Edición completa del día

Legisladores piden una reunión con Gils Carbó - Edición Impresa - Política | Economía Política

El combate contra la narcocriminalidad

Legisladores piden una reunión con Gils Carbó

Diputados del Frente Progresista quieren plantear a la procuradora que el fiscal Murray pone “palos en la rueda” a las investigaciones.

gilscarbo0001.jpg

Alejandra Gils Carbó, procuradora General de la Nación.

 

De la redacción de El Litoral

politica@ellitoral.com

Corresponsalía Rosario

Los legisladores nacionales del Frente Progresista Cívico y Social de Santa Fe presentaron hoy una nota en la Procuración General de la Nación en la que piden una reunión con la responsable de ese organismo, Alejandra Gils Carbó, a quien le van a trasladar la “preocupación” que existe en la provincia con la actuación del fiscal subrogante Juan Patricio Murray, que pone según consideran “palos en la rueda” a las investigaciones que se están realizando contra las bandas narcocriminales de Rosario en el ámbito de la Justicia provincial.

El pedido a la procuradora general de la Nación, que hicieron los legisladores del Frente Progresista, se concretó unos días después de que trascendiera públicamente el requerimiento que hizo Murray al juez federal Marcelo Bailaque para que solicitara al Ministerio de Seguridad de la provincia que envíe los tres legajos de los efectivos policiales que están al frente de la División Judicial de la URII, y hoy es el brazo operativo de las diligencias que ordena el juez de Instrucción Nº4 Juan Carlos Vienna en el marco del expediente 913/12, cuyos protagonistas principales son los integrantes de la banda de Los Monos.

Murray hizo este pedido, que provocó malestar tanto en el gobierno como en la Justicia provincial, luego de que aparecieran unos panfletos en la puerta de los tribunales federales en los que se recordaban antiguas causas contra los integrantes de la cúpula de la División Judicial de la URII. A la par, en escuchas telefónicas que están dentro de la causa en los tribunales provinciales, los investigadores se enteraron anticipadamente de que estas maniobras estaban siendo pergeñadas.

Por esta razón, en el gobierno provincial se tomó con preocupación esta estrategia para detener la pesquisa contra la banda de Los Monos que suma más de 15 cuerpos y más de 3 mil fojas. Incluso, hay cinco efectivos detenidos, acusados de tener relación o amparar ciertos movimientos de este grupo narcocriminal, que se gestó a mediados de los 90’ en villa La Granada, en la zona sur de Rosario.

Preocupación

En diálogo con El Litoral, la diputada nacional Alicia Ciciliani aseguró que el pedido de reunión a Gils Carbó se enmarca en la “preocupación” que existe en el gobierno provincial sobre la actuación de Murray. “Estamos preocupados porque creemos que se intenta ahora investigar a los propios investigadores. Creemos que no hay por parte de un sector de la Fiscalía federal una voluntad firme en ir contra las bandas narcos de Rosario, sino todo lo contrario, cuando desde la justicia provincial se trata de avanzar con estas pesquisas el fiscal trata de poner palos en la rueda”, afirmó Ciciliani.

Murray reemplazó a la fiscal subrogante Beatriz Bettiolo, apartada del cargo por la propia Gils Carbó, tras no apelar la falta de mérito que dictó en noviembre pasado el juez Carlos Vera Barros al ex jefe de la Policía Hugo Tognoli, actualmente detenido en la cárcel de Las Flores. Murray, quien venía de desempeñar una destacada función en San Nicolás en el marco de los juicios por lesa humanidad, se mostró siempre crítico de la investigación que se abrió en la justicia provincial contra el grupo liderado por la familia Cantero.

Hace poco más de un mes, este funcionario pidió la nulidad de parte de las actuaciones ordenadas por el juez Vienna con el argumento de que el magistrado había traspasado atribuciones que eran de la justicia federal, como es el delito de narcotráfico. Pero el juez Bailaque rechazó el planteo de Murray, a quien le recordó la fallida investigación del ataque contra punteros políticos del Movimiento Evita en Nuevo Alberdi, involucrados en una pelea territorial por el manejo de la comercialización de droga en ese barrio periférico.

“Creemos que no hay por parte de un sector de la Fiscalía federal una voluntad firme en ir contra las bandas narcos de Rosario”, dijo Alicia Ciciliani.

Cielos y puertos liberados

El presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, denunció hoy que “hay una ausencia deliberada” del gobierno en el control del envío de estupefacientes al exterior, al sostener que “los cielos y puertos de Argentina” permanecían “habilitados al tráfico de drogas”.

Despouy habló de “zonas liberadas” y reiteró que los escáneres de los puertos “no registran” los estupefacientes, a la vez que insistió con que existían “irregularidades” similares en los aeropuertos.

“Hay un cuadro general de falta de control en el tema de drogas, al que se suma la situación que tenemos en los puertos importantísimos de nuestro país; hay una ausencia deliberada: el Estado renunció a ejercer el control”, denunció Despouy.

El presidente de la AGN se refirió así a un reciente informe de ese organismo que puso el foco en escáneres de los puertos de Buenos Aires, Campana y San Lorenzo, utilizados en procedimientos concretados entre julio de 2010 y junio de 2012. La AGN finalizó ese reporte el 10 de mayo último y lo difundió la semana pasada, después de haber sido enviado a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), de la que depende la Aduana, detalló hoy el diario La Nación.

Despouy, de extracción radical, insistió esta mañana con que los aparatos “no detectan” en los puertos “la diferencia entre sustancias orgánicas e inorgánicas, con lo cual es uno de los aspectos principales que habilita la posibilidad de la exportación de drogas sin ningún tipo de control”, por lo que hay “una zona liberada”.

“Tenemos cielos y puertos, como lo prueban los hechos, habilitados al tráfico de estupefacientes”, denunció en diálogo con Radio Continental y agregó que “no hay vocación de impedir la comercialización o el envío de los cargamentos de drogas”.

En esa línea, sostuvo que “en el supuesto de que existieran mecanismos para detectar estupefacientes, no hay ninguna voluntad del Estado de registrarlos y establecer un procedimiento que permita dar una sanción a las irregularidades”.

“Hay una vocación deliberada de transformarlos en zonas totalmente libres de control, facilitando que Argentina sea uno de los países sindicados como de menor control pero, al mismo tiempo, uno de los principales exportadores de drogas del mundo”, manifestó en sintonía con un informe de Naciones Unidas según el cual el país es el tercer proveedor de cocaína.



Miércoles 10 de julio de 2013
tapa
Necrológicas Anteriores