Edición del Sábado 07 de diciembre de 2013

Edición completa del día

Senado: el PJ hizo pocos cambios al presupuesto - Edición Impresa - Política | Economía Política

Media sanción, por unanimidad y sobre tablas

Senado: el PJ hizo pocos cambios al presupuesto

Las negociaciones entre el oficialismo y la oposición llevaron menos tiempo que las que -internamente- tuvo el PJ a lo largo de la jornada.

 

Luis Rodrigo

politica@ellitoral.com

El Senado aprobó ayer por unanimidad el proyecto de Presupuesto 2014, luego de interminables deliberaciones dentro del interbloque del peronismo. Hubo unas leves modificaciones -a cargo de la mayoría justicialista y consensuadas con el oficialismo- sobre el mensaje que envió el gobernador Antonio Bonfatti.

Lo más importante es que, si la Cámara de Diputados acepta esta nueva versión del mensaje, en lugar de poder endeudarse en 1.500 millones de dólares a largo plazo, la provincia de Santa Fe va a poder hacerlo por 2.200. Ése es el cambio más significativo y se gestó tras el encuentro que mantuvieron el gobernador santafesino y el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich.

En todo los discursos del debate hubo una amplia coincidencia respecto de la enorme capacidad de endeudamiento que aún no ha utilizado Santa Fe para mejorar su infraestructura y la vida de sus ciudadanos. Y los méritos de esa situación fiscal se repartieron tanto para las gestiones que desarrolla el Frente Progresista, Cívico y Social, como para las que tuvo a su cargo el justicialismo.

“Autonomía financiera”

En rigor, cuesta encontrar visiones tan antagónicas sobre el proyecto aprobado ayer. El oficialismo en Senadores hizo suyo el proyecto del Ejecutivo y la oposición tomó una prudente distancia, bajo la consigna de facilitar, más que la administración del Estado, una herramienta de gobierno.

El peronismo destacó que éste es el séptimo presupuesto que aprueba para los gobiernos de Hermes Binner, primero, y de Bonfatti, actualmente.

En nombre del oficialismo, Felipe Michlig (UCR-San Cristóbal) subrayó que el presupuesto otra vez trata a las municipalidades y las comunas sin imponerles un techo, ni hacerles descuentos ilegales. Elogió el equilibrio de las cuentas, la previsión superavitaria (por $ 282 millones) y ponderó la autonomía financiera provincial.

Michlig mencionó la reunión con Capitanich y defendió el aumento de los tributos por vías directas o indirectas para Ingresos Brutos, los Inmobiliarios y otras contribuciones. Advirtió que quedará en 300 millones el Fondo Anticíclico con un aporte en 2014 de 250.

Obras Públicas “lentificadas”

Sólo la subejecución de obras públicas mereció condenas más fuertes desde la oposición. Alcides Calvo (PJ-Castellanos) habló de la “lentificación” de la cuenta Gastos de Capital y le puso al “parate” un número: $ 2.047 millones menos de lo previsto a septiembre último.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, cuyo dictamen se usó para el debate (el texto no pasó por Constitucionales), dijo que si se compara lo previsto para 2014 con lo que recibió el gobierno en 2007, se verá que “las erogaciones se incrementaron” en un 558% y la planta de personal “se incrementó un 26%, pasando de 100.676 agentes a 126.868”.

A la exposición de Calvo -cuya labor en la Comisión que preside fue elogiada dentro y fuera del PJ, tanto como la búsqueda del consenso- le siguió otra de Hugo Marcucci (UCR-La Capital), quien admitió que en esa materia, la subejecución de la infraestructura, “debe mejorar”.

Con óptica progresista

Calvo usó una expresión rara (habló de un presupuesto “relativamente prudente”) para la situación de equilibrio financiero provincial. Y luego Marcucci, con todo cuidado pero sin guardarse nada, recordó que los malos augurios del justicialismo, que al rafaelino le tocó verbalizar -años atrás- sobre el rojo preocupante en las cuentas del ministro de Economía Ángel Sciara, finalmente no se cumplieron.

