https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 13.08.2019 - Última actualización - 14:51
14:46

Los últimos triunfos del Tate en el Parque fueron con el hoy DT de la Lepra

Unión, Newell's y Kudelka enlazados por la historia

El primer triunfo del oriundo de Freyre en su carrera de entrenador en Primera, fue justamente cuando, dirigiendo a Unión, ganó en el Coloso en el 2002. Después repitió el mismo año. Y todo esto en el marco de un historial que es adverso para el Tate jugando de visitante en Rosario.

Uno de los momentos inolvidables de la carrera de Darío Kudelka: la noche del ascenso ante Ferro en 2011. En plena emoción, la foto fue tomada a pocos segundos del pitazo final. <strong>Foto:</strong> Pablo AguirreUno de los momentos inolvidables de la carrera de Darío Kudelka: la noche del ascenso ante Ferro en 2011. En plena emoción, la foto fue tomada a pocos segundos del pitazo final.
Foto: Pablo Aguirre

Foto: Pablo Aguirre



Los últimos triunfos del Tate en el Parque fueron con el hoy DT de la Lepra Unión, Newell's y Kudelka enlazados por la historia El primer triunfo del oriundo de Freyre en su carrera de entrenador en Primera, fue justamente cuando, dirigiendo a Unión, ganó en el Coloso en el 2002. Después repitió el mismo año. Y todo esto en el marco de un historial que es adverso para el Tate jugando de visitante en Rosario. El primer triunfo del oriundo de Freyre en su carrera de entrenador en Primera, fue justamente cuando, dirigiendo a Unión, ganó en el Coloso en el 2002. Después repitió el mismo año. Y todo esto en el marco de un historial que es adverso para el Tate jugando de visitante en Rosario.

Hay que remontarse en el tiempo al 3 de abril de 2002. Ese día, Unión perdía como local ante Nueva Chicago por 2 a 0 y se le ponía fin al ciclo de Carlos Griguol, que apenas había durado algo más de tres meses al frente del equipo. La situación deportiva era complicada en la tabla del descenso y la dirigencia encabezada por Angel Malvicino apostaba a Darío Kudelka, que en aquél momento estaba al frente del fútbol amateur, para que dirigiera al equipo en forma interina en el partido siguiente, ni más ni menos que frente a Boca.


Era la fecha 12 de ese torneo Clausura. En la Bombonera, Unión cae derrotado por 3 a 0 y ese mismo día ocurre algo inesperado. En la cancha estaba el “Chulo” Rivoira, con quién Unión tenía un principio de arreglo, un acuerdo verbal para que se haga cargo del equipo. Los dirigentes ingresan al vestuario, después de la derrota y se encuentran con este mensaje de los jugadores: “Acá los responsables somos nosotros, queremos que se quede Darío, que le den la oportunidad y nosotros vamos a apoyarlo en todas las decisiones que tome para sacar esto adelante”. Palabras más, palabras menos, los dirigentes se encontraron con este cuadro de situación. Gustavo Raggio, uno de los jugadores de experiencia junto al Mago Capria y Andrés San Martín, entre otros, fue claro aquélla noche en la Bombonera: “Le dijimos a los dirigentes que estamos muy cómodos con este cuerpo técnico, pero no cómodos porque no hacemos nada, todo lo contrario. Kudelka nos habló muy bien, interpretó nuestras necesidades y sabemos que es un tipo muy capaz, porque la mayoría de nosotros lo vio trabajar. Sin dudas que estamos en un momento donde hemos perdido totalmente la confianza. El que le pega bien a la pelota en los tiros libres ahora le pega mal, el que sabe hacer una gambeta no la hace y se yerran pases increíbles. En tres días, esta gente nos hizo sentir muy bien y nosotros estamos convencidos de que con ellos nos vamos a salvar del descenso...”. Cayó bien la actitud, algunos dirigentes la tildaron de “valiente” y el presidente, que pretendía un técnico de experiencia, depuso su actitud.


