https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 14.01.2022 - Última actualización - 19:19
18:02

Negaciones y privilegios

No es "milagro", es lo que parece

 Crédito: Archivo
Crédito: Archivo

Crédito: Archivo

El Litoral en Google News



Negaciones y privilegios No es "milagro", es lo que parece

"Esperemos que esta senda descendente de la inflación se sostenga". Alberto Fernández no es un infiel descubierto en el lecho de una esposa ajena, pero apela "in fraganti" a la mentira típica: "no es lo que parece".

 

La sociedad tampoco es un marido incauto. Por el contrario, tiene en sus bolsillos la evidencia: un trabajador registrado -la mitad de los asalariados no lo es- cobra el equivalente a U$ S 500, nivel similar al de 2003 (U$ S 1664 en diciembre del 2017). La inflación subió 50,9%, 21 puntos por encima del cálculo inicial de Martín Guzmán.

 

"Sin comentarios", fue la respuesta de Gabriela Cerrutti, cuando le preguntaron si se le pediría la renuncia a la titular del Pami. Luana Volnovich tiene el derecho de ir de vacaciones donde quiera; es libre de hacerlo. La vocera presidencial elige no decir nada sobre lo que hará la Casa Rosada acerca de una conducta que contradice los pedidos explícitos del presidente o los valores igualitaristas de La Cámpora.

 

Volnovich no es una acusada por un delito penal, con derecho a la quinta enmienda de la Constitución norteamericana. Es parte de una cultura política que se concibe y actúa como privilegiada mientras declama la justicia social, cuando no la igualdad.

 

Ya lo dijo Carlos Zannini, el abogado del Estado, cuando justificó la vacunación VIP de Horacio Verbitsky: "...porque vos tenés derecho a eso, porque sos una personalidad que necesita ser protegido por la sociedad".

 

Fernanda Raverta, otra funcionaria camporista, no apeló una sentencia a favor de una segunda jubilación para Cristina Fernández. La vicepresidenta tiene el derecho de defender lo que cree justo en tribunales, pero la Anses no le paga juicios con sentencia firme a 80 mil jubilados y apeló 300 mil demandas por malas liquidaciones, según los cálculos del Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino.

 

En 2018, la Afip denunció a Cristóbal López y Fabián De Sousa por quedarse con miles de millones de impuestos a los combustibles, que cobraban a nombre del Estado. Y a Ricardo Echegaray, por entonces al frente de la Afip, por permitirlo. Los empresarios tienen un fallo a su favor, que debe ser respetado -fue apelado- pero Echegaray tiene una primera condena por "defraudación al Estado", aún cuando la actual titular de la Afip, Mercedes Marcó del Pont, dispuso que el organismo deje de ser querellante en una causa en la que está demostrado que se robó plata pública. Dinero del que la funcionaria debería ser garante.

 

Es políticamente comprensible que Martín Mena, viceministro de Justicia, embista contra la "Gestapo antisindical" que "armaba causas". Debe asumir la obligación de todo funcionario de denunciar delitos; la conducta del "Pata" Medina, extorsionando constructores ameritaba -amerita- que el sistema juzgue sus procedimientos. El acusado no es la víctima.

 

¿Es María Eugenia Vidal responsable de espionaje interno? Esa es otra cuestión y Mena debe promover un proceso jurídicamente consistente que demuestre su responsabilidad. De la misma manera que es la verdad jurídica por la vía institucional -no la popular relatada- la que debe sentenciar si hubo mesa judicial macrista.

 

Mena puede encontrar pruebas y llevarlas al juez Marcelo Martínez de Giorgi, porque es su obligación. En cambio alienta -en gesto golpista de un poder del Estado a otro- la marcha contra la Corte, que tarde o temprano revisará causas que comprometen a Crisitna Fernández.

 

Cuadernos, u otra que se desprendió de ella, porque tenía en la bóveda de su casa en Calafate decenas de informes de inteligencia ilegal interna por seguimientos a compradores de dólares, a Antonio Stiusso, Miguel Angel Toma, Sandra Arroyo Salgado, José Luis Manzano o Carlos Reutemann. Son pruebas, no relatos, que ya están en manos de Martínez de Giorgi, que también tiene en su escritorio la causa por espionaje ilegal contra Macri.

 

Si en su embestida sobre lo que "no puede pasar en democracia", la Casa Rosada aplica la misma vara para los que, supuestamente, practican inteligencia interna, Omar Perotti tendrá problemas a la hora de explicar lo que hacía su ex ministro de Seguridad, Marcelo Sain, que desde su cuenta de Twitter le está reclamando (¿advirtiendo?) apoyo al gobernador.

 

Joseph Stiglitz habló del "milagro argentino". El gobierno se jacta del crecimiento económico; el PBI per cápita sigue por debajo de la serie de diciembre de 2011 a junio de 2019; una cosa es ser un Nobel de economía y otra es trabajar para el relato. En el bureau del FMI pueden ser generosos o actuar con malicia, pero saben hacer cuentas.

 

El presidente quiere arreglar con el FMI, pero avala la elección de Daniel Ortega, quien en Nicaragua recibe a un iraní acusado por el atentado a la Amia. Manda al Canciller Santiago Cafiero a Washington pero viaja a China con escala en Moscú. En Washington tampoco tienen dudas: es lo que parece.

 

Autor:

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Pase sanitario  Coronavirus  Clima en Santa Fe  Colón  Unión