Edición Jueves 9 de febrero de 2012

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

AL MARGEN DE LA CRÓNICA

El sueño de Homero Simpson

Seamos honestos ¿Quién no se ha visto a sí mismo a las diez de la noche, desparramado en un sillón frente al televisor?

Estos tiempos, nos han convertido en personas exigentes y trabajadores eficientes. Sumado a una plataforma económica que hace que muchos de nosotros debamos ser malabaristas en el arte de tener más de un empleo, y lo más importante, mantenernos lúcidos en todos ellos.

Quienes trabajamos todo el día (y ni hablar de los que, además, deben atender a una familia), sencillamente a la noche llegamos agotados. Sin fuerzas, sin ganas de hablar con alguien, y algunos días siquiera con ganas de pensar.

Ya sea Tinelli, ficción argentina, series americanas o alguna película, cualquier opción que nos ofrezca la televisión para desenchufarnos, es válida. Y es que todos necesitamos en algún momento del día, desconectarnos de la realidad para poder enfrentarla enteros durante el resto de la jornada.

A veces el cansancio es tal, que hasta manejar el control remoto implica un esfuerzo sobrehumano. Por suerte, ya existe quien ha pensado en cómo resolver nuestro problema y ha inventado lo que podría perfectamente ser “El sueño de Homero Simpson”.

Investigadores de la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, presentaron esta semana un nuevo tipo de control remoto, capaz de medir la presión de los dedos y el ángulo de giro de la muñeca. El aparato ha sido equipado con un panel táctil en lugar de botones para cambiar los canales o ajustar el volumen. Un movimiento de arriba hacia abajo o de derecha a izquierda puede hacer un zapping o ajustar el sonido.

Pero sus beneficios no terminan allí. Ha sido diseñado para solucionar otro tipo de problemas que muchos de nosotros solemos tener con nuestro control remoto. Externamente, el comando tiene la forma de una pelota de goma (como aquellas utilizadas para hacer ejercicio con los dedos de la mano), lo cual permite que sea sumergible en líquidos y totalmente resistente a las caídas.

Y si usted es de esos que se ve obligado a compartir el gobierno del televisor con otras personas de su familia, el sistema propone distintos mecanismos para el reconocimiento de patrones repetitivos en gestos y posturas del cuerpo humano basándose en técnicas de Soft Computing, un software que permite identificar a un individuo según cuál sea su movimiento.

No sería extraño que cuando este noble aparatito arribe a nuestras tierras, sean muchos quienes transmuten al amarillo, abran una cerveza y se terminen de rendir frente al dios televisor al mejor estilo Simpson.