celebración de la democracia y del triunfo de la voluntad popular brasileña”, dijo Araújo en sus cuentas en redes sociales.

Araújo además consideró que “todos los países del mundo deben dejar de apoyarlo (a Maduro) y unirse para liberar a Venezuela”.

Bolsonaro calificó en varias ocasiones como “dictadura” al gobierno de Venezuela y la semana pasada Maduro lo implicó en una denuncia sobre un supuesto complot internacional para derrocarlo y asesinarlo.

El futuro gobierno de Brasil se a través del futuro canciller se posicionó oficialmente después de que Venezuela recibiera la semana pasada aviones de combate rusos para realizar ejercicios militares, como consecuencia del respaldo que el presidente ruso, Vladimir Putin, le dio a Maduro.

Bolsonaro que hizo campaña contra el “comunismo” y “las relaciones internacionales pactadas por la ideología”, fue felicitado por Maduro luego de su victoria electoral.

Sin embargo, Bolsonaro y su equipo profundizaron el tono que había tomado el actual mandatario, Michel Temer, cuyo gobierno comandó la suspensión de Venezuela como socio del Mercosur en 2017, cuando ejercía la presidencia rotativa del bloque.

La posición de Brasil, la mayor economía del Mercosur, estuvo en consonancia con la de Argentina, Paraguay y Uruguay, los otros fundadores del bloque.

Incluso Temer decretó este mes la intervención federal del estado de Roraima, vecino a Venezuela, para enfrentar el colapso de ese distrito amazónico, que no puede pagar a los empleados públicos y atribuye parte de la crisis la llegada masivo venezolanos.

Araújo defiende un alineamiento con Estados Unidos, a cuyo presidente, Donald Trump, calificó en sus artículos como un “salvador de Occidente” contra “el globalismo”.

El diario Folha de Sao Paulo reveló hoy detalles de un documento escrito por Araújo y entregado a Bolsonaro sobre lo que debe ser el Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña.

Allí sugiere un “pacto cristiano” con Estados Unidos, reducir las alianzas con China y Europa y dejar de “sacralizar” la política de apertura inmigratoria.

Defiende además un eje con Italia, Polonia, Hungría, Estados Unidos “y de otros países que busquen defender sus civilizaciones ante el globalismo dominante”.

En esta transición, Bolsonaro causó crisis con el mundo árabe -importante destino de exportaciones de carne brasileña- al anunciar que seguirá a Trump para cambiar la embajada israelí en Jerusalén.

Además, Bolsonaro anunció que saldrá del Pacto Global de la inmigración en la ONU y descartó ser anfitrión, en noviembre próximo, de la COP 25 sobre cambio climático, que estaba prevista en Brasilia.

El designado canciller volvió este domingo a hacer declaraciones sobre Maduro luego de que el vicepresidente electo, el general retirado Hamilton Mourao, dijera que Brasil puede encabezar una fuerza de la ONU luego de un eventual golpe de estado para sacar al presidente venezolano.

Maduro calificó de “loco y cobarde” a Mourao.

“Todos los días dice que va a invadir Venezuela; las fuerzas militares de Brasil quieren paz, nadie en Brasil quiere que el gobierno entrante de Bolsonaro se meta en una aventura militar contra el pueblo de Venezuela”, afirmó Maduro la semana pasada. Mourao dijo a Folha de Sao Paulo que “cualquier problema venezolano debe ser defendido por los venezolanos”.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Lunes 17 de diciembre de 2018
tapa
Necrológicas Anteriores