Pero no fue fácil lo que siguió. En la fecha 13 (el fin de semana siguiente), Unión perdió 2 a 0 con Banfield en el 15 de Abril, luego empató 1 a 1 con Vélez en el José Amalfitani en la fecha 14, después empató 0 a 0 de local con Independiente en la fecha 15 y llegó el momento de jugar el partido de la fecha 16, justamente ante Newell’s y en el Parque Independencia.


Ese partido marcó un quiebre. Unión consiguió el primer triunfo en la era Kudelka, justamente en el Coloso —escenario en el que no se le hizo accesible ganar a través de la historia en Primera, desde el primer partido que se jugó por el Reclasificatorio de 1967— y allí devino una recuperación en la parte final que lo llevó a disputar la promoción ante Gimnasia de Concepción del Uruguay para mantener la categoría.


Los goles del Beto Fernández y el Mago Capria le dieron la victoria a Unión por 2 a 0 ante el Newell’s de Julio Zamora. Kudelka puso ese día a Nereo Fernández; Adrián González, Ortiz, Valli y Cárdenas; Norberto Fernández, San Martín y Lezcano; Capria; Ruiz y Weisheim. Luego ingresaron Israilevich, Basualdo y Nicolás Frutos.


Pero la historia de Kudelka con Newell’s no se termina allí. A los pocos meses, ya por el Apertura 2002, Unión vuelve a jugar en el Coloso y otra vez con victoria: esta vez fue 1 a 0 con gol de Martín Perezlindo sobre el final del partido.


Fue el 14 de setiembre de 2002 y la particularidad no termina allí: se trata de la última victoria de Unión ante Newell’s en carácter de visitante. O sea que hace casi 17 años que no se gana en esa cancha. El equipo que puso Kudelka fue con Nereo Fernández; Adrián González, Ortiz, Mosset y Humoller; Norberto Fernández, Priotti y Leo Torres; Capria; Perezlindo y Silva Pro. En el segundo tiempo se produjeron los ingresos de San Martín, Wernly y Pablo Islas. Ese mismo día, Nereo Fernández le detuvo un penal al por entonces juvenil Leonardo Ponzio, jugador de Newell’s.


Son datos, curiosidades, estadísticas que tienen que ver con un hombre ligado a la historia de Unión como Darío Kudelka. Esos dos triunfos consecutivos contrastan con una realidad: a Unión le ha costado mucho ganar en el Parque Independencia. La primera fue en 1969 (2 a 0 con goles de Asencio y el “Loco” Mendoza, que luego jugó en Newell’s), después ganó en 1983 por 3 a 1, con dos goles de José Luis Lanao y el restante del “Pichi” Escudero y luego llegó un 2 a 0 en 1984 con goles de Bachino y Pautasso en contra. De allí se saltó hasta el 2002 (los dos triunfos con Kudelka). Y punto final para recuerdos positivos en esa cancha en la que Unión disputó 31 partidos, pero sólo pudo vencer en esas cinco ocasiones. ¿Se romperá el sábado esta racha que ya lleva 17 años, justamente ante el DT que protagonizó esas últimas “epopeyas” y hoy se sienta en el otro banco?

 

Hoy, la realidad lo pone otra vez enfrente de Unión pero con una estadística muy particular, ya que es el entrenador con el que el Tate pudo ganar sus últimos dos partidos en el Coloso, ante el club que hoy dirige, hace 17 años. Y uno de esos triunfos, fue su primera victoria como técnico de Primera.Foto: Marcelo Manera

 

Martínez, Bonifacio y Acevedo

 


Los tres nombres que Leo Madelón tiene en su cabeza para armar el equipo que visitará el sábado a las 15.30 a Newell’s en el Parque Independencia.


Si Damián Martínez se recupera, será titular en lugar de Blasi. Esta será una variante “cantada” ya que el titular es Martínez y no hay lugar a la discusión.


La cuestión es entre Bonifacio y Acevedo. El ex Gimnasia sintió una molestia luego del partido con Defensa y Justicia, que lo dejó afuera del amistoso ante Sarmiento de Junín del viernes pasado. Si no está bien, entrará Acevedo y Jalil Elías se correrá a la derecha. Pero no habría que descartar, de ninguna manera, que el cambio se produzca igual por más que Bonifacio se encuentre en óptimas condiciones para ser tenido en cuenta por Madelón.


