Edición del Lunes 14 de diciembre de 2009

Edición completa del día

El que pierde último... grita ¡Banfield campeón! - Edición Impresa - Deportes | Fixture | Resultados Deportes

El Taladro rió al final: consiguió su primer título en la Primera División argentina


El que pierde último... grita

Terminó el Torneo Apertura 2009 y hay un ganador: a pesar de perder por 2 a 0 con Boca en la Bombonera, el equipo de Falcioni dio la vuelta. La derrota de Newell’s en Rosario posibilitó el festejo albiverde. Es el “capo” del sur.

El que pierde último... grita ¡Banfield campeón!

Una postal histórica

Para el recuerdo: el eterno Lucchetti levanta la copa del Torneo Apertura que ayer consiguió Banfield en cancha de Boca.

Foto: Télam

Redacción de El Litoral

deportes@ellitoral.com

Télam

Banfield se consagró campeón por primera vez en sus 113 años de historia, pese a perder merecidamente con Boca Juniors por 2 a 0, en la Bombonera, en la 19na. y última fecha del Torneo Apertura.

La estrepitosa caída de Newell’s Old Boys ante San Lorenzo, por idéntico marcador en Rosario, le permitió a los dirigidos por Julio César Falcioni conservar la ventaja de dos puntos y festejar el título.

El goleador Martín Palermo anotó los dos goles de Boca, con lo cual cortó una sequía personal de 748 minutos, la más prolongada de su exitosa campaña en el club. Banfield, de rotundo fracaso en su jornada consagratoria, se coronó campeón con 41 puntos, producto de doce triunfos, cinco empate y apenas dos derrotas. Fue el equipo con menor cantidad de derrotas y goles en contra (once).

Pelos de punta

Los nervios que gobernaron la previa de la definición del Apertura dominaron a Banfield en el arranque e inclinaron el partido en favor de un Boca mucho más relajado.

El principal aspirante al título asumió el juego con desorden táctico e imprecisiones como contracara de un rival al que le bastó con su prolijidad para administrar la pelota.

A diferencia de lo que se especulaba, el técnico Alfio Basile mantuvo la tradicional línea de cuatro defensores; ubicó a los juveniles Cristian Erbes y Nicolás Colazo en los costados de la línea media y le ordenó a Guillermo Marino una función de doble cinco adelantado.

Con ese dibujo, Boca controló a un Banfield ansioso y lo golpeó en la primera visita al área, favorecido por una imprudencia del lateral Julio Barraza, que rozó con su botín derecho el rostro de Nicolás Gaitán en una jugada dividida contra la línea de gol.

Palermo no claudicó en su costumbre de amargar a Cristian Lucchetti (es el arquero al que más le convirtió en el fútbol argentino, con 11 tantos) y conformó a una parcialidad “xeneize” que pedía ganar “cueste lo que cueste” desde el principio de la jornada.

Las noticias llegadas desde Rosario, que informaban sobre la derrota parcial de Newell’s, eran las únicas alentadoras para el hincha de Banfield que veía a su equipo desbordado por el devaluado Boca.

Hasta los 30 minutos, Banfield apenas se aproximó con un par de pelotas detenidas y el local estuvo cerca del segundo a los 24 cuando Marino, tras una gran corrida y una combinación con Colazo, no alcanzó a conectar de cabeza libre frente a Lucchetti.

Pero en los últimos 15 minutos, hubo síntomas de reacción, aunque insuficientes para el empate. Santiago Silva cabeceó alto a los 31 min., tras una triangulación entre Roberto Battión, Sebastián Fernández y Marcelo Quinteros.

Y a un minuto del descanso, el uruguayo Fernández contó con la chance más clara cuando remató desviado ante la salida de Roberto Abbondanzieri una pelota que Silva le bajó de cabeza.

