https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 21.07.2020 - Última actualización - 10:54
7:17

Dos días a la semana cocinan una enorme olla popular

Son jóvenes Hechos de Barrio que asisten a 197 personas en Villa Hipódromo

Para hacer un trabajo social no hay edad. Basta con querer hacerlo y abrir el corazón. En Villa Hipódromo un grupo de jóvenes tiene esa idea muy clara. Son los de la Agrupación Hechos de Barrio.

JUVENTUD. La mayoría de los jóvenes que integran la Agrupación Hechos de Barrio eran becarios del plan Nueva Oportunidad Crédito: Flavio RainaJUVENTUD. La mayoría de los jóvenes que integran la Agrupación Hechos de Barrio eran becarios del plan Nueva Oportunidad
Crédito: Flavio Raina

JUVENTUD. La mayoría de los jóvenes que integran la Agrupación Hechos de Barrio eran becarios del plan Nueva Oportunidad Crédito: Flavio Raina



Dos días a la semana cocinan una enorme olla popular Son jóvenes Hechos de Barrio que asisten a 197 personas en Villa Hipódromo Para hacer un trabajo social no hay edad. Basta con querer hacerlo y abrir el corazón. En Villa Hipódromo un grupo de jóvenes tiene esa idea muy clara. Son los de la Agrupación Hechos de Barrio. Para hacer un trabajo social no hay edad. Basta con querer hacerlo y abrir el corazón. En Villa Hipódromo un grupo de jóvenes tiene esa idea muy clara. Son los de la Agrupación Hechos de Barrio.

“Este grupo nace cuando se declaró la pandemia por la necesidad de ayudar a los que no tienen nada. Todos, o la mayoría de nosotros, cobrábamos la beca Nueva Oportunidad que apuntaba a sacar a los pibes de las esquinas. O sea nos conocíamos de ahí”, cuenta Romina Schefer, su principal referente. Y agregó: “Esa beca se cortó, no la cobramos más, pero en nosotros quedaron las ganas de ayudar a los demás”.

 

Hechos de Barrio funciona en una sencilla morada ubicada en calle Gorostiaga 4119. Allí se reúnen para cocinar los martes y jueves una enorme olla popular.

 

“Las necesidades que hay en Villa Hipódromo son muchísimas y de las más variadas. Mucha gente tiene hambre, frío... no la está pasando nada bien. Las changas que hacían antes de la pandemia se acabaron, y entonces no les queda otra que salir a buscar un plato caliente. Nosotros tenemos la suerte de que ese plato de comida está sobre la mesa, pero muchos no. Entonces decidimos salir a buscar donaciones y empezar con esto de la olla popular”, cuenta Romina. Y agrega: “Arrancamos con los martes, pero agregamos los jueves debido a la demanda”.

 

 

Esos días, los jóvenes de Hechos de Barrio hacen la leche y cocinan para 197 personas. Las edades varían desde 1 a los 90 años. Pero el paso de los días hace las cosas cada vez más difíciles. Las donaciones siguen pero cada vez cuesta conseguirlas porque el que ayuda una o dos veces a la tercera dice que vuelvas a pedir en un par de semanas. “Los martes y jueves se arma cola. Y se van llenando ollitas y jarras. Pero cuando se termina, se termina. Cuesta mucho ese momento de decir no hay más. Pero es la realidad que estamos viviendo”, narra Romina.

 

Hechos de Barrio nace por la necesidad de ayudar a los que nada tienen. Pero como grupo también tienen necesidades. Están precisando ollas, leña, mercadería, ropa de abrigo y frazadas. También carne y verduras. “Si hoy llueve no podemos cocinar. Lo hacemos a leña, afuera. Esa es otra dificultad que tenemos. Lo hacemos todo a pulmón”, dice Romina.

 

PARA LOS CHICOS, PARA TODOS. El hambre no distingue edades. Por eso, la olla popular que cocinan los martes y jueves es para todo aquel que lo necesite. Claro que muchas veces no alcanza para todos.Foto: Flavio Raina

 

 

 

Cuando la motivación pasa por ayudar

 

Consultada sobre por qué con sólo 23 años tiene tan puesta la camiseta de una organización, Romina Schefer sintetiza que la motiva ayudar al otro, le hace bien. Ella habla en su nombre, pero también en el de otros pares que la acompañan.

 

“Siento que no todos tenemos las mismas oportunidades. Pero también creo que cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Gastón representa muy bien lo que estoy diciendo. Se está rehabilitando de su adicción a las drogas. Hace un tiempo era un pibe más perdido en la esquina. Hoy lo ves acá, casi de alta, con muchas ganas de ayudar. Tuvo una nueva oportunidad” remarca Romina.“Hoy estoy devolviendo un poco de lo que me dieron a mi. A jóvenes en la situación similar a la mía les quiero decir que sepan pedir ayuda. Hay mucha gente dispuesta a tender una mano”, finaliza Gastón.

 

REFERENTE. Romina Schefer es la mentora de Hechos de Barrio. Tiene 23 añosFoto: Flavio Raina

 

 

“Las necesidades que hay en Villa Hipódromo son muchísimas y de las más variadas. Mucha gente tiene hambre, frío... no la está pasando nada bien. Las changas que hacían antes de la pandemia se acabaron, y entonces no les queda otra que salir a buscar un plato caliente. Nosotros tenemos la suerte de que ese plato de comida está sobre la mesa, pero muchos no. Entonces decidimos salir a buscar donaciones y empezar con esto de la olla popular”. Romina Schefer, joven referente de Hechos de Barrio.

 

Ficha institucional

 

 

Equipo

Las ONG en la pandemia: Hechos de barrio
 

Autor:

Mónica Ritacca


Temas:



El superávit de Santa Fe se explica en ajustes relativos -  -
Economía
Revés para Cristina: Casación avaló la Ley del Arrepentido en el caso Cuadernos -  -
Política
Entregaron los premios Adepa al periodismo: El Litoral recibió dos menciones especiales - Los premios Adepta -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Diego Maradona