Resulta mucho más difícil lo de Mazzola, a quién el técnico observa atentamente para ver cómo evoluciona, pero que iría al banco de suplentes en el caso de estar bien para viajar y jugar. Todo indica que la dupla Cuadra-Bou se mantendrá en el equipo, más allá de que el técnico pretende trabajar, en el día de mañana, con Mazzola-Bou como una alternativa que, para él, resulta totalmente factible.


Se esperará por Aguerre

 

La atención de Newell’s está puesta en el estado de salud de Alan Aguerre. El arquero se venía movilizando con una bota en el pie, consecuencia del esguince de tobillo que sufrió durante una práctica, pero este lunes se entrenó en Bella Vista. Sólo resta aguardar para saber si jugará el sábado frente a Unión en el Coloso.


Desde el club se repitió que será probado más cerca del día del partido para determinar si juega. Si no llega, atajará Nelson Ibáñez. Pero no sólo se evaluará el número 1. También a Maxi Rodríguez, que arrastraba una fatiga muscular. Más allá de la prudencia, se descuenta que la Fiera jugará.


La práctica de este lunes tuvo la novedad de la presencia de los juveniles Aníbal Moreno, campeón con el seleccionado argentino Sub 23 en los Juegos Panamericanos de Lima, y Francisco “Panchito” González, que compitió con el representativo nacional Sub 18 en el torneo L’Alcudia de España.

 

“No tenemos ni un contrato en dólares”


“Desde que Luis Spahn es el presidente del club, jamás hicimos un contrato en dólares ni con cláusula de ajuste al valor dólar”, fue la tajante respuesta de Jorge Cíceri, el tesorero de Unión, a la consulta efectuada por El Litoral.


Unión tiene sus contratos en valor pesos y con cláusulas de ajuste anuales. “A los contratos se les agrega un 20 por ciento de aumento, pero si la inflación es del 50, por ejemplo, se ajusta. Después, cuando se renegocian los contratos y se alargan los plazos del mismo, también se ajusta. Pero jamás establecimos cláusulas de ajuste al valor del dólar”.


Si bien las compras que hizo Unión en este mercado de pases fue a precio dólar, también hay que destacar que las ventas se realizaron de igual manera. Existe una lógica compensación en ese aspecto. Y hay que tener en cuenta que el club informó, en su momento, que las ventas que se realizaron (los dos Pittón, Zabala y Brítez) permiten el ingreso al club de más de 6 millones de dólares.


A propósito, El Litoral confirmó que los pagos, hasta el momento, han sido efectuados en tiempo y forma. Alguien deslizó que “si llega a haber algún vencimiento en estos días, se tendrá que revisar”. Esta incertidumbre producto del fuerte incremento que tuvo la moneda norteamericana, atañe a todos los clubes del fútbol argentino, aunque algunos han dolarizado su economía y están en problemas.


“Nosotros sabemos que algunos contratos en algunos clubes están puestos a valor dólar, pero con un techo”, señalan en Unión, aunque siempre aclarando que nada de eso se firmó en el club.


“Sin dudas que preocupa lo que sucede porque el fútbol tiene un mercado dolarizado, y hoy el costo de la mayoría de los refuerzos contratados eleva en pesos la deuda, lo que no es un tema menor. Más cuando se dispone de poco tiempo para vender y así lograr el ingreso de dólares para paliar el desfasaje’, le confió a La Capital el directivo de un club rosarino.


Tanto Central y Newell’s buscan con denuedo poder vender a algunos de sus futbolistas para poder acceder al ingreso de dólares que les permita afrontar los acuerdos concretados en materia de incorporaciones, los que están en moneda estadounidense”, publica La Capital. Y esto tiene que ver con Unión, porque uno de los deudores del club es Rosario Central.


Temas:


Lo más visto
¿Quién es Hernán Lacunza? -  -
Política
Unión, perdido en el Parque -  -
Actualidad Tatengue
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Alberto Fernández  Mauricio Macri  Dólar Hoy  Senado de Santa Fe  Colón  Unión  

Recomendadas