Más de lo mismo

El intento de un juego más asociado en el segundo tiempo fue un espejismo de 14 minutos para Banfield, exactamente lo que tardó Palermo en anotar el segundo, tras capitalizar una pelota en el área que introdujo Gabriel Paletta y Silva no pudo despejar.

En ese lapso, los dirigidos por Julio Falcioni llevaron el desarrollo del juego al campo rival y contaron con un cabezazo de Víctor López, que estuvo cerca de transformarse en el empate.

El segundo festejo de Boca desmoralizó por completo a Banfield, cuya ilusión quedó absolutamente ligada a lo sucedido entre Newell’s y San Lorenzo.

Y Fabián Bordagaray, nuevo e involuntario héroe banfileño, garantizó la gloria cuando marcó el 2 a 0 de San Lorenzo en el Coloso del Parque Independencia.

Con los resultados definidos, el partido en la Bombonera ya no tuvo interés y sólo se esperó por el final para consumar la consagración de Banfield, justificada por todo lo hecho de la primera a la penúltima fecha.

/// SÍNTESIS

Boca Juniors 2

Banfield 0

Boca: Roberto Abbondanzieri; Hugo Ibarra, Julio Cáceres, Gabriel Paletta y Claudio Morel Rodríguez; Cristian Erbes, Ariel Rosada, Guillermo Marino y Nicolás Colazo; Nicolás Gaitán y Martín Palermo.

D.T.: Alfio Basile.

Banfield: Cristian Lucchetti; Julio Barraza, Sebastián Méndez, Víctor López y Marcelo Bustamante; Marcelo Quinteros, Roberto Battión, Walter Erviti y James Rodríguez; Sebastián Fernández y Santiago Silva.

D.T.: Julio César Falcioni.

Goles: en el primer tiempo, a los 7 min. Palermo (B), de penal. En el segundo tiempo, a los 14 min. Palermo (B).

Cambios: en el segundo tiempo, a los 15 min. Marchant por Quinteros (B); a los 18 min. Pablo Mouche por Palermo (B); a los 20 min. Cristian García por Rodríguez (B); a los 27 min. Santiago Ladino por Barraza (B); a los 32 min. Juan Krupoviesa por Marino (B) y a los 41 min. Sergio Araujo por Gaitán (B).

Estadio: Alberto Armando.

Árbitro: Diego Abal.

¡Banfield campeón!

El que pierde último... grita ¡Banfield campeón!

Para llorar

Newell’s tuvo una chance única de quedarse con el título, porque con la derrota del Taladro, la Lepra hubiese festejado si le ganaba a San Lorenzo.

Foto: Télam

Los festejos fueron en el florencio sola.

La consagración de Banfield en el Torneo Apertura de Primera División, la primera que obtiene en sus 113 años de historia, desató múltiples festejos albiverdes en las calles del sur bonaerense y, en especial, en el estadio Florencio Sola, donde se congregó el plantel para celebrar la gesta ante su propia gente. El título se consumó en la cancha de Boca Juniors, a pesar de la derrota sufrida por 2 a 0, pero el plantel entendió que esta gesta merecía ser disfrutada en un escenario propio y por eso la fiesta se trasladó al estadio banfileño. Más de 30 mil hinchas desbordaron la cancha de Peña y Arenales durante todo el transcurso del partido y luego fueron testigos de la vuelta olímpica que opera como símbolo tradicional de toda conquista deportiva.

Tuvo su chance y la desperdició

Manuel Monteserín, de nuestra agencia.- San Lorenzo venció por 2 a 0 a Newell’s Old Boys, en un emotivo cotejo jugado en el estadio Coloso del Parque Independencia de Rosario y le quitó la posibilidad de lograr el título del Torneo Apertura, que quedó finalmente en manos de Banfield, pese a perder por idéntico resultado en su visita a Boca Juniors.

No tuvo final este Newell’s de Sensini. Repitió errores en sus tres últimas presentaciones de local y entonces se quedó sin final para pelear por un campeonato por el que había realizado algunos méritos.

