Edición del Viernes 30 de enero de 2009

Edición completa del día

El premier turco dejó Davos y prometió que ya no regresará - Edición Impresa - Aldea Global - Internacionales Aldea Global

DISCUSIÓN CON EL PRESIDENTE DE ISRAEL

El premier turco dejó Davos y prometió que ya no regresará

Al retornar a su país fue criticado por la oposición y aplaudido por un sector de la población. Hamas lo felicitó por la actitud. Desde Israel niegan que Shimon Peres le haya pedido disculpas.

El premier turco dejó Davos y prometió que ya no regresará

Shimon Peres observa confundido la silla que el turco acaba de dejar vacía.

Foto: AFP

De la Redacción de El Litoral

ellitoral@ellitoral.com

AFP/EFE

El enojo del primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan en Davos (Suiza), tras una acalorada discusión con el presidente israelí Shimon Peres, fue recibida con satisfacción por el grupo Hamas, con titulares en los diarios de Oriente Medio y una recepción triunfal en su país.

El presidente de Israel alzó la voz y señaló con el dedo a Erdogan al preguntarle, durante un debate sobre Oriente Medio en el marco del Foro Económico Mundial, cómo reaccionaría si todas las noches cayeran cohetes en Estambul.

Al ser interrumpido cuando le respondía, hacia el final de este debate en presencia de Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, y de Amer Musa, secretario general de la Liga Árabe, Erdogan abandonó repentinamente la sala, prometiendo no volver jamás a Davos.

“Creo que no regresaré a Davos, porque ustedes no me dejan hablar. El presidente habló 25 minutos, y yo sólo tuve la mitad”, exclamó indignado. Más tarde, Peres “lamentó el incidente” durante una conversación telefónica, dijo Erdogan a la prensa cuando regresó a Turquía.

Por su parte, la presidencia del Estado en Israel desmintió categóricamente que Peres hubiera pedido disculpas a Erdogan, como anunció la agencia turca Anatolia. “Esa afirmación carece de todo fundamento”, declaró a la AFP la portavoz de la presidencia, Ayelet Frish.

El rarísimo gesto que tuvo lugar en el selecto recinto del Foro Económico Mundial provocó reacciones en Turquía. La oposición le reprochó a Erdogan lo que consideró un acercamiento al movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza, en detrimento de Israel, el principal aliado de Ankara en la región.

“Erdogan arruinó el prestigio internacional de Turquía. Apoyar la causa palestina es una cosa, pero respaldar al Hamas es otra”, comentó Onur Oymen, vicepresidente del principal partido de oposición CHP, en el canal de información NTV.

“Erdogan se presentó como el portavoz de una organización considerada terrorista”, indicó este ex embajador y número dos de la diplomacia turca.

A su regreso a Estambul, Erdogan quiso justificarse. “Yo no soy un jefe de tribu, soy el primer ministro de Turquía. Hice lo que debía hacer”, afirmó.

Al ser criticado por su falta de delicadeza frente a un dirigente de 85 años, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, Erdogan respondió: “Yo no vengo de la diplomacia, soy un político”.

En cambio, su gesto fue recibido con agrado por sus partidarios en Turquía y fue comentado con grandes titulares por la prensa árabe.

Hamas saludó el gesto de Erdogan, rindiendo “homenaje a la valiente posición del primer ministro turco”, según indicó el portavoz de esta organización islamista, Fawzi Barhum, en un comunicado.

“Consideramos su salida de la sala como una expresión de apoyo a las víctimas del Holocausto perpetrado por los sionistas”, agregó.

2.jpg

Recep Tayyip Erdogan se quejó porque no lo dejaron hablar lo suficiente.

Foto: AFP



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores