Edición del Domingo 24 de agosto de 2003

Edición completa del día

Edición impresa del 24/08/2003 | Opinión Opinión

Opinión: OPIN-06 La última oportunidad


Los candidatos ya entraron en tiempo de descuento. Restan escasos catorce días para las elecciones, con dos menos para hacer campaña. Lo que no se sepa comunicar en estas jornadas, quedará definitivamente como materias pendientes.

¿Qué se observa hasta ahora? En un cambiante escenario con movimientos ascendentes y descendentes por parte de los postulantes, dos tipos de actitud: quienes ya tienen definido su voto o por lo menos tienen decidido a quién no van a votar y en un mismo plano, conductas demostrativas de una falta de conciencia sobre la cercanía de la votación. En este último caso, ¿es por apatía? ¿a diferencia de elecciones anteriores, porque ningún candidato despierta pasiones? o ¿porque causa agobio una oferta de postulaciones tan extendida y con tantos cargos a elegir simultáneamente? Podemos encontrarnos, además, ante un voto vergonzante por parte de muchos que, por su carácter, no se refleja en las mediciones.

La impresión personal pasa por el segundo de los interrogantes: los candidatos no tienen una propuesta de cambio convocante, amén de que en la mayoría de los casos, las figuras participantes del proceso electoral no constituyen una renovación. Sí tienen experiencia de gobierno.

Cambiar los ejes de propuesta


Pero más allá de las personalidades en sí, lo que más preocupa a esta periodista es la falta de fuerza para instalar una propuesta que represente una superación para la provincia. Y esto debe venir fundamentalmente de la mano del salto tecnológico volcado a la producción, a la industria y a la organización de la empresa y del trabajo, como una expresión social o por lo menos plural. Hemos señalado en otras entregas de "Apuntes...", la disposición de recursos de ingeniería informática y de producción de tecnología instalada en la provincia.

Porque lo otro -que el despegue pase por la concreción de infraestructura- sería idealizar demasiado el futuro. Pensar que el gobierno nacional pueda concretar en el mediano plazo todo lo que no se hizo en los últimos ocho años en materia de autopistas a Córdoba, hidrovía, ferrocarril, corredores bioceánicos, etc. etc., es imposible. Lo concreto es aspirar a reacondicionar nuestra red caminera provincial y centrar la atención, en una primera etapa, en un modo de transporte alternativo al vial para la salida de la producción.

Lo que resulta fundamental en el proceso de cambio requerido es ese salto cultural que nace de la educación y de un trabajo mancomunado con las oficinas de producción tecnológica. Y esto sí es factible; está a mano; es cuestión de organizar un proceso orientado en tal sentido.

Las comunicaciones son un punto importantísimo en una agenda de futuro pero requieren de una muy fuerte inversión que, seguramente, irá unida al crecimiento que como país obtengamos; no antes ni más rápido. Sólo el Tata Dios puede hacer milagros pero no el presidente Néstor Kirchner, por más que su equipo de trabajo posea la mejor de las intenciones y sea muy ordenado en el manejo de los recursos.

Encuestas y algo más


En los últimos ocho días, las encuestas comenzaron a emerger con el subyacente propósito de traccionar electores más que ser un reflejo de la realidad. Mientras la de Mora y Araujo otorga al justicialismo una intención de votos que lo coloca como lema ganador aún con un Binner con más intención de votos que cualquiera; la de Enrique Zuleta Puceiro asignó nueve puntos de ventaja al candidato socialista por sobre todo el peronismo. El propio consultor dijo estar sorprendido.

Quizás la explicación deba buscarse en cómo se estableció la muestra de 1.100 casos. Todo indica que el norte y el centro oeste quedó fuera de la consulta, la que -excepto Santa Fe ciudad- se centró en aquellas localidades con marcada dependencia de los servicios de Rosario y donde Federación Agraria tiene una fuerte incidencia.

Nadie niega que Binner pueda aparecer con firmeza en las preferencias de los sondeos, pero lo que llama la atención es que supere por tan amplio margen a todo el lema Partido Justicialista, teniendo éste dos polos de tracción: el ex gobernador Jorge Obeid (no puede ser desconocido por nadie) y a Carlos Reutemann que exhibe un nivel de preferencia para senador nacional muy por encima del resto de la grilla de postulaciones. ¿Estamos, entonces, ante un corte de boletas tan monumental?

Quienes manejan los números de electores en cada localidad sostienen que la muestra de Zuleta computa un área de 791.519 electores en tanto que la no medida posee 982.481 votantes. Las otras muestras realizadas tanto por encuestadores nacionales como locales, con diferencias, otorgan el triunfo al lema PJ y dentro de él a Jorge Obeid.

El ex mandatario perfila un mayor liderazgo que los demás; una buena posición en Rosario y en el norte y cuenta con la amistad de Kirchner, en tanto que se profundiza por estas horas, el apoyo de Reutemann a Alberto Hammerly.

En estos círculos se le atribuye a Hammerly tener un buen diagnóstico de la situación provincial y de lo que se debe hacer, amén de otras dos condiciones: capacidad laboral y de ser perseverante en el seguimiento de las metas que se propone. Desequilibra su balanza no ser un buen comunicador incluso de sus logros en la administración de la Cámara de Diputados, donde llevó adelante una reducción significativa del gasto. Por su parte, Héctor Cavallero aporta experiencia como intendente de Rosario y la condición de ser un hombre político desde muy joven. Jorge Giorgetti basa su propuesta en sus proyectos para la producción.

En la vereda de enfrente, Miguel Paulón ayudó a posicionar a Binner en zonas donde la figura del intendente rosarino no se conocía. La administración de la ciudad del sur ha tenido una buena proyección en otros lugares del territorio provincial.

En el interior el fenómeno electoral generalmente tiene un desempeño diferente al de Santa Fe y Rosario. En algunos casos, la tracción de votos puede provenir de abajo hacia arriba, a partir de la figura de un presidente de comuna que va por su reelección o por un buen candidato del lugar, que arrastre al segmento para gobernador. En otros, los jefes locales logrado su propósito de posicionarse, no trepidan en repartir también boletas de otros sublemas o lemas, según su conveniencia.

En resumen, hasta ahora todo se observa muy peleado y los próximos días se convertirán en un trapecio sin red para los aspirantes a la Casa Gris.

Teresa [email protected]





Imprimir:
Imprimir
Necrológicas Anteriores