Edición del Sábado 28 de noviembre de 2009

Edición completa del día

Muebles para disfrutar del aire libre - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

Muebles para disfrutar del aire libre

Muebles para disfrutar del aire libre

Antes de comprar mesas, sillas u otros accesorios, conviene tener en cuenta cuál es el espacio disponible y qué materiales conviene instalar de acuerdo al clima.

FUENTE. ESTILOYHOGAR.COM. FOTOS. EL LITORAL.

Cuando nos planteamos la decoración de los espacios que rodean la casa, tenemos que considerar varios factores. Uno de ellos es adecuar nuestras intenciones a la cantidad de metros con los que contamos para lograr cierta armonía visual. Podríamos cometer un error al querer ubicar demasiados elementos en el jardín, lo cual produciría un efecto de saturación; justo lo contrario de lo que se quiere conseguir.

Así pues, es posible aprovechar el terreno de una forma inteligente otorgando prioridad a los detalles. Es mejor lucir pequeños núcleos de interés equilibradamente dispuestos que cargar demasiado el ambiente sin orden. Este fin es fácil de alcanzar, por ejemplo, si la parte más cercana a la pared de la casa es convertida en un comedor al aire libre. Lo único que tendremos que hacer será adquirir un conjunto de mesa y sillas. Si necesitamos este espacio de día, cuidaremos de comprar mobiliario plegable.

Al margen de las cuestiones estéticas y de estilo, existe un aspecto que se suele pasar por alto, incluso después de haber adquirido todo el mobiliario y el resto de accesorios de exterior. La mayoría no considera las condiciones climáticas de la zona en la que habitan y se lanzan a comprar muebles que, una vez instalados, no resisten las inclemencias del tiempo ni el paso del mismo.

MADERAS MÁS RECOMENDADAS

Si existe un material utilizado hasta la saciedad en la industria del mueble, ése es la madera. Los diferentes tipos de esta materia prima tienen características propias, así que tendremos que tener en cuenta que no todas las maderas son iguales en resistencia. Lo que buscamos es que los muebles permanezcan fuertes ante las condiciones adversas que se puedan presentar, como el sol intenso o la lluvia.

De cara a la intemperie, el pino y la haya son impensables. Su delicada composición no soporta la acción de los agentes externos y pronto veríamos cómo se afea su apariencia exterior. Tendríamos que invertir en protectores como barnices o ceras para mantener la belleza natural de estas maderas. Si queremos ahorrarnos esfuerzos y disgustos, lo mejor es adquirir muebles en madera con el poro más cerrado como la solicitada teca.

La madera de teca es una de las más estables y, en consecuencia, una de las más utilizadas en todo el mundo. La especie Tectona grandis es la encargada de suministrar la madera con la que después se construirán multitud de objetos. Los núcleos más importantes se localizan en Tailandia, India, Birmania e Indochina. Comparada con otras maderas, supera en peso a la caoba, mientras que el roble es más ligero.

HIERRO EN EL JARDÍN

El hierro forjado es muy apreciado por la versatilidad con la que se adapta tanto a espacios interiores como a exteriores. Desde románticos cabeceros de cama hasta elegantes celosías, pasando por ser el perfecto anfitrión de comidas celebradas en el jardín. Por otro lado, su probada resistencia al uso y al paso del tiempo, lo ha convertido en protagonista excepcional de un gran número de exteriores.

Además de tener la moda actual de su lado, este material nos concede otra gran ventaja relativa a su conservación. El mantenimiento del mobiliario realizado en hierro forjado es el que menos esfuerzo nos exigirá para lucir siempre en perfecto estado. Podemos aprovechar la llegada del otoño para lijarlo y aplicarle una capa de antioxidante. En función de la zona en la que vivamos, tendremos que darle una mano de pintura cada año y medio o años.

Aunque al principio puede resultar poco cálido, el hierro forjado es más confortable de lo que pensamos a primera vista. Lo único que tendremos que hacer para aportarle un toque personal es combinarlo con tapicería. El catálogo de telas disponibles dentro del mercado es muy amplio, pero siempre realizaremos nuestra elección basándonos en el criterio de la calidad.

Si aún así no nos convence, apuntaremos al mimbre y otras fibras naturales, pero tendremos que protegerlas bajo un toldo o pérgola.

es posible aprovechar el terreno de una forma inteligente otorgando prioridad a los detalles. Es mejor lucir pequeños núcleos de interés equilibradamente dispuestos que cargar demasiado el ambiente sin orden.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores