Edición del Jueves 20 de agosto de 2009

Edición completa del día

El oficialismo buscaba convertir en ley las facultades delegadas - Edición Impresa - Política | Economía Política

En el Senado

El oficialismo buscaba convertir

en ley las facultades delegadas

La sesión se inició sobre el mediodía, a puertas cerradas y con dirigentes rurales manifestándose afuera contra las retenciones. Se aprobó la emergencia agropecuaria y también se iba a discutir sobre superpoderes.

De la redacción de El Litoral

politica@ellitoral

El Senado inició a las 11.50 la sesión en la que, entre otros temas, debía tratar la prórroga por un año de las facultades delegadas, que incluye la potestad que del Poder Ejecutivo de fijar retenciones a exportaciones del agro, y la limitación de los superpoderes.

La sesión se inició con quórum estricto, con 37 senadores en el recinto, presidida por el vicepresidente, Julio Cobos, con la aprobación de pliegos de ascensos militares y la sanción definitiva a un régimen especial de jubilación para los docentes universitarios, que permitirá garantizar la movilidad de los haberes de los pasivos y permitir la opción de seguir en la docencia hasta los 70 años de edad.

Luego se convirtió en ley la creación del Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios, por el cual se establece un fondo mínimo de 500 millones de pesos, aunque el radicalismo pedía que el monto se duplicase. Inmediatamente, el Senado sancionó en forma definitiva una serie de proyectos, ya aprobados por Diputados, que declaran zonas de desastre y emergencia distintos puntos del país afectados por la sequía y fenómenos naturales.

Sin faro

Pero naturalmente, el tema que concentraba la atención en la extensa jornada parlamentaria que se iniciaba, era el de las facultades delegadas, que el oficialismo, con los 38 votos que contabilizaba -apenas uno más de lo necesario- esperaba convertir en ley.

El senador radical Gerardo Morales admitió este mediodía, minutos antes de que el debate comenzara en el recinto, que hasta ese momento “no daban los números” para rechazar la delegación de facultades, y acusó a los legisladores justicialistas de “quedarse en el Frente para la Victoria, por lo cual fortalecen” al oficialismo.

Morales analizó que “el gobierno está aprovechando esta mayoría transitoria que tiene hasta el 10 de diciembre y no le interesa el resultado de la elección última del 28 de junio, y sigue avanzando. El problema está adentro del peronismo, porque acá sí se hubiera parado un justicialismo disidente o (Carlos) Reutemann se hubiera parado como un faro de atracción de una alternativa dentro del peronismo, hoy habría muchos legisladores que nos estarían acompañando”.

A puertas cerradas

El debate se inició en medio de fuertes críticas del agro y a puertas cerradas, conforme se decidió ayer en la reunión de labor parlamentaria, y como “medida de seguridad”. El mismo criterio con el cual se montó un fuerte operativo policial alrededor del Congreso, donde representantes de las entidades ruralistas reclamaban en vano ingresar al recinto y cortaban la avenida Entre Ríos.

El oficialismo consiguió el quórum sumando aliados a los legisladores propios, ante la negativa de la oposición a colaborar con la búsqueda del número mínimo exigido para sesionar. Hasta último momento, la sesión estuvo en riesgo, ya que se sospechaba que las bajas oficialistas -entre ausentes y enfermos- no permitirían contar con suficientes bancas ocupadas.

El proyecto oficial de prórroga por un año de las facultades delegadas por el Congreso a favor del Poder Ejecutivo iba a ser defendido en el recinto con el argumento de que la iniciativa aprobada por Diputados marca recortes sobre la legislación actual, porque reduce de tres a un año su vigencia y limita la subdelegación de las facultades entre organismo oficiales.

Las potestades cedidas por el Poder Legislativo pasaron a formar parte de 1901 leyes que nunca fueron revisadas, pese al mandato expreso de la Constitución reformada de 1994 que ordenó realizar de un digesto en cinco años, que fue sucesivamente prorrogado cada tres años, y ahora vence el 24 de agosto.

La oposición se niega a sancionar la norma en esas condiciones y pide el retorno al Congreso de esas facultades, entre las que figura la de fijar retenciones agropecuarias al agro, la principal bandera levantada en estos días por las organizaciones el campo y los partidos que enfrentan al gobierno.

Una vez debatidas las facultades cedidas por el Parlamento, la agenda contempla la discusión del proyecto gubernamental que fija un techo del 5 por ciento a las facultades del jefe de Gabinete para reasignar partidas contempladas para otros objetivos en el Presupuesto Nacional. En este caso, el Senado aspiraba a darle media sanción y remitirlo a Diputados.

El oficialismo buscaba convertir en ley las facultades delegadas

La reunión estuvo cerca de fracasar por falta de quórum. El kirchnerismo contabilizaba 38 votos -apenas uno más de lo necesario- para imponer la prórroga de la delegación de facultades por un año.

Foto: Archivo El Litoral

La senadora Roxana Latorre, a quien su par Carlos Reutemann expulsó del bloque que ambos integraban, advirtió hoy que nadie debe creer que de ahora en más votará “en una dirección contraria” a la del legislador, en tanto acusó a la Sociedad Rural de Santa Fe de “promover” la salida anticipada de la presidenta Cristina Fernández.

Latorre, quien desató la dura reacción de Reutemann por firmar el dictamen de la prórroga de las facultades delegadas que hoy trata el Senado, admitió que al santafesino “le asiste el derecho de enojarse”, pero reivindicó sus atribuciones para actuar con “cierta libertad” en la práctica parlamentaria.

Además, sorpresivamente, Latorre apuntó contra la Sociedad Rural de Santa Fe, al acusarla de “iniciar” y “promover” la “fenomenal entelequia de sectores sumamente reaccionarios” que aspiran a que “los Kirchner se vayan ya”.

La senadora sostuvo que en un escenario de “crispación y ansiedad” como el que atraviesa la sociedad argentina “yo voy a seguir defendiendo los intereses del sector agropecuario, porque es defender los intereses de mi provincia”.

Reutemann decidió ayer expulsar del bloque Santa Fe Federal a su histórica socia para alejar sospechas de cualquier acuerdo con el gobierno nacional. Pese a la pública reacción del ex gobernador de Santa Fe, Latorre intentó minimizar el gesto: “No me echó del bloque, se iba a armar un bloque independiente, él armó Santa Fe Federal y yo, Federalismo Santafesino”, esgrimió. Y, de inmediato, alertó: “¿Alguien piensa que yo voy a votar en una dirección contraria a la de Reutemann?”.

La senadora reiteró que tiene la “tranquilidad interna” de que con su firma no habilitó el tratamiento en el recinto de las facultades delegadas al Ejecutivo porque, según insistió en argumentar, el oficialismo igual tenía los votos necesarios para abrir el debate.

Para Latorre, “lo más duro es la repercusión desmedida que se le dio a esto. Conversé largamente con el senador Reutemann, quien no está enojado conmigo, está consternado por la repercusión que esto tuvo. El hubiera querido quizás que yo suscribiera un dictamen de minoría o que no firmara ningún dictamen”, señaló.

Cuando se le señaló que era inocultable el malestar del santafesino, la senadora finalmente admitió: “Le asiste el derecho de enojarse; además -añadió-, no es que yo le estoy consultando paso a paso cada movimiento dentro de una comisión. Conversamos el lineamiento grueso, pero se supone que uno tiene cierta libertad dentro de una comisión”.

Latorre contra “reaccionarios”

/// LA CLAVE

Firma

El oficialismo no hubiera podido tratar hoy la delegación de facultades -entre ellas, la de fijar retenciones agropecuarias- sin la firma de Roxana Latorre en el dictamen de la comisión de Asuntos Constitucionales. Es más, probablemente ni siquiera hubiera tenido ya tiempo de tratarla, puesto que el próximo lunes 24 vence el plazo de vigencia. No es cierto que el tratamiento estuviese habilitado cuando Latorre suscribió el dictamen: a la imprescindible octava firma la puso ella. La novena, del pampeano Rubén Marín, llegó más tarde, cuando -entonces sí- el tratamiento estaba asegurado. Por eso, la “disidencia total” y el anticipado voto en contra en el recinto de Latorre son, a estos efectos, intrascendentes. Lo único que el kircherismo necesitaba era esa firma. Y ahí está.

2_GD.jpg


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?