Edición del Sábado 11 de junio de 2011

Edición completa del día

“¡Chist!”, un festival de risas - Edición Impresa - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad

Les Luthiers volvió a escena

“¡Chist!”, un festival de risas

“¡Chist!”, un festival de risas

El aclamado grupo retornó con un espectáculo que muestra el porqué están vigentes tras más de 40 años en los escenarios. Foto: Télam

 

Héctor Puyo

Télam

El grupo de instrumentos informales Les Luthiers reapareció en el escenario del Gran Rex con “¡Chist!”, una decena de sus temas clásicos -más el inevitable bis- para confirmar su vigencia de más de 40 años. Cada tanto tiempo, como sucedió con “Grandes hitos”, en 1992, el quinteto de humoristas y brillantes músicos decide no presentar un espectáculo nuevo sino abrevar en jugosas incursiones ya probadas en shows anteriores.

Así aparece el entrañable “Manuel Darío”, ese cantautor insoportable en el que brilla Daniel Rabinovich, mezclado con la inteligentísima “Encuentro en el restaurante”, donde el mismo intérprete sufre el acoso del violinista Carlos López Puccio mientras intenta seducir a una hipotética dama.

Rabinovich y Marcos Mundstock, puntales indiscutibles y de una conexión inefable, son los políticos de un partido conservador en “La comisión”, deseosos de corregir el Himno Nacional para complacer al caudillo de turno, y logran junto al hiperkinético Carlos Núñez Cortés momentos deliciosos.

El juego de palabras, incluso muy cándido, entre los dos primeros -en el que Rabinovich afianza su personaje de inculto- tiene en la gesticulación y en el ojo intencionado la base de esa gracia que caracteriza al grupo y lo enfrenta a la escatología característica de Midachi.

Lavar la ropa

También el medido Jorge Maronna y el versátil López Puccio tienen sus momentos de lucimiento en “Sólo necesitamos”, un dúo ecológico de confusas ideas, que descuella luego en “Los jóvenes de hoy en día”, un rap en el que dejan todas sus fuerzas. Sigue siendo efectiva “La bella y graciosa moza marchóse a lavar la ropa” a varias décadas de su estreno, con un Mundstock desatado que repite sus mejores rutinas y el cuarteto restante a cargo de un madrigal jocosamente interpretado.

Pasa lo mismo con “Bolero de los celos”, con inevitables referencias al mundo acaramelado de Los Panchos, y con “Educación sexual moderna”, donde Núñez Cortés es un seminarista que se debate entre la fe y la masturbación, para pasar luego a un coral donde nada se llama por su nombre.

Son menos efectivas, sin embargo, “La hija de Escipión”, pese a que Rabinovich y Mundstock tienen buenos diálogos, así como “La redención del vampiro”, donde el segundo emula de algún modo al Juan Rodó de los espectáculos de Cibrián-Mahler.

Son apenas momentos en que la risa se atenúa pero que no invalidan casi dos horas de música y humor del bueno, con músicos que ya hace tiempo se han transformado en buenos comediantes y que, se nota, lo asumen con gusto.

Rabinovich y Mundstock

Lo sutil, que en los albores de Les Luthiers se refugiaba sobre todo en la música, con el paso de los años se ha ido inclinando hacia los diálogos y las situaciones, en las que los temas “pícaros” son apenas esbozados para despacharlos de inmediato.

Hay mucho de infantil en lo lúdico del quinteto, que transforma varios cuadros en un juego de chicos al que invitan a la platea, que se deja subyugar aun por recursos que ya se le conocen y que sólo ellos pueden llevar a buen puerto.

Rabinovich, por ejemplo, es un hombre tocado por la gracia: cualquier cosa que diga genera una hilaridad que tiene mucho que ver con la ternura de su personaje, y Mundstock no le va en zaga, con los tres restantes bien acomodados.

Por eso son inútiles los esfuerzos de imitadores como Toccata & Fuga, el grupo uruguayo que estuvo aquí hace un par de años y que, si bien son músicos virtuosos y compositores agudos, tuvieron la mala suerte de que Les Luthiers ya existieran.

“¡Chist!” se presenta en el teatro Gran Rex, Corrientes 857, viernes y sábados a las 21.30 y domingos a las 20.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 11 de junio de 2011
tapa
Necrológicas Anteriores