Edición del Sábado 21 de agosto de 2010

Edición completa del día

Para un cierre mágico - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

Para un cierre mágico

Los hoteles de nuestra ciudad cuentan con promociones especiales para los recién casados que quieren pasar su primera noche juntos. También hay propuestas para los invitados que llegan de otros lugares.

TEXTOS. REVISTA NOSOTROS. FOTO. EL LITORAL.

Para un cierre mágico  Tradición
 

Cuando los novios planean su boda nunca se les pasa organizar la instancia posterior a la gran fiesta: la noche de bodas, un momento muy esperado para la pareja.

Este encuentro a solas también les servirá para mimarse con una confortable estadía en alguno de los hoteles de nuestra ciudad, de manera de recobrar fuerzas de todo lo trabajado en la planificación de la boda. Pero también será el espacio que tendrán los flamantes esposos para evaluar la organización de la fiesta, cómo disfrutaron los invitados, los regalos recibidos y también para pensar los proyectos en común.

El Hotel Holiday Inn -ubicado en el microcentro de la ciudad- propone para la noche de bodas una habitación especialmente preparada con arreglo floral, botella de champagne y frutos rojos, además de amenities especiales y batas retornables. No obstante, existe la posibilidad de optar por una habitación superior panorámica o por la suite presidencial y, en todos los casos, se ofrece el late check-out para las 18.

Los novios podrán disfrutar de un desayuno en la habitación sin cargo hasta las 12, aunque la pareja puede consultar por la opción de cena íntima también en su habitación. Además, tendrán acceso al exclusivo piso 15 con piscina climatizada y solarium, gimnasio y sauna panorámico.

Esta empresa tiene una propuesta especial para los invitados a la fiesta que vienen de lejos: el Weeding Guests Program. No sólo podrán disfrutar de un late check-out hasta las 16 para que puedan descansar luego de la fiesta, sino que también serán recibidos con un novedoso Set de Bienvenida.

El presente les permitirá degustar los típicos alfajores santafesinos y llevarse un dulce recuerdo; tomar un baño de inmersión con sales aromáticas para recuperar la energía después del viaje; ubicarse en la ciudad y llegar fácilmente al salón de la fiesta con planos indicativos; conocer las opciones turísticas a través de un menú de recorridos y visitas; solucionar cualquier emergencia de vestuario de último momento y minimizar los “efectos del día después” de una celebración inolvidable.

VISTA AL RÍO

El Hotel Los Silos -ubicado en el dique I del puerto santafesino- ofrece algo especial para la noche de bodas, en habitaciones con vista al río. El lugar combina la belleza arquitectónica de uno de los patrimonios arquitectónicos más importantes de la ciudad (los viejos silos de la estación portuaria) con el confort de la más moderna tecnología en servicios de hotelería.

La promoción para los novios incluye la suite, un champagne de cortesía, una laja de dulces, una sesión de terapia en el SPA del hotel, amenities VIP y desayuno en la habitación.

La pareja puede seguir disfrutando de las comodidades del hotel sin tener que preocuparse por el horario en que tiene que dejar la habitación, ya que el paquete incluye late check out.

Durante ese tiempo pueden hacer uso de las instalaciones del gimnasio con equipamiento de última generación, ir a la piscina o elegir alguna de las cuatro áreas gastronómicas para almorzar, además de pasear por el Shopping La Ribera, jugar en el Casino Santa Fe o ir al cine ubicado en el complejo.

Tradición

Algunos “rituales” pueden ser tenidos en cuenta la noche de bodas para propiciar la felicidad de los novios. Entre ellos -recuerda el portal www.losplanners.com- que la novia cruce la puerta de la habitación en brazos del novio.

“La tradición cuenta que los godos tenían por costumbre elegir una mujer de su comunidad para casarse. Si no había mujeres en su comunidad, la “robaban” de un poblado vecino. Cuando la “raptaban’ lo hacían a caballo o a pie pero procurando que los pies de la novia no tocasen el suelo. De ahí la costumbre de pasar a la novia en brazos sin que pise el suelo, ya que -de suceder eso- traería mala suerte para la pareja”.



Imprimir:
Imprimir
Sábado 21 de agosto de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores