https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 28.11.2019 - Última actualización - 15:32
15:28

Pensaban que no podía superar en masa 20 veces la del Sol, y es 70 veces superior

No debería existir: hallan un agujero negro que contradice la teoría astrofísica

 <strong>Foto:</strong> Gentileza
Foto: Gentileza

Foto: Gentileza



Pensaban que no podía superar en masa 20 veces la del Sol, y es 70 veces superior No debería existir: hallan un agujero negro que contradice la teoría astrofísica

Un impresionante agujero negro de origen estelar y de mayor masa de la indicada por la teoría astrofísica fue detectado a 15.000 años luz de la Tierra, lo que genera dudas sobre las actuales hipótesis de la evolución estelar, reveló la revista Nature. 


El LB-1 tiene una masa 70 veces superior al sol. "Agujeros negros (de origen estelar) de esa masa no deberían existir en la Vía Láctea, según las actuales teorías" señaló Liu Jifeng, del observatorio astronómico nacional chino, que lideró el estudio del objeto. 


En la Vía Láctea se estima que existen cien millones de agujeros negros de origen estelar, en su mayoría con masas que oscilan entre 5 y 20 veces la masa del Sol y que no pueden superar las 50 a 60 masas solares. La astrofísica postula que las estrellas de gran tamaño, al estallar como supernovas cuando agotan su combustible nuclear, arrojan la mayor parte de sus elementos al espacio, y dejan solo una parte que colapsa en un agujero negro. 


"Ahora los teóricos tiene el desafío de explicar como se formó este agujero negro" añadió Liu Jifeng. En la galaxia existen además agujeros negros supermasivos cuya masa supera al menos un millón de veces al Sol y cuyo origen no está claro, dice Nature. El investigador David Reitze, del Instituto de Tecnología de California, dijo que los astrónomos apenas están "comenzando a entender la abundancia de agujeros negros y el mecanismo de su formación" 


El descubrimiento constituye una gran sorpresa. "Los agujeros negros de tal masa ni siquiera deberían existir en nuestra galaxia, de acuerdo con la mayoría de los modelos actuales de evolución estelar", señala el profesor Liu. 

 


"Pensamos que las estrellas muy masivas con la composición química típica de nuestra galaxia deben arrojar la mayor parte de su gas en poderosos vientos estelares, a medida que se acercan al final de su vida", agregó. "Por lo tanto, no deberían dejar un remanente tan masivo. LB-1 es el doble de masivo de lo que creíamos posible. Ahora los teóricos tendrán que asumir el desafío de explicar su formación". 


La mayor masa de LB-1 indicaría que su origen no es una supernova. "Esto implica que estamos frente a un nuevo tipo de agujero negro, creado a partir de otro mecanismo", agregó Reitze en una entrevista. LB-1 fue descubierto por un equipo de científicos chinos, europeos y estadounidenses que utilizaron el telescopio chino LAMOST (acrónimo de Telescopio espectroscópico multiobjeto de gran campo). 


Un descubrimiento fantástico Hasta hace solo unos años, los agujeros negros estelares solo se podían descubrir cuando tragaban gas de una estrella compañera. Este proceso crea potentes emisiones de rayos X, detectables desde la Tierra, que revelan la presencia del objeto colapsado. 


Sin embargo, la gran mayoría de los agujeros negros estelares en nuestra galaxia no participan en un banquete cósmico y, por lo tanto, no emiten rayos X reveladores. Como resultado, sólo alrededor de dos docenas de agujeros negros estelares galácticos han sido bien identificados y medidos. Para contrarrestar esta limitación, el profesor Liu y sus colaboradores examinaron el cielo con el Telescopio Espectroscópico de Fibra de Objetos Múltiples del Área del Cielo Grande de China (LAMOST), buscando estrellas que orbitan un objeto invisible, arrastradas por su gravedad, informó EuropaPress. 


Esta técnica de observación fue propuesta por primera vez por el visionario científico inglés John Michell en 1783, pero solo se hizo factible con las recientes mejoras tecnológicas en telescopios y detectores. Aún así, tal búsqueda es como buscar la proverbial aguja en un pajar: solo una estrella de cada mil puede estar rodeando un agujero negro. 


Después del descubrimiento inicial, se utilizaron los telescopios ópticos más grandes del mundo, el Gran Telescopio Canarias de 10,4 metros de España y el telescopio Keck I de 10 m en los Estados Unidos, para determinar los parámetros físicos del sistema. Los resultados fueron nada menos que fantásticos: se vio una estrella ocho veces más pesada que el Sol orbitando un agujero negro de 70 masas solares, cada 79 días. 


El descubrimiento de LB-1 encaja muy bien con otro avance en astrofísica. Recientemente, el Observatorio de ondas gravitacionales del interferómetro láser (LIGO) y los detectores de ondas gravitacionales de Virgo comenzaron a captar ondas en el espacio-tiempo causadas por colisiones de agujeros negros en galaxias distantes.

 

"Este descubrimiento nos obliga a volver a examinar nuestros modelos de cómo se forman los agujeros negros de masa estelar", señala el director del Observatorio de ondas gravitacionales del interferómetro láser (LIGO), profesor David Reitze, de la Universidad de Florida en los Estados Unidos.




Lo más visto
Bonaveri se hizo cargo del plantel Sabalero - Pablo Bonaveri junto a Pancho Ferraro, durante el entrenamiento de este domingo por la mañana en el predio sabalero. Fue a puertas cerradas pero allí estuvo El Litoral para tomar las correspondientes notas gráficas de la primera práctica post-Lavallén. -
Actualidad Sabalera
Dirigentes elogiaron el abrazo de Macri y Alberto Fernández en la misa de Luján -  -
Política
Hallan una avioneta narco abandonada en un campo  - Al momento del hallazgo la avioneta estaba con sus puertas laterales cerradas, sin ocupantes y sin cargamento. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?