Edición Viernes 10 de julio de 2009

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Expedición amazonas

El rey del amazonas

 

Les contamos algunos detalles del Tucunaré, el pez emblemático de la selva amazónica, famoso en el mundo entero por su combatividad y valor deportivo. La expedición a bordo del barco hotel buscará capturar ejemplares comunes con esta época del año, con un peso entre 6 y 12 Kilogramos.

Gustavo Recce

aventura@ellitoral.com

Sabido es que además de nuestro glorioso Dorado, algunos ríos sudamericanos están habitados por otros peces no menos combativos, como el caso del Tucunaré, al que con solo nombrarlo nos basta para identificar la pesca con los innumerables ríos y lagos formados por el caudaloso río Amazonas.

La selva amazónica nos ofrece una variedad de peces increíble. Los de mayor porte se alimentan básicamente de los más pequeños, característica que le brinda al pescador deportivo mayores posibilidades cuando hablamos de capturas; lanzar nuestro señuelo implica poder enganchar cualquiera de las especies predadoras que pueblan los ríos brasileños.

Un pez que se ha caracterizado por su fiereza al momento de buscar alimento es el Tucunaré, llamado en los Estados Unidos como Peacock Bass. Debido a la forma de su ataque, movimientos y saltos acrobáticos que realiza para librarse del señuelo, constituye una de las especies cuya pesca es de las más apreciadas en aquellos territorios.

El Tucunaré es extremadamente agresivo dentro de su territorio y entran en un frenesí de alimentación cuando observan un señuelo en proximidad a sus crías (éstas se esconden en las bocas de los padres para protegerse cuando el peligro está presente), o cuando son atacados por otras especies. Una clave para el éxito en su captura es estar alerta ante la presencia de peces alimentándose y estar preparado para hacer lanzamientos precisos a esa zona.

Pescarlo con caña es una tarea extremadamente ardua, por lo que es indispensable estar preparado para largas jornadas de lanzamientos, en algunos casos a un punto determinado, en otros siguiendo a nuestro blanco presentándole los señuelos hasta que los ataque. Estar alerta siempre, estudiar el agua y evaluar las condiciones del entorno son reglas fundamentales. Lo que es absolutamente cierto en esta y todas las pescas es que mientras más lancemos nuestros esfuerzos serán mejor remunerados

Las características hasta aquí descriptas, sumadas a las maravillas que pueden apreciarse en la selva amazónica virgen, hacen de la pesca del Tucunaré una experiencia inolvidable.

///

EL DATO

 

Avistaje

Otra de las interesantes actividades que el pasajero tiene a disposición durante la estadía en la selva amazónica es el avistaje de aves. Del mismo modo, se puede realizar una caminata por la selva para apreciar la flora y fauna salvaje.

missing image file

Una pintura, el Tucunaré es realmente un pez buscado no solo por su combatividad sino por su belleza y colorido.

Foto. Gentileza Jaime Ríos.

missing image file

el barco

El Maruaga será la nave madre que nos albergará en la expedición, la que abordaremos inmediatamente después de ser recogidos en el aeropuerto de Manaos.

Con 30 m. de eslora, el barco hotel tiene una capacidad para 16 pasajeros, quienes se distribuyen en 8 camarotes dobles con aire acondicionado, baño privado con agua fría y caliente y un comedor con capacidad para la misma cantidad de comensales, donde se sirven tres comidas diarias: desayuno, almuerzo y cena.

El crucero recorre las aguas de los ríos Negro y Jumá; este último representa el destino final de la aventura.

Acompañan a la embarcación madre 8 pequeños botes que solo tienen capacidad para 3 tripulantes –dos pasajeros y el guía-, equipados con motor de 25 hp.

Todas las mañanas a partir de las 6, el guía recoge a los visitantes para la sesión de pesca hasta el mediodía, momento en el que se interrumpe la acción para regresar al barco para almorzar y descansar; por la tarde la rutina se repite para probar suerte hasta la caída del sol.



Necrológicas Anteriores