Edición Jueves 12 de junio de 2014

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Desbordó la seguridad y se metió en la cancha

El flaco de “veintipico” que se llevó una reliquia

La práctica abierta de la selección tuvo un final abrupto. Un hincha brasileño entró para pedirle una campera a Messi y lo consiguió. Pero detrás suyo entraron varios más, desafiando todas las custodias.

Tremenda expectativa.

El flaco de “veintipico” que se llevó una reliquia

Así se vivió ayer la práctica abierta del seleccionado, con un numeroso público en las tribunas, la mayoría de ellos brasileños, que alientan al conjunto nacional. Messi hace posible el milagro. Foto: EFE

 

Enrique Cruz (h)

(Enviado Especial a Belo Horizonte)

deportes@ellitoral.com

El flaco habrá tenido unos “veintipico” largos. Llegó corriendo hasta donde estaba Messi, le hizo una reverencia y le pidió el buzo. El “10” no dudó, se lo sacó y se lo dio. El flaco de “veintipico” largos miró al cielo, levantó la mano como agradeciéndole a Dios haberse encontrado con el dios que mandó a la tierra para que jugara a la pelota demasiado bien, incomparablemente bien, y le pidió por favor al policía que no le pegara, que ya estaba, que su sueño se había cumplido y no importaba que ese sueño le haya truncado el sueño a tantos otros que esperaron e hicieron una cola enorme y por largas horas para ver al mejor.

Enseguida entró uno más, y luego otro y otro. Se multiplicaron. Arriba, en el cielo, un helicóptero daba la impresión de que la seguridad estaba bien, controlada. Pero adentro, saltaban desde todos lados al campo de juego. No se robaron nada, ni siquiera los almohadones que se habían colocado muy cerca de uno de los arcos para que los jugadores pudiesen elongar y efectuar algún trabajito de abdominales. Se apuró Claudio Gugnali, de todos modos, para levantarlos. Pero nadie los tocó. La cuestión era meterse al campo de juego para pedirle algo al ídolo.

Hasta que vino uno con un aspecto de Ronaldinho increíble y vestido con la “verdeamarelha”. “Che, ¿te vino a saludar Ronaldinho?”, le dijeron a Messi sus mismos compañeros. El parecido era notable, un “golazo” de media cancha. