https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 07.07.2020 - Última actualización - 16:02
16:01

El chico tiene 10 años y el animal pertenece a un vecino

Un pitbull le arrancó la oreja a un nene y se la pudieron reimplantar

 Crédito: Gentileza
Crédito: Gentileza

Crédito: Gentileza



El chico tiene 10 años y el animal pertenece a un vecino Un pitbull le arrancó la oreja a un nene y se la pudieron reimplantar

El fin de semana, un perro de raza pitbull atacó a un niño de diez años y de una mordida le arrancó una de sus orejas. El hecho, ocurrió en el barrio Alejandro Gutiérrez de Venado Tuerto y el animal pertenece a un vecino de la víctima.


El chico fue trasladado de urgencia al Hospital Gutiérrez, donde ingresó con una lesión traumática por desgarro del pabellón auricular. Fue operado por la cirujana plástica Julieta Geijo, que afortunadamente pudo reimplantar la oreja: “Llegaron al hospital con la orejita en una gasa. Cuando me la mostraron ya estaba en un frasco con solución fisiológica. Le faltaba todo el pabellón auricular, por lo que decidimos realizar la intervención quirúrgica con la idea de implantárselo”.


La médica, contó que la intervención duró aproximadamente una hora y media. “Ahora hay que esperar para ver su evolución y si la circulación llega bien a esa zona, aunque lo destapamos y va a siendo favorable”, explicó. En cuanto a la posible pérdida o disminución de la audición, la cirujana informó: “Con el tema de la audición en principio no habría ningún problema porque no fue lesionado el conducto auditivo. Después se evaluará con el servicio de otorrino y con pediatría, pero la parte de implante por ahora está bien”.


Por su parte, la madre del niño, escribió en las redes sociales que su hijo fue a buscar a sus amiguitos como todos los días. “Se criaron juntos y el dueño del perro lo hizo pasar (a su casa). Jamás imaginaron que el perro lo iba a atacar”, manifestó. Luego, aclaró que los dueños del perro estuvieron en todo momento y siguen a disposición: “Eso no quita el dolor que mi hijo está sintiendo. Pero de todas maneras agradezco su intención”, agregó.


Reconoció que “la culpa no fue del perro ni de los dueños” y que el hecho “fue una desgracia”. Por otra parte, admitió estar de acuerdo con que “esos perros no deberían estar en la sociedad” y que no “deben convivir con seres humanos encerrados”. 


Intervención del IMUSCA


El Instituto Municipal de Salud y Convivencia Animal (IMuSCA) tomó rápida intervención en el caso. En primera instancia, el equipo encabezado por la doctora Inés Carusillo, se entrevistó con la madre del niño y luego se presentaron en el domicilio donde fue el ataque, en la casa del dueño del animal.


“El propietario tiene la tenencia compartida entre esa familia y otra. Lo pusimos en conocimiento de las normativas y de la ley de profilaxis de rabia por lo cual el animal debe quedar en observación unos 10 días. El perro está vacunado y con el carnet sanitario en perfectas condiciones y al día”, declaró a este medio.


Además, recordó que fue un ataque dentro del ámbito privado y que los propietarios del animal fueron puestos en conocimiento del marco legal que incluye estos casos: los artículos del Código Civil que hacen a la responsabilidad por la tenencia de animales; al Código de Faltas de la provincia de Santa Fe en lo que respecta a la omisión de custodia; y las ordenanzas locales vigentes por el tema de tenencia.


“Se hizo todo el camino de una anamnesis de comportamiento para tratar de advertir por qué el animal pudo haber actuado de esta manera. Está super acostumbrado al contacto con los chicos (convive con tres niños) y otros animales”, dijo. Asimismo, aclaró que siempre hay chicos en la casa jugando y que el relevamiento fue para poder determinar por qué el pitbull pudo haber actuado así.


Es que buscan determinar “que interpretación pudo haber hecho” el perro, si fue algún gesto o movimiento del niño, qué es lo que quiso hacer o cuál fue el motivo que pudo haber tenido: “No es agresivo al contacto de las personas. Cuando vistamos la casa donde vive el perro vimos que se encontraba como un animal cualquiera, compartiendo comida y espacio con otra perra. Hasta vino a saludar, en fase ansiosa y movedizo, muy característico de esta raza. No advertimos señal de agresión ni nada. Fue normal en nuestra visita. Eso es algo positivo”, añadió.


No desdibujar los incidentes


Carusillo destacó que es importante siempre recordar que los niños deben ser supervisados en presencia de animales, sobre todo si son de estas características de gran porte, como el pitbull. “Estar atentos a conductas que podamos advertir como defensivas del animal: defensa del territorio, de algún miembro de la familia, competencia con otros animales del grupo, competencia por comida, juguete o espacio”, aseguró.


Por otra parte, remarcó las estadísticas, donde la mayoría de los ataques son producidos por machos enteros (sin castrar). En este orden, pidió a la opinión pública “no desdibujar los incidentes o ataques de animales de acuerdo al sujeto afectado”, comparando con un caso acontecido en Buenos Aires donde un pitbull atacó a un ladrón hasta provocarle la muerte.


“La opinión pública ‘aplaudió’, festejando el ataque y la agresión territorial. Cuando el sujeto cambia, como este caso, un niño, también la opinión se desdibuja y quieren ‘matar a todos los perros’. Perdemos así la perspectiva de la gravedad de la agresión cometida por un animal a una persona, las causas y la prevención”, cerró.

Autor:

Pablo Rodríguez




Martorano: "Estamos en alerta para no retroceder de fase" -  -
Salud
La historia del primer cementerio de San Jorge, un lugar mágico en el medio del campo -  -
Condenado por amenazar a su ex reincidió al otro día - Para el juez Octavio Silva “no quedan dudas de que el imputado, de transitar el proceso nuevamente en libertad, volvería a incumplir los mandatos judiciales”. -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas