http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 14.05.2018 | Última actualización | 6:51
6:50

Salud reproductiva

Cada 133 ligaduras de trompas se hace una vasectomía en el país

En más del 99% de los casos, las mujeres ponen el cuerpo cuando una pareja elige un método anticonceptivo quirúrgico, a pesar de que la intervención en los hombres es mucho más sencilla. Un ejemplo más de machismo y sesgo entre los géneros.

Decisión. Luego de haber concebido varios hijos, hay parejas que suelen elegir un método de anticoncepción quirúrgico para evitar el riesgo de nuevos embarazos. Foto: Archivo DYN


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Salud reproductiva Cada 133 ligaduras de trompas se hace una vasectomía en el país En más del 99% de los casos, las mujeres ponen el cuerpo cuando una pareja elige un método anticonceptivo quirúrgico, a pesar de que la intervención en los hombres es mucho más sencilla. Un ejemplo más de machismo y sesgo entre los géneros. En más del 99% de los casos, las mujeres ponen el cuerpo cuando una pareja elige un método anticonceptivo quirúrgico, a pesar de que la intervención en los hombres es mucho más sencilla. Un ejemplo más de machismo y sesgo entre los géneros.

Redacción El Litoral | area@ellitoral.com

 

La brecha es enorme. En la Argentina, el 99,2% de las intervenciones quirúrgicas de anticoncepción son ligaduras de trompas en mujeres. En el 2016 se hicieron solo 97 vasectomías —a pesar de que es una operación mucho más sencilla— contra 12.976 ligaduras de trompas, según los datos del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable de la Argentina.

 

“Es importante que la pareja que piensa en recurrir a uno de estos métodos anticonceptivos tenga en cuenta que la vasectomía es un procedimiento mucho menos complejo e invasivo”, explicó el Dr. Santiago Brugo Olmedo, especialista en Medicina Reproductiva y Director Médico de la clínica Seremas en la ciudad de Buenos Aires.

 

El especialista recordó que la ligadura se realiza dentro del abdomen de la mujer, para lo cual el cirujano debe hacer una laparoscopía. La vasectomía, en cambio, es una intervención prácticamente superficial, que no requiere más que una pequeña incisión en el escroto y que se puede hacer con anestesia local.

 

En otros países, la proporción de vasectomías contra ligaduras es mucho más equilibrada. En España, por ejemplo, el 54% de las intervenciones quirúrgicas de anticoncepción se realizan en varones, contra un 46% en las mujeres. “Lo que sucede en la Argentina tiene un claro componente cultural. Tradicionalmente, la carga de la anticoncepción está puesta en la mujer, lo que deja en evidencia una mirada profundamente machista del tema”, insistió Brugo Olmedo.

 

En el país, las ligaduras de trompas y las vasectomías son intervenciones gratuitas para todas las personas mayores de 18 años, según lo establece la Ley Nacional 26.130 de Contracepción Quirúrgica, que se sancionó en 2006. Son procedimientos anticonceptivos considerados irreversibles, pero con tratamientos de fertilización asistida es posible que los varones o mujeres que se realizaron la intervención puedan tener hijos.

 

¿Cómo es la operación?

 

En la Argentina, las vasectomías se realizan en forma legal desde 2006. Antes la intervención estaba prohibida por el Código Penal. El marco legal actual permite que se realicen en forma gratuita en hospitales públicos y también las cubren las obras sociales y prepagas a los varones mayores de 18 años que la solicitan (no hace falta autorización de la pareja ni es requisito haber tenido hijos).

 

Es el método anticonceptivo masculino más efectivo y seguro: posee una tasa de efectividad mayor al 99%, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es una cirugía mínimamente invasiva, que se puede hacer con anestesia local y sin internación. En la intervención se cortan los conductos deferentes, que son los que conducen los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra. Después de una vasectomía, los espermatozoides no pueden salir de los testículos.

 

“A los 3 meses de la vasectomía, se debe realizar un espermograma de control para determinar que ya no quedan espermatozoides en el semen y así confirmar la efectividad del tratamiento”, precisó Brugo Olmedo. 

 

Al realizar una vasectomía, el volumen del semen no sufre ningún cambio. Además, no provoca problemas sexuales, porque no afecta la erección ni el deseo sexual. Tampoco disminuye el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

 

A los varones que se han practicado una vasectomía, la medicina actual les ofrece dos alternativas para poder volver a concebir: una cirugía llamada vasovasostomía o un tratamiento de reproducción asistida. 

 

La cirugía de ligadura de trompas también se realiza en forma gratuita en hospitales públicos y la cubren las obras sociales y prepagas, ya que está garantizada por la ley. Es requisito ser mayor de 18 años, pero no lo es el haber tenido hijos ni se necesita más consentimiento que el de la mujer que decide someterse a esta intervención. 

 

Las trompas de Falopio son dos conductos que se extienden desde el útero hasta los ovarios, y cumplen distintas funciones cruciales para la concepción. Permiten que el óvulo vaya de los ovarios al útero, pero también nutren y guían a los espermatozoides para facilitar la fertilización, e incluso nutren al embrión en su estadio más temprano.

 

12.976 ligaduras de trompas se realizaron en la Argentina en el 2016 contra solo 97 vasectomías, según las estadísticas del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable de la Argentina.

 

54 por ciento de las intervenciones quirúrgicas de anticoncepción se realizan en varones en España, contra un 46% en las mujeres. La cifra marca un fuerte contraste con lo que sucede en la Argentina.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Salud
Lo más visto
Ahora En Portada