Edición del Lunes 20 de julio de 2009

Edición completa del día

De viejo foso a banco modelo - Edición Impresa - Deportes | Fixture | Resultados Deportes

Colón: recuperan uno de los sectores más antiguos del estadio

De viejo foso a banco modelo

Será un sector VIP de la platea baja. Y los bancos de suplentes tendrán una estética innovadora y mucha comodidad. Los socios sabaleros estarán al lado. “Queremos jerarquizar el Brigadier para la Copa América”, aseguran. Con esta nueva fisonomía a la europea, los hinchas que se ubiquen en ese sector del estadio, a ras del piso, “compartirán” el partido con los técnicos y suplentes de los equipos.

De viejo foso a banco modelo

Ignacio Andreychuk

iandreychuk@ellitoral.com

Ahí, donde se sienten los tapones por el césped, los “topetazos” en el medio de la cancha cuando el partido pide poner todo. Allí, en el viejo foso de Colón, donde se late bien fuerte cada vez que juega el sabalé, habrá una remodelación total de ese sector de la platea baja y los bancos de suplentes.

En una decisión que atiende directamente la intención de Colón de mejorar algunos aspectos estructurales, la comisión directiva del club puso en ejecución esta modificación de los bancos de suplentes que en su proyecto incluye un sector VIP para los colonistas, con exclusividad de cercanía con entrenador del plantel profesional y los jugadores, además de ser un punto estratégico para observar las alternativas del juego.

¿Cuándo estará listo?, ni bien comience a rodar el balón de la temporada 2009-10. Es decir, si el martes próximo, que se publicará el fixture del Torneo Apertura, a Colón le toca de local, los sabaleros podrán contemplar una moderna obra en una zona muy antigua del Cementerio de los Elefantes.

Pensando en 2011

Marcelo Maglianesi, secretario general de Colón, habló con El Litoral a propósito de esta reforma en el estadio.

“Hay un plazo de obra y deberá estar terminada para el inicio del torneo, porque si no, no nos sirve de nada, ¿o dónde se van a sentar el técnico y los jugadores? (se ríe)”, bromeó el directivo sabalero. Y agregó: “Todas estas obras giran en torno de lo que está pensado para la llegada de la Copa América 2011. Ahora recuperamos un sector de la platea foso que está medio muerto, lo optimizamos y le damos una mayor comodidad al cuerpo técnico y los suplentes. Además hay que pensar que son siete los relevos, más el técnico y los colaboradores. Cuando Argentina vino a jugar acá contra Panamá, nos dimos cuenta de que era una obra que no se podía demorar más”.

Asimismo, Maglianesi comentó: “En su momento también lo consultamos con Mohamed y su cuerpo técnico. La idea nació del presidente de la institución y la fuimos trabajando como para, de a poco, jerarquizar el estadio Brigadier López. Esto tiene que estar terminado en poco tiempo, por una cuestión lógica de que arranca el nuevo campeonato. Otra cosa que hicimos fue hablar con distintos técnicos del fútbol argentino para saber un poco más acerca de su facilidad de movimiento dentro del campo de juego”.

Respecto del ofrecimiento que se le hará a los socios sabaleros, el secretario general del club explicó: “Hay dos o tres ideas dando vueltas, que lo está manejando la tesorería de Colón junto a otros dirigentes. Está la intención de vender ese sector VIP en forma corporativa para empresas, porque es una zona que las cámaras toman permanentemente, o bien darle esa exclusividad a los socios que deseen estar lo más cerca posible del técnico y los suplentes. Inclusive, hasta le podrá dar algunas indicaciones al Turco Mohamed (risas). Pasa que la vista va a ser muy buena, así que habrá una diferencia por parte de quien se siente allí”.

Luego dijo: “Para más adelante, tenemos la firme intención de hacer la gran reforma del estadio.

Pero todavía falta; el presidente Lerche tiene que reunirse con Grondona y otras personas en Buenos Aires, además del gobierno nacional, provincial y municipal. Reitero que todo está pensando para la llegada de la Copa América, en 2011”.

Al finalizar, Maglianesi manifestó: “Y estamos con las obras en la pensión del predio, en esta de la platea foso y en la concreción, en un futuro cercano, de un microestadio para la cancha auxiliar, que ni bien terminemos acá (por la obra actual) encaramos esta tribuna”.

A fondo

El arquitecto Francisco González, al frente de la actual modificación en el Cementerio de los Elefantes, le comentó a El Litoral algunos detalles respectivos de la obra.

“Tomando lo que es la plantilla completa de lo que llamamos platea foso, la dividimos en tres tercios: los dos tercios de los bordes van a quedar para el público con algún grado de ubicación preferencial o mejorada, con una separación detrás que la aisle de la circulación general de la platea; y en el tercio central, nos mudamos directamente con los bancos de suplentes para dejar liberado totalmente el campo de juego, y que los relevos estén en una posición un poco más elevada, porque antes casi no se veía el lado este de la cancha debido a la poca altura que tenía”, resumió González.

Más adelante señaló: “La forma de ejecución será a través de un puente sobre el foso en todo ese tercio central, pero que quedará terminado con una cobertura de césped sintético de manera tal que se vea todo como una alfombra verde. Las nuevas butacas de los bancos de suplentes también serán mejores, ya apuntando a lo que nos tocará vivir en 2011 con el estadio Brigadier López como subsede de la Copa América”.

“Pancho” González también recordó: “Esta idea surgió a partir de una inquietud del presidente Lerche. Él había dicho lo que quería hacer en esa zona del estadio y esbozó más o menos lo que pretendía. Entonces comenzamos a evaluar la factibilidad técnica hasta que lo pudimos concretar”.

