Edición Lunes 19 de mayo de 2008

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Santo Tom&eacute: SATO-02
�Quién fue Chapeaurouge?

En las últimas semanas hemos repetido el apellido Chapeaurouge, nombre de la calle de nuestra ciudad que le hace honor a uno de los profesionales pioneros, que aportaron su granito de arena para que Santo Tomé creciera como pueblo y de a poco fuera cobrando su propia fisonomía urbana. Nacido en Buenos Aires el 18 de enero de 1846, Carlos A. Chapeaurouge, obtuvo el título de ingeniero civil en la universidad de dicha localidad, realizó posteriormente trabajos que le dieron merecido renombre y notoriedad, entre los que se puede mencionar la traza del ejido urbano de la localidad serrana de Tandil.

Justamente, basado en esa labor, el gobernador Nicasio Oroño, en ese momento al frente de la provincia de Santa Fe, se decidió a contratar los servicios de Chapeaurouge para realizar el plano catastral de las colonias establecidas en la provincia. Fue entonces que, ya radicado en nuestra zona, resultó electo diputado por el departamento San Jerónimo, pero no pudo ejercer el mandato debido a que fue declarada nula su elección por considerárselo ""súbdito francés" (su apellido original era de Chapeaurrouge), pintoresco decreto con el que se "escondía' el verdadero motivo de lo resuelto y que era su actuación política en favor de Oroño, para lo cual Chapeaurouge hasta había fundado el periódico El Fénix.

No obstante aquellas dificultades, en 1871 Chapeaurouge fue designado como agrimensor del Departamento Topográfico de la provincia -siendo Simón de Iriondo el gobernador-, función que cumplía cuando delineó la traza de Santo Tomé. Atento a ello, el 12 de setiembre de 1872 fue elegido miembro de la comisión fundadora del pueblo de Santo Tomé, cargo que no llegó a cumplir en forma oficial por impedírselo sus ocupaciones en el proyecto del ferrocarril a las colonias (lo reemplazó Baltasar Pelegrín), tal cual lo narra y lo recuerda el historiador Andrés Roverano en su obra "Santo Tomé, el paso histórico de Santa Fe de la Vera Cruz". Al poco tiempo se radicó de manera definitiva en Buenos Aires, provincia en la que siguió concretando trabajos de real fuste, como las delineaciones de Mar del Plata, Arrecifes y Campana, hechos que en 1889 lo llevaron a publicar el plano catastral de la República Argentina. En 1916 presidió el Primer Congreso Nacional de Ingeniería, después de dirigir la construcción de las líneas de los tranvías Lacroze en Capital Federal. Falleció el 10 de octubre de 1922.





Necrológicas Anteriores