https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 18.03.2019 - Última actualización - 22:48
22:47

Mirada desde el sur (por Raúl Emilio Acosta)

Encuestas descompuestas



Mirada desde el sur (por Raúl Emilio Acosta) Encuestas descompuestas

Raúl Emilio Acosta

 

El viejo juego del “teléfono descompuesto”, en el que José le dice a Miguel, que le dice en el oído a Antonio, que le susurra en el oído a Omar que, a su vez, se acerca a Anita para que le cuente a Alejandra termina en que, cuando Alejandra quiere transmitirle a la correligionaria Victoria el mensaje no es, para nada, el que propuso José. Todos se ríen de la deformación que el mensaje tiene de oreja en oreja. Las encuestas telefónicas se parecen al chiste. Les pasa eso.

 

Las encuestas telefónicas, a diferencia de las ventas telefónicas, no solo que no seducen sino que ni siquiera interesan. Los estadísticos y/o matemáticos saben ya, de sobra lo saben, que los teléfonos fijos han disminuido, no están atendidos por su propio dueño, no alcanzan a un “universo posible” y que, por lo tanto, son mentiras piadosas que se cobran como verdades de a puño. Corrijo, piadosas no, sino sumamente interesadas.

 

Después vendrán las excusas, “que fueron votos vergonzantes” (me refiero a las encuestas equivocadas que deben justificarse), que llovió, que hubo un cambio de opinión debido a las últimas declaraciones... blá blá, nada más que argumentos para explicar la trampa, el yerro obsceno y el cobro del trabajo mal realizado o peor, interesadamente equivocado.

 

El teléfono ya no es más el eje de una encuesta que se intente verdadera. De igual modo que el mismísimo teléfono ya no es el eje de la casa, de las comunicaciones o de las decisiones. Es un rezago. Poco menos que utilería.

 

Territorio y densidad

 

Una encuesta en Santa Fe es diferente si se realiza con base en Tostado, donde el Senador Gramajo tiene un ascendente notable, a otra encuesta, con las mismas preguntas, si ésta se realiza en los pagos de Michlig, un senador con lo mismo, una notable ascendencia en su departamento. La suma de ambas, aún considerándolas certeras, no tienen rigor para entender Santa Fe, porque el universo en el que se realizaron es minúsculo y no representa el eje provincial.

 

Tal vez sea necesario recordar que Región Santa Fe (Ciudad Capital y zona de influencia) más Región Rosario suman el 53% de los votos. Interpretar los votos en los dos departamentos (el de Gramajo y el de Michlig) de los senadores mencionados y colocarlos como señales del total provincial no son otra cosa que un aviso partidario, no importa el resultado que se quiere tomar como válido. Siempre será eso: un aviso publicitario. En todo caso ciertas, pero circunscriptas. Que llueva en Malabrigo no indica que llueve en Sauce Viejo.

 

Foto y película

 

Cualquiera sabe, debería saber, que las encuestas deben entenderse como fotos de una película. Cualquiera sabe, debería saber, que los gobiernos siempre están encuestando sobre hechos, sucesos, tendencias. No lo aceptarán, pero eso no quita que suceda. Con tantas fotos aparece la película. Que tampoco cuentan.

 

Es necesario que se revisen todas las fotos (encuestas mensuales, recortes semanales) para advertir por donde se tuerce la decisión popular y cómo actuar sobre ella para acentuarla o intentar cambiarla. El olvido de ciertos temas y la exacerbación de otros apuntan a ese destino: reformular los centros de interés de la sociedad. No es engaño, se le parece simplemente.

 

En la campaña de los candidatos, para estas elecciones municipales y provinciales, son varias las películas en rodaje y las encuestas. Es ya un secreto que todos conocemos el alivio, dentro del oficialismo, por las internas del peronismo. En esas mediciones, que siempre negarán, si la señora Bielsa se presentaba en Rosario y el senador Perotti en la provincia era dificultoso, mucho más dificultoso retener ciudad y provincia por parte del socialismo. Hoy advierten que la dispersión que provocan las internas es el eje de las campañas que, sobre el opositor, debe desarrollar el candidato oficial. Profundizar divisiones.

 

Algo similar ocurría en las otras oficinas de estrategias electorales. El peronismo estaba advertido que debería (debe) actuar sobre una división del radicalismo para que los votos del viejo partido no se vuelquen todos al sector socialista de Bonfatti.

 

El candidato radical (José Corral) sabe que la “marca” Cambiemos no tiene la debilidad que le atribuyen y todos, absolutamente todos, saben de la existencia de dos pisos que los encuestadores, a comisión de quien paga, no niegan, simplemente ocultan. Cambiemos tiene el 30% y la señora CFK el 25%. La señora. Su silencio permite transferencia. Su palabra congela.

 

Sonrisas y elegancia

 

Lo que aparece divertido, para quien observa -suponemos que a los interesados no les resulta igual de risueño-, es si las encuestas se extienden, dentro de la provincia, a la fórmula completa que se aclara: es indivisa.

 

A Bonfatti lo acompaña la joven correligionaria (diputada provincial) Victoria, joven, bella y desconocida. A Perotti la joven diputada nacional Alejandra. A Corral la joven concejala rosarina “Anita”. No están puestos los apellidos para provocar el simple ejercicio de recordación.

 

El valor de las vicegobernadoras es un eje de campaña. Un recuento que los encuestadores de cada comité de campaña han hecho. Con el valor que tienen sus rostros, sus porcentajes de conozco / no conozco y no sabe no contesta.

 

Si los gobernadores viajan, la provincia queda en sus manos (la de los vice) y, de hecho, la más férrea institución política, el Senado, los tiene como jefes formales. Simplemente formales, gracias a Dios y Vanrell no dispondrán de ésa caja Victoria, Anita o Alejandra. Allí en el Senado, quienquiera de las tres que asuma el cargo, aprenderá que las encuestas nada decían del verdadero valor de los senadores, de su mínimo territorio y su importante influencia, que no es valorada en las encuestas, pero imprescindible en la función de gobierno.

 

El valor de las vicegobernadoras es un eje de campaña. Un recuento que los encuestadores de cada comité de campaña han hecho. Con el valor que tienen sus rostros, sus porcentajes de conozco / no conozco y no sabe no contesta.

 

Los estadísticos y/o matemáticos saben ya, de sobra lo saben, que los teléfonos fijos han disminuido, no están atendidos por su propio dueño, no alcanzan a un “universo posible” y que, por lo tanto, son mentiras piadosas que se cobran como verdades de a puño. Corrijo, piadosas no, sino sumamente interesadas.




Más Noticias de Opinión

La política en foco (por Gabriel Rossini)
La política en foco (por Mario Cáffaro)
Lo más visto
"Ellos sabían que iban a la muerte"  - “Ese submarino tenía que dejar de funcionar”, aseveró el hombre, que es querellante en la causa judicial radicada en Caleta Olivia. -
Sucesos
Prisión preventiva al hombre investigado por el ataque al parrillero Borda -  -
Renovaron el alerta por abundantes lluvias para Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  Unión  Colón  Clima en Santa Fe  Elecciones 2019  Conociendo al Candidato  

Recomendadas