Edición Domingo 22 de mayo de 2005

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Suman más de 76 mil chicos, según datos oficiales

Creció el índice de menores pobres en el Gran Santa Fe


El Indec confirmó oficialmente los datos del segundo semestre de 2004. Santa Fe es el quinto conglomerado del país de un podio penoso y alarmante. Más de 32 mil chicos ni siquiera acceden a la canasta alimentaria.

DE LA REDACCION DE EL LITORAL

Buenos Aires (C).- Todas las tribunas de los estadios de fútbol de Colón, Unión y Gimnasia de Ciudadela, y de los gimnasios de Unión y la UTN, apenas alcanzarían para albergarlos. Son 76.275 santafesinos menores de 14 años que viven por debajo de la línea de la pobreza.

El Instituto Nacional de Estadística y Censo confirmó oficialmente los datos que se venían manejando en esta materia para el segundo semestre de 2004. El organismo difundió ayer el informe, según el cual 32.544 santafesinos -siempre menores de 14 años- son pobres indigentes, es decir que viven en hogares que ni siquiera pueden cubrir la canasta básica alimentaria.

La penosa estadística señala que sobre un total de 113 mil menores en el conglomerado urbano del denominado Gran Santa Fe, 32,5% son menores no pobres, mientras que 67,5% son menores pobres.

Santa Fe es de esta manera el quinto peor conglomerado urbano del país a la hora de contar los chicos que viven en hogares que no pueden cubrir la canasta básica total. Concordia con 75,7%; Corrientes con 75%; el Gran Resistencia con 74,6% y Santiago del Estero-La Banda con 74,5% son quienes preceden a los santafesinos en este triste podio.

En la perspectiva, las cosas son aún peor para los santafesinos, ya que entre estos 5 peores conglomerados, en el de Santa Fe es donde más se muestra el crecimiento de la pobreza entre los chicos, mientras que en Corrientes, Resistencia o Concordia los indicadores son estables o decrecientes.

Una cifra que crece

En el segundo semestre de 2003, los menores pobres del Gran Santa Fe estaban en promedio en un 51,7% y un semestre más tarde, el indicador trepó al 65,5%. El Indec no ha respondido a la requisitoria de El Litoral sobre la eventual incidencia, en ese salto estadístico, de los planes asistenciales tras la inundación.

Pero en todo caso el índice volvió a crecer entre el primer semestre de 2004 y el segundo semestre del pasado año, cuando alcanzó el ya apuntado 67,5%, es decir dos puntos más que en el informe anterior.

Los datos surgen de la denominada Encuesta Permanente de Hogares Continua que el Instituto Nacional de Estadística y Censo desarrolla en 28 aglomerados de todo el país.

Según el informe, el indicador de menores de 14 años pobres en el Gran Rosario -siempre para el segundo semestre del pasado año- es de 52,3%. Como dato comparativo, sirve reflejar que ese índice es de 60,5% en el Gran Córdoba y del 60,7% en el Gran Buenos Aires. El promedio nacional es de 56,4%.

En el caso de Rosario, las cifras suponen 126.566 chicos viviendo en hogares por debajo de la línea de pobreza. Y de ellos, 56.144 no acceden siquiera a la canasta básica alimentaria.

Si bien las cifras hablan por sí mismas de la extrema gravedad de la situación, el caso de Rosario ofrece mejores perspectivas, ya que el indicador de menores pobres bajó en los tres últimos informes del 60,1%, pasando por 58,9% hasta el ya apuntado 52,3%.

La bomba social

En el promedio nacional, la relación entre chicos pobres y no pobres es 1 a 1. En Santa Fe hay 2 chicos pobres por cada chico no pobre. �Cómo se proyectan estas cifras en el futuro? Los programas asistenciales no son planes de desarrollo e inclusión social, sino paliativos al efímero presente. Las cifras del Indec sirven para medir la magnitud del gigantesco desafío que la pobreza le hace al �modelo? (político, económico, escolar) de desarrollo de la ciudad.





Necrológicas Anteriores