Edición del Sábado 05 de enero de 2013

Edición completa del día

El secreto del gin-tonic - Edición Impresa - Opinión Opinión

Al margen de la crónica

El secreto del gin-tonic

Del gin-tonic que tomaban los ingleses como aperitivo a su eclosión actual ha habido tal proliferación de ginebras y tónicas que resulta prácticamente imposible no encontrar una combinación que se adecúe a cada gusto.

Así lo sostiene el periodista catalán Vador Lladó, quien revela “El secreto del gin tonic” en lo que se presenta como la “guía definitiva” para convertirse en el rey de este cóctel, al que augura “larga vida”.

En su opinión, el “boom” de este combinado “no es una moda pasajera”, ya que se ha transformado en una “bebida de culto”. Y una de las claves de su éxito es su versatilidad.

Gracias a la profusión de ginebras Premium con matices como lavanda, té sencha de Japón, violeta o geranio, y a tónicas que las complementan a la perfección, el gin-tonic satisface desde a quienes gustan de los sabores más ácidos hasta a los rendidos a lo dulce. Su actual ebullición ha permitido creaciones con fresas, canela en rama, pétalos de flores, perejil rizado o especias secas trituradas en el destilado, en el que también se pueden hacer infusiones con pomelo, café o manzanilla.

Los dos ingredientes básicos del combinado nacieron con fines medicinales. De la ginebra se dice que fue creado por unos monjes holandeses para prevenir la peste bubónica, aunque otra teoría la atribuye al científico alemán Franz de Le Boe y su interés por combatir las piedras del riñón.

Sea como fuere, se extendió por Europa y en 1750 una quinta parte de las casas de Londres se convirtió en punto de venta de la ya entonces popular ginebra.

Por su parte, la tónica es hija de Johann Jacob Scheppes, quien combinó soda carbonatada con quinina en 1783 como jarabe contra el paludismo.

Y fueron los soldados del Ejército Imperial Británico quienes empezaron a mezclarlas para combatir la malaria y, de paso, celebrar sus victorias. La ginebra, bebida de las clases populares en el siglo XVII, fue ascendiendo socialmente gracias a su alianza con la tónica.

Pero el gin-tonic vive ahora su momento, con proliferación de marcas, bares y múltiples aplicaciones para dispositivos móviles que ayudan a elaborarlo. No obstante, es necesario cuidar todos los detalles para disfrutarlo plenamente y variar las combinaciones para tomarlo como aperitivo, después de comer, a media tarde o por la noche.

El de aperitivo sería más cítrico, con cierto toque dulzón para el postre, fresco y afrutado a media tarde y con un sabor más intenso y seco por la noche.

Además, debe cuidarse la preservación de la burbuja de la tónica, la temperatura de la ginebra -se recomienda guardarla en la nevera y, pese a lo extendido de la costumbre, nunca añadir jugos de cítricos, sino sólo los aromas y aceites esenciales que contiene su corteza y que se logran retorciendo ligeramente un trozo de la misma.

Utensilios imprescindibles son: la copa de balón, un medidor para la ginebra -nunca se deben sobrepasar los 5 centilitros- una cuchara rizada para ayudar a verter la tónica -20 centilitros-, un rallador y unas pinzas para la piel de los cítricos.

El resultado ya sólo dependerá de la calidad de los ingredientes seleccionados y del acierto en sus combinaciones.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 05 de enero de 2013
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?