El radical mostró los beneficios de administrar el Estado bajo una óptica progresista, lejos de la ortodoxia del ajuste, propia de cuando los gobiernos privilegiaban las cuentas fiscales y cuidaban al extremo del gasto público, aún a costa de descuentos salariales.

Marcucci dedicó muchos minutos al presupuesto, pero disfrutó sobre todo al exponer la composición del gasto público, o si se prefiere de las erogaciones corrientes, o mejor aún de los recursos que demandan la salud, la educación, la seguridad, los salarios blanqueados, o la “casi completa eliminación de los servicios de tercerizados”.

Desempate

  • Los senadores hicieron todo lo necesario para que hubiera un empate en uno de los artículos del presupuesto, durante el tratamiento en particular. Y así, tras un muy estudiado 7 a 7 del oficialismo y de la oposición, se hizo necesaria la intervención del presidente de la Cámara. No es la primera vez que ocurre: el actual Senado llama a escena a Jorge Henn para representar algo más que un punto de atención.

Esa es la forma como el peronismo mayoritario obliga al Ejecutivo (se trata del vicegobernador) a asumir íntegramente una responsabilidad política. Y como era de prever, Henn se expresó como el bloque del oficialismo.

¿Qué tema mereció tantas sutilezas? Ingresos Brutos.

Desde ayer, si en Diputados no hay sorpresas, se les comenzará a acotar a los contribuyentes de Ingresos Brutos la detracción que pueden efectuar sobre sus pagos en concepto de Derecho de Registro e Inspección (Drei).

Hoy quien paga ese tributo provincial (Ingresos Brutos) puede descontar hasta un 10% del total al pagar también la tasa municipal (el Drei). El cambio aprobado ayer es módico (menor al que pretendía el Ejecutivo), pero marca una tendencia: si en la Cámara Baja no hay cambios, el límite será 9%.

Es ocioso explicar la ingeniería necesaria para provocar el empate. Ponerle nombres a la maniobra podría hacer creer que no fue una representación perfectamente escrita en un libreto: unos senadores faltaron por razones de fuerza mayor, otros se ausentaron deliberadamente de sus bancas y otros buscaron la forma de no votar.

Basta con recordar que el PJ tiene una mayoría cómoda: 11 senadores sobre 19, que -al menos puertas afuera del interbloque- siguen actuando como un equipo. Lo de ayer los hace durar (bajo las órdenes de los mismos directores técnicos) como mínimo hasta marzo de 2014.

No debe olvidarse que la mayor parte de la interminable jornada de ayer en Senadores (la sesión fue convocada para las 10, comenzó a las 16.30 y terminó antes de las 19) se consumió -sobre todo- puertas adentro del PJ.

Kaufmann y la Constitución

  • Ayer, el senador por Garay, Ricardo Kaufmann, tuvo un discurso disonante con sus pares. Advirtió que, desde su óptica, se ha violado la letra de la Constitución, al tocarse impuestos o pretender crearlos o habilitar deuda pública dentro del Presupuesto. Recordó que la Carta Magna ha previsto un tratamiento especial para esa ley e impide expresamente legislar en aspectos tributarios cuando se trata de aprobar el cálculo de gastos y recursos. Lamentó que el Senado no se hubiera obligado a hacer pasar el despacho por la Comisión de Asuntos Constitucionales.

Kaufmann explicó su posición luego de aprobada la ley en general (por unanimidad) y se abstuvo de votar los artículos que tocaban impuestos o habilitaban el endeudamiento.

Se podó el Impuesto Verde

  • Con una expresión que suena metafórica, Hugo Marcucci (UCR-La Capital) resumió: “Hay que dejar madurar al Impuesto Verde”. El oficialismo aceptó el criterio de la mayoría justicialista que podó al nuevo gravamen de la Ley de Presupuesto. La idea de obligar a las actividades productivas contaminantes a efectuar más aportes al Estado se siembra también en el justicialismo: el senador Armando Traferri (PJ-San Lorenzo) presentó un proyecto de ley en esa dirección. El peronismo prefirió dejar su debate para más adelante.


Imprimir:
Imprimir
Sábado 07 de diciembre de 2013
tapa
Necrológicas Anteriores