Edición del Martes 30 de octubre de 2007

Edición completa del día

Edición impresa del 30/10/2007 | Política | Economía Política

ANALISIS
Evaluación y preparativos
Por Horacio Serafini (CMI)

Hasta entrada la madrugada, los festejos privadísimos. Después, sobre el mediodía y bajo total hermetismo, la primera reunión de evaluación con lupa de los resultados del domingo y de esbozo inicial de los grandes lineamientos de la transición hacia el 10 de diciembre.

De este modo, con la quinta de Olivos como común escenario, transcurrió el día después de la consagración de Cristina Fernández de Kirchner como la presidenta electa que sucederá a su esposo.

Acaso a manera de augurio, un camino de pétalos de rosa prolijamente armado por simpatizantes sobre la entrada a la Casa Rosada que da a la calle Balcarce, se marchitó ante el sol porteño a la espera de la primera dama. Pero ella permaneció en Olivos, donde recibió salutaciones de sus futuros colegas extranjeros y concedió la primera entrevista televisiva como presidenta electa. Recién pasadas las 17, contra su costumbre de hacerlo antes de las 8, el presidente llegó a la Rosada, sin actividad oficial alguna. Fuentes gubernamentales dijeron que continuó allí con distintos funcionarios la evaluación que hacia el mediodía había hecho con su esposa y con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en Olivos.

Primer número puesto en el futuro gabinete, el propio Alberto Fernández se encargó de vocear las bondades de la presidenta electa; de sostener que el tono moderado de su discurso de la noche del domingo marcará su gobierno ("sabe muy bien que las cosas se hacen por consenso"), y de aventar el riesgo de un "doble comando" del Ejecutivo con su esposo.

Aun así, Fernández no pudo dejar de trasuntar la indignación con que el gobierno recibió el voto de los "capitalinos" -como alguna vez llamó Kirchner a los porteños-, que le dieron el triunfo a la candidata de Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, convertida así en "la peor referente de oposición por su imprevisibilidad", según definió una alta fuente de la Rosada.

La cumbre tripartita del matrimonio presidencial con el jefe de Gabinete en Olivos discurrió, sobre todo, por el análisis fino de los resultados. De la conformación del futuro gabinete, nada se habló. Aunque además de Alberto Fernández, tendrán continuidad asegurada, en los mismos u otros cargos: el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zanini; el canciller, Jorge Taiana y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. A ellos se sumó en las últimas horas el nombre del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, dijo otra fuente.

No hay, además, fecha para anunciar de los futuros ministros. "Se dilatará lo más que se pueda, y con el factor sorpresa como determinante", afirmó la fuente.





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?