Edición del Sábado 26 de marzo de 2011

Edición completa del día

Edición impresa del 26/03/2011 | Campolitoral

Agricultura, sustentabilidad y recurso

La fertilidad se puede construir

En aras de preservar nuestros recursos narturales, la fertilización a largo plazo resulta ser una inversión que también aumenta la rentabilidad del planteo. El maíz es el que mejor lo agradece.

La fertilidad se puede construir

 

 

Ing. Agr. Doria Turchi/ CREA Regional Centro /Campolitoral

El movimiento CREA se caracteriza por nuclear a empresarios dedicados a la producción agropecuaria que interpretan de la misma manera el valor del trabajo conjunto, el compartir experiencias e inquietudes y la generación de información aplicada directamente en el ámbito de trabajo de cada uno de los participantes.

Trabajan en grupos que a su vez se unen para organizar sus actividades de manera regional, conformando en nuestra zona de influencia la REGION CREA SANTA FE CENTRO, uniendo en lo institucional y en lo técnico a nueve grupos CREA del centro-norte de la provincia de Santa Fe.

Uno de sus pilares dentro de la investigación aplicada en agricultura, lo constituyen los ensayos y pruebas a campo referidos a estrategias y niveles de fertilización en los diferentes cultivos de la rotación, dado que este tema es considerado de importancia clave y, en muchos casos, materia pendiente de ajuste en nuestros sistemas productivos.

La actividad agrícola de alta performance ocupa cada vez mayor superficie en nuestro ámbito, forzando a nuestros sistemas a responder de manera poco sustentable en el largo plazo si no ponemos mayor atención al restablecimiento de los niveles de fertilidad de nuestros lotes, sobre todo a medida que avanzamos en la frontera agrícola sobre ambientes de calidad sub óptima.

Contexto

Es muy difícil hablar de rotación y nutrición integral en el largo plazo en nuestros sistemas productivos actuales, dado el contexto socio cultural en que se desarrolla. La apelación a una relación a estable y perdurable en el tiempo del propietario que cede su tierra en alquiler y el productor agropecuario que toma la explotación bajo contrato, es fundamental para sumar sustentabilidad y racionalidad a la conservación del recurso suelo. Mantener un buen nivel de nutrientes disponibles a niveles de probabilidad de respuesta baja a la aplicación de fertilizantes, pensando en la productividad futura puede no ser una buena decisión cuando la tenencia de tierra no es segura por lo menos por cuatro o cinco años en el futuro.

Esta reticencia a la hora de planificar el nivel de fertilizantes a usar lleva a lograr menores rendimientos potenciales, sobre todo en años favorables, y al agotamiento de reservas de nutrientes de los suelos y, como consecuencia, a la pérdida de cobertura y materia orgánica, mayor riesgo de erosión y menor sustentabilidad del sistema en el largo plazo debida a la pérdida de eficiencia y a la degradación de un recurso finito no renovable como lo es el suelo sobre el que se basa la producción agropecuaria.

En la Región CREA Santa Fe Centro tienen establecidos varios sitios de control, en donde desde hace ya cinco campañas todos los años se miden diferentes parámetros de fertilidad y aptitud física del suelo y se conducen de manera paralela dos maneras de llevar adelante la producción agrícola:

a) Rotación Trigo / Soja de segunda / Maíz, con niveles de fertilización iguales a los que sigue en su planteo productivo normal el productor donante del sitio, que varía según sus decisiones productivas de cada campaña.

b) Igual rotación, pero fertilizando cada ciclo con 300 kg/ha de Nitrógeno y 66 kg/ha de Fósforo, aplicando distintas fuentes de fertilizantes sobre las dos gramíneas de la rotación.

En ambos casos, franjas dobles de rotación alternada, de manera de hacer convivir en una misma campaña todos los cultivos considerados en la rotación, para facilitar el análisis de resultados y evitar distorsiones debidas a causas climáticas.

Impacto

El trabajar en condiciones a campo pero con mediciones precisas y constantes, nos permite monitorear la evolución del sistema y medir el impacto a largo plazo de nuestras decisiones de producción para luego poder extraer conclusiones que luego se difunden a nivel Regional dentro del movimiento CREA.

En el presente trabajo se resume la evolución de rindes y performace de las dos estrategias evaluadas para las campañas pasadas, en dos de los sitios de medición, de características bien contrastantes entre sí por clase de suelo, manejo previo al establecimiento del sitio de medición, régimen de lluvias, etc. Uno en la localidad de Elisa, al norte de la Región CREA Santa Fe Centro y otro en Angélica, en la parte central de la misma.

