Edición del Lunes 12 de setiembre de 2005

Edición completa del día

Edición impresa del 12/09/2005 | Economía

Sus ingresos sólo aumentaron un 24% desde diciembre de 2001

Trabajadores en negro perdieron más de un tercio de sus ingresos

Los que menos tienen son los más afectados. La canasta básica alimentaria creció 92% desde la devaluación Foto: Archivo El Litoral. 

Desde la devaluación, la pérdida llega al 35% respecto de la canasta básica alimentaria. Un informe privado señala además que los salarios registrados sólo se recuperaron un 55%

Los trabajadores de empresas que operan en la informalidad fueron doblemente perjudicados por la devaluación, ya que el aumento de precios fue "muy intenso y liderado por los productos que más consumen los pobres", como es el caso de los alimentos, y porque el aumento de salarios observado en el sector formal de la economía no arrastró a los salarios pagados "en negro".

Así lo revela un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), según el cual "se puede detectar el impacto regresivo sobre la distribución del ingreso que tiene sostener un tipo de cambio real muy alto y la poca eficacia que tienen la políticas de ingresos tradicionales basada en aumentos del salario mínimo, sumas fijas y básicos de convenio".

En base a datos de precios y salarios del Indec, y analizando las variaciones entre diciembre del 2001 y agosto del 2005, Idesa recuerda que el Índice de Precios al Consumidor, que refleja el consumo de las familias de estrato medio, acumula un incremento del 67%, pero la Canasta Básica Alimentaria, que tiende a reflejar el consumo de las familias de más bajos ingresos, aumentó un 92%.

"Los salarios de los trabajadores registrados -dice el informe- reflejo de los ingresos de los estratos medios, crecieron según el Indec un 74%, aunque datos más confiables como las declaraciones de las empresas a la Afip señalan un incremento menor de 55%".

Más adelante expresa que "los salarios de los trabajadores no registrados, que son el principal medio de vida de las familias de bajos ingresos, aumentaron apenas un 24%. Si se ajusta por Precios al Consumidor los salarios `en negro' muestran una caída del 25%. Pero si se ajusta por la Canasta Básica Alimentaria, la pérdida llega al 35%"

"El gobierno -señala Idesa- intenta con instrumentos de política tradicionales compensar el impacto negativo que tuvo la devaluación sobre los ingresos de la gente. Esto probablemente ayudó a que en el sector formal los salarios hayan recuperado la pérdida luego de la brusca caída inicial, pero es importante desde el punto de vista distributivo destacar que la dinámica de la recuperación de los salarios siempre estuvo por debajo del crecimiento de la producción".

Relación perjudicial

"En el año 2005, el salario registrado ha llegado a ser tres veces más alto que el no registrado. Esta apertura de la brecha entre ambos salarios es inéditamente grande", dicen los autores del informe.

"A pesar de que la economía sigue creciendo a tasas muy altas y el gobierno de manera directa (aumentos de salario mínimo y de sumas fijas) e indirecta (incrementos en los básicos de convenio) despliega una agresiva política de ingresos, las remuneraciones reales de los trabajadores no registrados están estancadas desde hace más de un año".

Señala Idesa que la combinación de ajuste económico vía devaluación y políticas de ingresos tradicionales hace que los beneficios del excepcional momento macroeconómico sean modestos para los más pobres.

"Esta situación plantea el desafío de migrar hacia políticas más integrales e imaginativas. Se trata, por un lado, de generar las condiciones para que la competitividad de las empresas no dependa del empobrecimiento de la gente sino de ganancias de productividad".

El 70% del empleo

en el país "es generado por pequeñas empresas con menos de 40 trabajadores", según Idesa. "La principal fuente de ingresos de las familias pobres es el trabajo en pequeñas empresas que operan en la informalidad", añade, y advierte que "la experiencia está mostrando que si no se logra alinear los tres poderes del Estado en función de la idea de que la protección de los sectores más vulnerables sólo se logra a partir de su inclusión en la formalidad, los fracasos se seguirán repitiendo".

De la redacción de El Litoral





Imprimir:
Imprimir
Necrológicas Anteriores