Edición del Martes 24 de agosto de 2010

Edición completa del día

El Polifónico se vuelve “Un coro de solistas” - Edición Impresa - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad

Mañana en ATE Casa España

El Polifónico se vuelve

“Un coro de solistas”

Bajo la dirección de su titular, Sergio Siminovich, el organismo se convertirá en diversas formaciones vocales e instrumentales, para plasmar la obra del compositor alemán Andreas Hammerschmidt.

De la redacción de El Litoral

cultura@ellitoral.com

Mañana desde las 20.30 en la Sala Mayor de ATE Casa España se presentará nuevamente el Coro Polifónico de Santa Fe, bajo la dirección de su titular, Sergio Siminovich. Este concierto, titulado “Un coro de solistas”, estará dedicado al compositor alemán Andreas Hammerschmidt. La denominación se da porque aparte de la participación del coro en tres obras, se presentarán diversas agrupaciones, siempre éstas pertenecientes al organismo: solos, dúos, tríos, cuartetos y quintetos.

En el acompañamiento instrumental estarán Adrián Dvoracek y Victoria Díaz Geromet (violín), Virginia Nuñez (cello), Leticia Naput (contrabajo), Daniel Caronni, Martina Muchiutti y Analí Torreggiani (flautas), Manuel Marina (piano y continuo) y Matías Bustafán (piano).

Autor sacro

Compartiremos a continuación extractos del programa, con autoría de Pablo Cuevas (Instituto Superior de Música de la UNL) y coordinación de Cintia Cristiá (Cátedra de Investigación Musicológica).

Andreas Hammerschmidt (1611/12-1675) es considerado una de las figuras más representativas de la música sacra alemana de mediados del siglo XVII. Aunque se desempeñó como organista durante toda su vida, ninguna de sus obras para órgano ha sobrevivido. Su música instrumental se reduce a tres colecciones de piezas que aparecieron en 1636, 1639 y 1650. Las primeras colecciones contienen danzas de la época, para conjunto de cuerdas y bajo continuo, compuestas según la tradición de la suite inglesa, común en la Alemania meridional y del norte. La tercera incluye formas libres como la canzona, sonata y quodlibet, algunas de las cuales fueron escritas para los ensambles de metales típicos de los pueblos alemanes. La producción de canciones seculares también debe destacarse: un total de 68 canciones para solistas, dúos y tríos con violín obbligato basadas en poemas de la época, y divididas en tres colecciones tituladas Westliche Oden (1642, 1643 y 1649).

La mayor parte de las obras de Hammerschmidt se integra música vocal sacra con acompañamiento instrumental: son más de 400 piezas publicadas en 14 colecciones. El programa de este concierto es una selección de trabajos pertenecientes a la serie “Musikalischen Andachten” (“Devociones musicales”, 1639), la cual abarca más de 150 piezas. También se interpolan algunas piezas de otra colección, la primera parte de los “Dialogi, oder Gespräche zwischen Gott und einer gläubigen Seelen” (“Diálogos, o conversaciones entre Dios y un creyente”).

El primer volumen de los “Musikalischen Andachten”, subtitulado “Geistliche Concerten” (“Concertos sacros”), comprende obras para voz solista o conjuntos de hasta cuatro voces con acompañamiento de continuo. Las piezas para voz solista son la excepción más que la regla dentro de esta colección, sin embargo la selección para este programa incluye una pieza de este tipo, “Sei nun wieder zufrieden, meine Seele”.

“Luego aparecen tres piezas de los “Dialogi” (1645). Comienza a evidenciarse un mayor contraste dentro de la polifonía, potenciado por la diferencia de registro de las voces que intervienen, como en el caso de “Was siehest du aber eine Splitter in deines Bruders Auge”, para soprano y tenor.

Texto y música

La articulación del programa se define con piezas de los “Geistliche Madrigalien” (“Madrigales sacros”, 1641), el segundo volumen de “Musikalischen Andachten”. La importancia histórica de este género reside en la relación expresiva entre texto y música. Por ejemplo, el madrigal “O barmherziger Vater” para cuatro voces y órgano, es de particular interés debido a la utilización de cromatismos sobre ciertas palabras.

Solistas

El tercer volumen, las “Geistliche Symphonien” (“Sinfonías sacras”, 1642), contiene piezas para uno o dos solistas, dos violines y continuo. Estas piezas son precursoras de la cantata, porque las melodías son más extensas y no están tan “seccionadas” como sucede en los motetes.

Finalmente, se presentará una pieza de los “Geistlicher Moteten und Concerten” (1646), volumen cuatro del “Musikalischer Andachten”. En esta colección, Hammerschmidt recopiló varias piezas, constituyendo una gran muestra de medios musicales. De cinco a 12 voces, con instrumentos acompañantes.

El Polifónico se vuelve “Un coro de solistas”

La mayor parte de las obras de Hammerschmidt se compone de música vocal sacra con acompañamiento instrumental: son más de 400 piezas publicadas en 14 colecciones.

Foto: Archivo El Litoral



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Martes 24 de agosto de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores