https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 09.03.2019
11:31

EN LA LOCALIDAD DE SERODINO

Convertirán la casa natal de Saer en un centro cultural

Se trata del inmueble donde funcionó hasta fines de los ‘40 el almacén de ramos generales de los padres del escritor. La Comuna ya adquirió el inmueble con un aporte del gobierno provincial. El objetivo es generar allí un espacio donde se realicen actividades culturales y que a la vez cobije diversos documentos relacionados con la vida y obra del autor de “El entenado”.

 

La idea es que el lugar conserve el nombre que tenía en tiempos de la niñez del escritor, es decir “Casa Saer”.  Gentileza Marcia Brédice

+3

Foto:Gentileza Marcia Brédice
La idea es que el lugar conserve el nombre que tenía en tiempos de la niñez del escritor, es decir “Casa Saer”.




EN LA LOCALIDAD DE SERODINO Convertirán la casa natal de Saer en un centro cultural Se trata del inmueble donde funcionó hasta fines de los ‘40 el almacén de ramos generales de los padres del escritor. La Comuna ya adquirió el inmueble con un aporte del gobierno provincial. El objetivo es generar allí un espacio donde se realicen actividades culturales y que a la vez cobije diversos documentos relacionados con la vida y obra del autor de “El entenado”.   Se trata del inmueble donde funcionó hasta fines de los ‘40 el almacén de ramos generales de los padres del escritor. La Comuna ya adquirió el inmueble con un aporte del gobierno provincial. El objetivo es generar allí un espacio donde se realicen actividades culturales y que a la vez cobije diversos documentos relacionados con la vida y obra del autor de “El entenado”.  

 

La casa natal del escritor Juan José Saer, en la localidad de Serodino se convertirá en un centro cultural y documental. El inmueble, donde funcionaba el almacén de ramos generales que fue propiedad de los padres del escritor hasta que se trasladaron a Santa Fe a fines de la década del ‘40 del siglo pasado, fue adquirida hace pocas semanas por la Comuna de Serodino gracias a un aporte que realizó el gobierno provincial, cercano a 3 millones de pesos.

 

La idea, según adelantó el secretario de Desarrollos Culturales del Ministerio de Innovación y Cultura, Paulo Ricci, es que el lugar conserve el nombre que tenía en tiempos de la niñez del autor de “Glosa”, es decir “Casa Saer”. 

 

Pese a que todavía no hay definiciones al respecto, una de las posibilidades es que sea un ámbito co-gestionado por la provincia y la comuna. Lo que si está confirmado es el uso que se le dará, cultural y documenta. “Cultural, en en el sentido de poder desarrollar allí actividades no solamente vinculadas a la obra de Saer, sino en general, aunque con especial interés en su obra. También queremos que la casa aloje los contenidos que fuimos generando en estos tres años de trabajo dentro del programa Año Saer”, explicó Ricci. O sea, libros, películas, fotografías, cartas, manuscritos, archivos familiares, primeras ediciones de todos los libros, una colección completa de los libros nuevos y una pequeña biblioteca teórica, con todos los textos críticos y ensayísticos que se escribieron sobre la obra de Saer. 

 

Una idea de Lifschitz

 

La firma del boleto de compraventa que define la transferencia del inmueble a manos de la Comuna de Serodino se firmó en febrero, cuando se entregó la mitad del dinero. El propietario tiene tiempo hasta mediados de abril para desalojarlo y entregarlo. En la actualidad, vive allí una familia y funciona un taller mecánico.

 

La iniciativa de comprar la propiedad pertenece, según las fuentes consultadas, al propio gobernador Miguel Lifschitz, quien la visitó en diversas ocasiones, inclusive antes de llegar a la Casa Gris. “La idea me la propuso cuando estábamos cerrando el Año Saer, este programa que arrancó en junio de 2016 y concluyó su primera etapa en junio de 2017, pero que siguió en 2018 y continuará en 2019 con distintas actividades itinerantes en distintas localidades de la provincia”, reveló Ricci. 

 

Puntalmente, el mandatario le pidió al secretario de Desarrollos Culturales que se pusiera en contacto con el Ministerio de Obras Públicas y con la Comuna de Serodino para evaluar la posibilidad de adquirir el inmueble. Proceso que derivó en la reciente adquisición. 

 

Evocación

 

La conversión de la casa donde vivió en su infancia Juan José Saer no solamente servirá para rendirle tributo. Es que Serodino no cuenta hoy con un espacio con las características particulares de un centro cultural y documental. “Hay una biblioteca popular, que funciona en lo que era antiguamente estación de trenes. El hall principal se llama, precisamente, Juan José Saer. Y es el único espacio de la localidad que, según nuestro conocimiento, rinde homenaje a la figura del escritor”, reveló Ricci. 

 

A pesar de que Saer emigró a la ciudad de Santa Fe cuando tenía tan solo 10 años, la presencia de Serodino en sus obras es significativa. “De hecho, uno de los puntos que nos interesó señalar con todas las acciones de divulgación, investigación y difusión que hicimos a través del Año Saer era que, si bien es un autor de la ciudad de Santa Fe y sus alrededores, hay muchos textos suyos en los cuales el escenario es claramente Serodino. Es descrito y narrado como el pueblo al que muchos de los personajes vuelven o evocan”, describió Ricci.

 

Herencia

 

El actual propietario de la casa en la cual Juan José Saer pasó su infancia, ubicada en la esquina de las calles Italia y Avenida Santa Fe de la localidad del departamento Iriondo, heredó la casa de su abuelo, que fue quien se la compró a la familia del escritor fallecido en 2005.
 

Pasión por difundir su vida y obra 

 

Aunque hoy vive en Rosario, la profesora de Letras Marcia Brédice es de Serodino igual que Juan José Saer. Es una fervorosa difusora de la vida y la obra del autor de “La pesquisa” y sostiene que la posibilidad de contar con un espacio en Serodino que rinda tributo a la memoria del escritor servirá para contribuir al sostenimiento de su figura en la memoria colectiva. 

 

Hace algunos años, Marcia se encontró ante una realidad: en Serodino había un reconocimiento a Juan José Saer a la altura de su contribución a las letras castellanas. Con esa certeza, junto a un grupo que fue variando entre seis y ocho personas, comenzó una serie de actividades orientadas a impulsar el conocimiento de la figura de Saer en su localidad natal. En 2014, en el marco de una actividad llamada “Los escritores y las ciudades”, realizada en el marco de un taller literario rosarino, recorrieron en Serodino distintos lugares que Saer había frecuentado de niño. Desde entonces, siguieron con diferentes iniciativas, charlas y proyecciones.

 

Sin embargo, el punto de articulación se produjo cuando el secretario de Contenidos Culturales del Ministerio de Innovación y Cultura, Paulo Ricci y el crítico literario Martín Prieto (quien había sido profesor de Marcia), estaban en pleno armado del Año Saer y visitaron Serodino. Allí pidieron una reunión con el grupo integrado por Marcia y empezó una labor conjunta. “Hicimos una gigantografía de Saer en el pueblo, muchas proyecciones y participé en la organización del Coloquio Saer. Esa misma fuerza y esa misma pasión por difundir la vida y obra de Saer fue la que nos llevó hasta acá”, explicó Marcia.

 

Autor:

Juan Ignacio Novak


Temas:


Más Noticias de Escenarios & Sociedad

Tuvo una crisis por estrés postraumático
Expectativa a nivel mundial por la serie de Netflix
Lo más visto
ARA San Juan: informe final de las causas del hundimiento del submarino -  -
Política
En Santa Fe también se puede pedir un taxi por WhatsApp -  -
Área Metropolitana
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Senado de Santa Fe  Colón  Copa Sudamericana  Unión  Clima en Santa Fe  50 Años del hombre en la Luna  

Recomendadas