https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 26.08.2019
15:42

Informe de Came

Se encareció la cadena de la tranquera al consumidor

La brecha entre lo que recibe el productor y el precio final minorista, para 25 productos alimenticios, creció 2,9 % para resultar 5,15 veces más caro entre el primer eslabón y el último.

 <strong>Foto:</strong> Archivo El Litoral
Foto: Archivo El Litoral

Foto: Archivo El Litoral



Informe de Came Se encareció la cadena de la tranquera al consumidor La brecha entre lo que recibe el productor y el precio final minorista, para 25 productos alimenticios, creció 2,9 % para resultar 5,15 veces más caro entre el primer eslabón y el último. La brecha entre lo que recibe el productor y el precio final minorista, para 25 productos alimenticios, creció 2,9 % para resultar 5,15 veces más caro entre el primer eslabón y el último.

La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los alimentos agropecuarios subió 2,9 por ciento en julio, respecto del mes anterior, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came). El precio de estos productos para la venta al público fue 5,15 veces más caro que cuando salió del campo, para un promedio de 25 productos agropecuarios que se sirven en la mesa familiar.


En junio la diferencia había sido de 5,1 veces, por lo que el aumento fue suave pero sostenido en valores de por sí elevados. Además, de los 25 productos relevados, en 13 subieron las brechas y en 12 bajaron, según datos del Índice de Precios en Origen y Destino (Ipod) que elabora el sector de Economías Regionales de la Came en base a importantes diarios online de los principales supermercados del país, más de 700 valores de verdulerías y mercados para cada producto y costos de origen de las principales zonas productoras, que releva un equipo de 35 encuestadores.


La suba en la desigualdad del mes fue impulsada por la pera, la berenjena, pimiento rojo y carne de pollo, mientras que la participación del productor en el importe bajó a 23,7%.


Los productos con mayores disparidades en julio continuaron siendo los orientados al mercado externo: la pera, donde el valor se multiplicó por 11 veces desde que salió del campo, el limón con una multiplicación de 10,6 veces, la naranja 9,2 veces y la manzana roja 8,0 veces.


Entre los alimentos que pasaron este mes al rango de brechas altas, se encuentran la lechuga 6,9 veces, el arroz 6,6 veces, y el pimiento rojo 6,0 veces. Los productos con menores desproporciones en el mes, en tanto, fueron: la frutilla, donde los costos desde que salieron de la chacra apenas se multiplicaron por 1,94 veces logrando una brecha baja, seguido por el tomate 2,34 veces, el huevo 2,45 veces y la papa 2,82 veces.


En julio, uno de los productos donde más subió la brecha fue la carne de pollo: la diferencia pasó de 2,39 en junio a 3,3, subiendo 0,9 veces (38,1%).


En ese mismo período, hubo 15 productos con aumentos en los precios al productor, dos sin cambios y ocho con bajas, mientras que en los importes al consumidor hubo 16 alimentos con aumento y 9 con bajas.


En promedio los precios al productor subieron 4,4% mientras que los valores en destino aumentaron 5,7%. En los hipermercados, los costos al público se incrementaron muy por encima del promedio (8,7%).
 
 
>> Franquicias con 210.000 empleos 

El sistema de franquicias en la Argentina explica en la actualidad alrededor de 210.000 puestos de trabajo formales, a través de un modelo de negocios que incorporó 1.700 nuevos franquiciados en los últimos 12 meses, con un crecimiento del 14% interanual.
La presidente de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (Aamf), Susana Perrotta, destacó que más de 1.000 marcas comercializan franquicias en la economía argentina a través de 37.000 puntos de venta, y representan el 22% de las ventas minoristas a nivel nacional.
“Ingresar a una franquicia es un negocio seguro”, afirmó la directiva de la Aamf al explicar que “un nuevo comercio franquiciado no se embarca en una aventura comercial como lo hace un emprendimiento independiente, sino que se suma a un modelo de negocios reconocido y comprobado.
“Cuando hay crisis existen despidos, indemnizaciones y gente que no quiere tener el dinero guardado y decide invertirlo en franquicias que es un negocio seguro, un fenómeno que resultó muy notorio desde la crisis de fines de 2001”, ejemplificó la directiva que es propietaria de una conocida marca franquiciante de institutos de enseñanza de inglés.


El Litoral | Télam




Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas