Edición del Martes 30 de octubre de 2007

Edición completa del día

Edición impresa del 30/10/2007 | Política | Economía Política

Después de las elecciones
Acerca de fantasmas y consensos
Roberto Lavagna, Cristina Fernández de Kirchner, Elisa Carrió.

Además del contundente triunfo de Cristina, el oficialismo gobierna la gran mayoría de las provincias y controlará las dos cámaras legislativas. ¿Encaja en este cuadro el compromiso asumido por la futura presidenta de gobernar en base al consenso? El rol de Néstor Kirchner.

"Los votos no son inamovibles". Aunque obvia, a esta constatación apeló una fuente del círculo íntimo del matrimonio presidencial en su intento por esbozar ayer una explicación a la contradicción aparente que se le planteaba: ¿Por qué darle crédito al compromiso de Cristina Fernández de Kirchner de gobernar en base a consensos, cuando el mapa político que dibujó la elección es de un contundente respaldo institucional al oficialismo?

Repasemos el saldo del domingo. El kirchnerismo obtuvo una ventaja de casi el doble de los votos que consiguió Elisa Carrió. Como resultado, contará con unos 140 diputados, muchos más que los 129 requeridos para tener quórum propio y apenas unos pocos menos de los que dispuso Carlos Menem en 1995. Aumentó su representación en el Senado, al punto de quedar próximo a contar con los dos tercios necesarios para, por ejemplo, enjuiciar a jueces, sancionar a legisladores y tratar asuntos sobre tablas sin requerir de la oposición. Con el triunfo en las ocho provincias que el domingo eligieron gobernador, el kirchnerismo administrará desde el 10 de diciembre las 24, con excepción de Capital, Santa Fe y San Luis.

Por qué darle crédito, entonces, al compromiso de Fernández de Kirchner en su primer discurso como presidenta electa. Comprometerse a gobernar en base al consenso sería algo más que reconocer que, si bien el triunfo del domingo fue amplio, un 55 por ciento de los argentinos optaron por las distintas variantes de la oposición.

La movilidad de los votos

Los votos "no son inamovibles" para la oposición. Por caso: Carrió ganó en Capital cuatro meses después de haber quedado en tercer lugar en la elección de jefe de gobierno porteño. Pero tampoco para el oficialismo, sobre todo ante la disgregación de los partidos históricos en estos seis años post estallido de finales de 2001.

"No hay que confundir la foto con la película", fue otra observación de aquel colaborador de los Kirchner. Si los votos hoy no son inamovibles, menos lo fueron en gobiernos surgidos desde 1983, con un radicalismo y un peronismo enteros. Raúl Alfonsín comenzó a recorrer el tobogán en las legislativas de 1985. El mismo derrotero tuvo el relecto Menem con las legislativas de 1997. Ambos, por supuesto, con el trasfondo de sus modelos económicos en crisis.

Son esos fantasmas los que rondan la mente del matrimonio presidencial. Dentro de dos años ella/os tendrá/n que afrontar la primera renovación parlamentaria. No quiere/n repetir a Alfonsín y a Menem. De ahí la promesa de "gobernar con consenso" político, en simultáneo con el pregonado pacto social que actuaría de preventivo en lo económico.

La concepción de qué entiende el matrimonio por consenso quedará a cargo de Néstor Kirchner desde antes del 10 de diciembre. Será él el responsable de ese tejido que a priori -según la fuente- incluye gobernadores electos, desde el socialista santafesino Hermes Binner hasta los conservadores neuquino Jorge Sapag y porteño Mauricio Macri. Y excluye, por "imprevisible" a Carrió y por "mandato del calendario" (tendrá 74 años en 2011) a Roberto Lavagna.

Por eso Kirchner no irá por la jefatura del PJ. "Por qué quedarse con parte si puede hacerse cargo del todo", razonó aquella misma fuente. Con otras palabras lo admitió ayer el jefe de Gabinete, Alberto Fernández: "Kirchner representa mucho más que el peronismo".

López Murphy

El líder de Recrear, Ricardo López Murphy, quien sufrió una dura derrota electoral, adelantó hoy que continuará en la actividad política y, por otra parte, le recordó al jefe de Gobierno electo, Mauricio Macri, que "avaló" su candidatura presidencial. López Murphy pareció aludir al escaso apoyo otorgado por el dirigente de Compromiso por el Cambio y a su ausencia en el búnker de PRO el domingo a la noche, tras conocerse el resultado de la elección. Asimismo, dijo que decidirá en qué lugar estará su futuro, tras "una larga reflexión" que hará en el entrante mes de noviembre.

por Horacio Serafini (CMI)





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?