En los presentes sitios de evaluación, los niveles de nutrición superiores a los que estamos manejando como “estrategia de productor”, resultan en una mejora del IB global luego de cuatro campañas, incluso con indicios de efectos residuales sobre los rindes al suspender dichos niveles de nutrición. El cultivo de Maíz es el que mejor “paga” la incorporación extra de nutrientes, siendo éste el mayor responsable del mejor IB del bloque de alta fertilización, observándose además un detrimento en los rindes esperados del cultivo de Soja de segunda, debido a un antecesor Trigo de mayor capacidad de extracción de agua edáfica dado su mejor desarrollo cuando se mejoran sus condiciones de crecimiento.

Invertir y construir

Los resultados de la presente campaña se hallan todavía en elaboración pero, a modo de reforzar lo hasta ahora expuesto, se muestran las fotos del maíz en plena seca de diciembre, las cuales son elocuentes. Cuando las condiciones ambientales hacían sufrir en extremo al cultivo, las franjas mejor nutridas mostraban una clara capacidad para tolerar mejor el stress a la que estaban sometidas, con un plus de crecimiento (Rafaela) y un adelanto en el desarrollo (Elisa).

Concluimos que es viable “construir fertilidad” a base de “invertir” en fertilizantes a modo de caja de ahorro de nutrientes a la cual incluso recurrir en años desfavorables en la relación insumo/producto, gracias al comportamiento residual de fertilizantes fosforados y sulfatados que luego de varias campañas de aplicaciones sistemáticas por arriba del nivel de extracción, al suspender el suministro del mismo en una situación puntual, aun evidencian efectos positivos sobre el sistema.

Es una estrategia que implica tomar un riesgo que debemos calcular, pensando en el largo plazo y eligiendo el ambiente y las circunstancias dónde llevarla a cabo, pero pensemos también que cuando se exporta grano al exterior, estamos cediendo nuestros recursos a otro país que, justamente, carece de ellos. No estamos vendiendo sólo alimento primario, sino parte del agua y de la riqueza del suelo que hoy nosotros disfrutamos en abundancia y en una medida en que nuestros países clientes en verdad carecen. Por eso es importante velar por lo que tenemos, cuidar y respetar nuestra riqueza actual, para preservarla en el tiempo y disfrutar de ella y del beneficio de sus frutos en el futuro.

Eficiencia de recursos y parámetros químicos

Las gráficas de evolución de los parámetros químicos luego de cuatro campañas de estrategias diferenciadas para uno de los sitios son más que elocuentes. Se evidencia que, cuando es posible pensar en una intensificación de las rotaciones con adecuada nutrición, si bien esto constituye una mayor presión sobre nuestros ambientes y nuestras “economías”, al largo plazo el sistema tiende hacia la mejora en la eficiencia de uso de los recursos y en los parámetros químicos del suelo, en especial en ambientes edáficos con características inferiores al óptimo.

Visión

Todo lo comentado requiere necesariamente una visión a largo plazo y un especial convencimiento sobre los objetivos buscados, pero demuestra que es posible trabajar con buenos niveles de aplicación de fertilizantes logrando en el marco de la rotación, resultados económicamente rentables a largo plazo, cambiando el concepto de apoyar a la nutrición sólo del cultivo que tenemos por delante por idea la de sostener la provisión de nutrientes para una rotación integral de rindes estimados basados en los rindes promedios esperados. El nivel final a aplicar lo definirá la liquidez con que cuenta el sistema y la prudencia de quien lo maneja.

comision agricultura 2010.JPG

Equipo completo. La comisión de agricultura de la regional Santa Fe Centro se reúne periódicamente para monitorear el trabajo de investigación en el campo.

crecimiento FP rafaela.JPG

Evolución. Los parámetros químicos del suelo (materia orgánica, nitrógeno total y fóforo) luego de cuatro campañas de manejo nutricional diferenciado. Línea roja: franja de alta fertilización, línea azul: franja de fertilización de productor. fotos: gentileza

gira tecnica 3.JPG
parametros quimicos del suelo.pdf

El factor político

Los altos precios de los fertilizantes no serían un problema con correspondientes aumentos de los precios de los productos agrícolas que mantuvieran o mejoraran la relación de insumo/producto, pero las imprevistas fluctuaciones en las relaciones de precios por inestabilidad interna en nuestra política productiva a nivel país complican las decisiones respecto a fertilización y también colaboran a estimular a los productores a reducir las dosis aplicadas. Para esto, el cambio de mentalidad hacia la visión de la aplicación de fertilizantes como una “inversión” y no como un “gasto” que se le provoca al sistema, es prioritario.



Imprimir:
Imprimir
Sábado 26 de marzo de 2011
tapa
Necrológicas Anteriores