El equipo rojinegro no aprendió una lección básica del fútbol, como que un equipo se dimensiona desde atrás hacia delante, y es allí donde cometió los horrores que lo llevaron a perder ocho de los últimos nueve puntos como local.

Ayer, como ante Central y Arsenal, la defensa del equipo de Sensini dio ventajas muy pronto como para que su rival de turno, esta vez San Lorenzo, aprovechara profundos errores de la zaga ñulista, especialmente de Insaurralde y Quiroga, que le costaron un penal en contra, salvado magistralmente por Peratta tras la ejecución del “Kily” González, y luego una falla que dejó solo para un tiro muy bien ejecutado por Bordagaray, que superó al arquero local.

En la segunda mitad, el equipo rojinegro fue perdiendo peso en casi todo el terreno, se equivocó el técnico en los relevos, que no aportaron más que una mayor confusión, cuando se debía haber buscado algo de fútbol.

Minutos más tarde, llegó el segundo gol visitante y pudieron ser unos cuentos, mientras que la ofensiva de la Lepra se tornó cada vez más pobre, ya que no aparecían Formica ni Achucarro.

Quedó toda la sensación de que el equipo se fue quedando sin respuestas, tanto en lo futbolístico como en lo anímico. Aquello que se había logrado en parte frente a Central en el clásico, no estuvo frente a Arsenal y mucho menos ayer frente a San Lorenzo.

/// SÍNTESIS

Newell’s 0

San Lorenzo 2

Newell’s: Peratta; Roselli, Machuca, Insaurralde y Quiroga; Formica, Bernardi, Barrientos y Vangioni; Achucarro y Boghossian.

D.T.: Roberto Sensini.

San Lorenzo: Migliore; Aguirre, Civelli, Botinelli y Aureliano Torres; Pintos, Rivero, Leiva, Cristian González y Bazán; Bordagaray.

D.T.: Diego Simeone.

Goles: en el primer tiempo, a los 10 min. Bordagaray (SL). En el segundo tiempo, a los 22 min. Bordagaray (SL).

Cambios: en el segundo tiempo, a los 10 min. Mauricio Sperduti por Barrientos (N); a los 12 min. Franco Dolci por Quiroga (N); a los 13 min. Sebastián González por Bazán (SL); a los 27 min. Dening por Roselli (N) y a los 40 min. Santiago Prim por Cristian González (SL).

Incidencia: en el primer tiempo, a los 8 min. Peratta (N) le atajó un tiro penal a Cristian González.

Cancha: Newell’s Old Boys.

Árbitro: Héctor Baldassi.

Descontrol

Un fotógrafo, una simpatizante rojinegra y un policía resultaron heridos en los incidentes entre hinchas de Newell’s Old Boys y efectivos policiales ocurridos en las puertas de la tribuna popular local más cercana al hipódromo, a la finalización del partido que San Lorenzo ganó por 2 a 0.

El fotógrafo Francisco Guillén, del diario La Capital, recibió un piedrazo en la cabeza, lanzado por un simpatizante rojinegro y sufrió además irritación en los ojos por el gas pimienta arrojado por la policía, según contaron sus compañeros.

“Estábamos siguiendo los incidentes en la puerta de la tribuna del hipódromo cuando “Pancho’ recibió un piedrazo, que le rompió la cabeza, y además se le irritaron los ojos por el gas pimienta que tiró la policía”, contó un reportero gráfico.

En el anterior partido como local, cuando Newell’s perdió con Arsenal, los plateístas locales agredieron a Marcelo Lewandowski y Marcelo Araujo, los periodistas de Canal 7, a quienes les destrozaron los vidrios del auto en el estacionamiento, así como al periodista radial Héctor Cainelli, a quien le hirieron en la cabeza con un piedrazo, en el palco de prensa de la platea de la vieja visera.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Lunes 14 de diciembre de 2009
tapa
Necrológicas Anteriores