Edición del Sábado 13 de marzo de 2010

Edición completa del día

Siete años sin aplicar la ley para controlar desarmaderos - Edición Impresa - Opinión Opinión

Siete años sin aplicar la ley para controlar desarmaderos

Fabricio Javier Abasto (*)

Hay días en que me despierto con la ilusión y el optimismo de creer que algo cambió. Sin embargo, las noticias de la mañana me devuelven a la realidad, y me pregunto: las políticas de inseguridad vial, ¿tendrán un propósito? Mientras más vehículos retorcidos dados de baja haya, se justifica el tráfico incontrolado de autopartes de automotores usadas. Pero sería descabellado pensar esto, cuando se está hablando de vidas humanas. Entonces, ¿quién ejerce de contralor del circuito, que es el siguiente?: compra del vehículo siniestrado, transporte del mismo (sea de la compañía de seguros o del lugar de guarda), desarme, transporte de las autopartes a los locales de venta y/o depósitos, reciclaje del material inutilizable. Por supuesto, todos éstos, habilitados por el Registro Único de Desarmaderos y Actividades Conexas (Rudac) y en el territorio provincial por el Registro de Desarmaderos (Rede), a cargo del Dr. Santiago Lemos.

Ahora bien, en concordancia con el Dr. Juan Andrés Dannola, redactor del trabajo “Control e investigación de los desarmaderos y sus actividades conexas”, se deben tener operadores calificados y con un conocimiento acabado de las normativas aplicables al rubro, iniciar un primer control a fin de cuantificar el stock de repuestos en los comercios, y en una segunda inspección, controlar el movimiento de dichos repuestos, con los libros de ingresos y egresos de vehículos para desarme y sus piezas recuperables (con su respectiva solicitud de baja y la autorización de desarme) y repuestos que ingresan de otros desarmaderos (estos libros, rubricados oportunamente por el Rudac), el destino que tuvieron, inspeccionando los talleres de mecánica y chaparía (siendo estos el ultimo eslabón del circuito).

En lo que disiento con el Dr. Dannola es en que, en primer lugar, se debe atender al partícipe necesario en este circuito, el transporte. De público conocimiento, en la provincia no hay uno habilitado para cumplir con tal fin. Entonces me pregunto: ¿cómo ingresan los vehículos y/o repuestos a la provincia? ¿Como se mueven dentro de la provincia? Porque llegar a los centros de comercialización llegan. La falta de control hace que este rubro sea mal visto y provoca la ofuscación de aquellos dueños de los comercios que en cierta forma los quieren transparentar. Y todo se mueve en torno a la clandestinidad, como aquel gran jugador santafesino, carrilero por izquierda, Pedrito Lucas Diez, que paso desapercibido y de cuya existencia muy pocos supimos. “Qué jugador”.

Al tener presente quienes transportan, seguramente en el movimiento diario encontraremos las madrigueras, que hacen a su vez de depósitos y posibles lugares de desarme. Desde la vigencia de la ley 25.761, que regula esta actividad, el pionero fue Sesvi Auto en inscribirse en los rubros: compra de vehículos dados de baja, transporte, desarme, depósito y venta de autopartes usadas. El único rubro en que no se inscribió es el de reciclaje, delegándole la tarea a la empresa Scrap Service, dándole “transparencia” al circuito, ya que Scrap Service le debe entregar un certificado de reciclaje donde constan las autopartes no reutilizables recicladas, empresa habilitada para tal fin.

Ahora me vuelvo a preguntar: ¿dónde reciclan las autopartes no reutilizables los comerciantes de provincia de Santa Fe? ¿Qué reciclan? ¿Quién les entrega el certificado de reciclaje? ¿Quién controla que esto sea así? Pasa con el transporte, con el reciclado, con la aplicación de los stickers de identificación de piezas, que, dicho sea de paso, la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios (DNRPA y CP) no los está entregando, debido a que la Asociación de comerciantes de Automóviles de la República Argentina (Acara), ente encargado de fabricar dichos stickers, no los entrega en tiempo y forma. Entonces, hay que apelar a la honestidad de los señores propietarios de desarmaderos y comercios habilitados, que coloquen los stickers donde corresponde, que transporten lo que corresponde y que reciclen lo que corresponde. En una idiosincrasia como Suecia, sí, señores, donde se están por cerrar las cárceles por carecer de detenidos. Pero en la Argentina es demasiado albedrío. Como decía mi abuelo: señores, pongamos la barba en remojo; no queramos que los hechos enmarcados como violentos que esta actividad produce se trasladen a nuestra provincia. Les recuerdo los dos resonantes homicidios ocurridos en Wilde y Derqui, localidades del conurbano bonaerense, que así lo determinan.

(*) Perito verificador y en revenido químico (Dnrpa). Analista en Seguridad Vial (UTN). Auxiliar Forense (UNR). Presidente de la ONG Prevenir. Miembro del Comité Consultivo de la ANSV.

1.jpg

¿Dónde reciclan las autopartes no reutilizables los comerciantes de provincia de Santa Fe? ¿Qué reciclan? ¿Quién les entrega el certificado de reciclaje? ¿Quién controla que esto sea así?

Foto: Archivo El Litoral



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 13 de marzo de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores