https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 05.06.2018 - Última actualización - 10:26
10:15

Una capital milenaria

Ha Noi, en Vietnam, la "ciudad de la paz"

Con la apertura de a inversiones extranjeras, el país logró reconstruirse a cuarenta años de la guerra. Campesinos con los tradicionales sombreros cónicos vendiendo sus productos, y enjambres de motocicletas invadiendo las calles, son algunas de las principales postales.

Foto: Ivana Fux - El Litoral




Una capital milenaria Ha Noi, en Vietnam, la "ciudad de la paz" Con la apertura de a inversiones extranjeras, el país logró reconstruirse a cuarenta años de la guerra. Campesinos con los tradicionales sombreros cónicos vendiendo sus productos, y enjambres de motocicletas invadiendo las calles, son algunas de las principales postales. Con la apertura de a inversiones extranjeras, el país logró reconstruirse a cuarenta años de la guerra. Campesinos con los tradicionales sombreros cónicos vendiendo sus productos, y enjambres de motocicletas invadiendo las calles, son algunas de las principales postales.

Ivana Fux (enviada) | politica@ellitoral.com
 

 

Mítica y estremecedora, Vietnam se abre al mundo e invita a que cualquier habitante del planeta conozca su belleza y su historia. La hospitalidad de su gente seduce; su tenacidad, conmueve. Un país devastado por la guerra hace apenas cuarenta y tres años se levantó de las ruinas y hoy grita su verdad. Relatos que desgarran; imágenes que amenazan que no poder borrarlas más de la retina. 

 

 


Agricultores en su mayoría, los vietnamitas asisten a una recuperación económica con un crecimiento anual promedio del seis por ciento sustentado, esencialmente, en la apertura de mercados a las inversiones extranjeras. En las banderas que serpentean los principales bulevares y avenidas, las banderas rojas con la hoz y el martillo. En la economía, el capitalismo parece haber ganado la batalla.

 

 


Aun cuando la situación ha mejorado notablemente en los últimos diez años, el ingreso per capita de un vietnamista sigue siendo muy bajo: 2450 dólares por año. Puede ser superior en ciudades importantes, pero en zonas montañosas, todavía es menor. “Tenemos suficiente comida, ropa, casa, educación, salud y medicina”, cuentan quienes revelan ganar entre 260 y 400 dólares por mes. 

 


Es un país pequeño podría caber siete veces en Argentina-, pero con una densidad demográfica que lo ubica en el décimo quinto puesto del ranking de naciones más pobladas a nivel mundial. Sobre la base de esa distribución residen alrededor de cuatro mil personas por kilómetro cuadrado. Por ello, las viviendas son estrechas y “apiladas” en forma de torres no demasiado elevadas.

 


Su economía se caracteriza por la producción de arroz, té, café y caucho. También, de frutos tropicales.

 

El 70 por ciento de los vietnamistas son campesinos. Y copan las ciudades en bicicleta, con grandes canastas y sus tradicionales sombreros cónicos para vender sus productos en la calle. También los talleres textiles ocupan su lugar. Mano de obra poco onerosa para marcas mundiales como Gap o Zara. 

 


Su capital, Ha Noi, es una ciudad milenaria que alberga entre siete y ocho millones de habitantes. Tiene poca vida nocturna. “Nos levantamos con el sol y nos acostamos con él”, cuentan los lugareños dedicados en su mayoría al cultivo de la tierra. 

 


La densidad demográfica y el nivel de ingreso per capita condiciona el acceso a entre otras cosas- los vehículos. Por ello se observa una superpoblación de motocicletas que literalmente invaden toda la ciudad. Son enjambres de hombres, mujeres y a veces, hasta familias completas a bordo. “Somos la ciudad de la paz y de las motocicletas”, describen. Si Ha Noi tiene entre 7 y 8 millones de habitantes, se estiman al menos 5 millones de motocicletas en la ciudad.

 


Ha Noi ofrece como recorrido turístico la Ciudad Antigua. Caminarla es toparse con puestos callejeros, estrechos pasillos, exposición rústica de productos alimenticios, frutos y verduras. Florecen cuartos asimilables a los tradicionales garajes en los que con mesitas y sillas de plástico, se improvisan comedores rudimentarios. Y cuando llega la noche, el mismo sitio se reconfigura y se convierte en dormitorio. Miseria y suciedad, desperdicios. Verduras y animales. Construcciones empobrecidas, vetustas, casi en ruinas. Todo convive, donde muchos aún sobreviven. 

 




Más Noticias de Política

Lo más visto
La provincia de Santa Fe propone que todo el transporte público utilice biodiesel -  -
Política
En la ciudad "hay más de 400 relatos de abusos callejeros contra mujeres" - Reunión. Mariana Salvador y Yamila Riego, de la Organización “Santa Fe en Bici”, expusieron ante los concejales la grave situación que muestra el mapa interactivo del acoso urbano. -
Área Metropolitana
"Gracias Eduardo!", el mensaje de despedida de Colón al DT -  -
Dos delincuentes chocaron en su huida tras un robo -  -

Recomendadas