“En resumen, con esta obra se busca optimizar los bancos de suplentes y mejorar la zona de platea baja. Todo estará aislado por un policarbonato transparente en todo el largo de la platea, y a vez, en el sector de los palcos aparece una segunda aislación con otro policarbonato transparente que ya genere un efecto de cubierta”, cerró el arquitecto.

2.jpg

Presente y futuro. En la primera imagen, los obreros empiezan a enmarcar lo que será un sector renovado en su totalidad del estadio Brigadier López. En la foto siguiente, se ve en forma virtual cómo quedaría la obra terminada.

Fotos: Amancio Alem/Gentileza Colón

/// EL DATO

Transformaciones.

La cancha de Colón tuvo, históricamente, el sector oficial de cemento oeste, cuyas transformaciones se dieron en la segunda mitad de la década del “70 con la construcción de los palcos, que luego se volvieron a remodelar en los “90. La vieja tribuna de madera de la “Santa Rosa de Lima”, del sector norte, dio paso allá por 1975 y bajo la conducción de Eugenio Marcolín, a la actual tribuna de cemento. El sector sur fue el paso siguiente, cambiando la tribuna de madera por la de cemento con la que se recibió el ascenso en 1995. Por último, Vignatti le dio al estadio la cara más nueva y espectacular: la tribuna este. Con la colaboración de Darrás y Fleming, en aquel entonces, Colón reinauguró su estadio en 2001 con una capacidad para 32.000 espectadores en aquel recordado encuentro ante Nueva Chicago, que no terminó por la seria lesión de Migliónico. Hoy, esta nueva obra y las que seguramente vendrán, le darán un cariz más particular.

/// análisis

Aspiraciones

Enrique Cruz (h)

La designación de la cancha de Colón como subsede de la Copa América es un hecho histórico para la ciudad, sin lugar a dudas. Nunca hubo antes un acontecimiento futbolístico de semejante magnitud, razón por la cual debe ser tratado como un acontecimiento excepcional en todo sentido.

Colón, desde los tiempos de Vignatti, siguiendo por Darrás y continuando con Lerche, hizo grandes esfuerzos para cambiar aquella vieja cancha de frías tribunas de madera en la mitad de su extensión. La última vez que se le había realizado algo importante a la cancha fue en los tiempos de Marcolín (la tribuna norte), a mediados de los ‘70. Luego pasó mucho tiempo, casi 20 años, hasta que se empezó a remodelar de verdad el Cementerio de los Elefantes hasta llegar a esta realidad que enorgullece, sin dudas, a los hinchas sabaleros.

Pero la cancha de Colón necesita todavía de obras que son trascendentes y necesarias. No sólo la bandeja norte (y si llega la sur, para cerrar el anillo, mejor), sino otras mejoras que a la actual dirigencia le quitan el sueño. Por ejemplo, modificar el sector del ingreso de la gente a los palcos y plateas y el estacionamiento interno.

Colón tiene previsto hacer el esfuerzo económico y de hecho lo está concretando con esta obra en el viejo foso. Pero la institución sola no podrá con todo lo que es necesario para que Santa Fe presente a América (y al mundo) un estadio con las mayores comodidades posibles, algunas no visibles pero no por eso intrascendentes o secundarias.

Alguien influyente debería recoger el guante y tomar cartas en el asunto para ayudar a Colón. Después de todo, el retorno para la ciudad será muy importante en esas dos semanas que durará la competición.

ESPECIAL PARA EL LITORAL

OTRA MIRADA

Un sector

preferencial

Germán Lerche (*)

La obra en esa parte del Brigadier López intenta recuperar uno de los sectores más viejos del estadio, construyendo una nueva estructura de bancos de suplentes.

De esta manera, los bancos quedarán como los mejores en los estadios del fútbol argentino. A su vez, pretendemos recuperar el sector lateral de plateas fosos, que será un sector preferencial para los colonistas que deseen presenciar el partido desde allí, ya que se podrá ver el partido desde la misma distancia que quienes están en los bancos de suplentes.

Ese sector estará separado del resto de la platea oeste por acrílicos y tendrá un acceso propio. Se recuperará el sector de las plateas fosos con trabajos de albañilería y pintura, y cada platea tendrá una cobertura por sobre el actual asiento de cemento.

Por estas horas, la comisión directiva estudia los valores que tendrán la venta anual de cada platea, pero su precio estará en orden al sector preferencial generado.

En cuanto a la identidad de la obra, el objetivo es lograr una amplitud de la cancha sacando los bancos de suplentes de adentro. Queremos hacerlo con un modelo que sea similar al de los mejores estadios europeos y recuperar el espacio lateral de plateas fosos, de poca venta en forma anual, como sector preferencial VIP.

Quienes adquieran su lugar en ese sector, verán el partido al lado de los bancos de suplentes. Se pondrán a la venta en forma conjunta con la renovación de las plateas y palcos. La obra estará terminada para su puesta en funcionamiento para el comienzo del Torneo Apertura. Será algo muy novedoso para todos los colonistas.

(*) Presidente de Colón.

a.jpg
3_aa.jpg

Hasta el mínimo detalle

“La forma de ejecución será a través de un puente sobre el foso en todo el tercio central de la platea baja reformada. Quedará terminado con una cobertura de césped sintético”, explicó el arquitecto González. Aquí se ve el avance. El trabajo de los obreros se hizo en forma acelerada durante la semana pasada, aprovechando el buen tiempo. Obviamente, la idea es tenerlo terminado antes del inicio del campeonato, en principio previsto para el tercer fin de semana de agosto. Esta obra es un viejo anhelo de la dirigencia rojinegra, que tiene el proyecto en carpeta desde el año pasado.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?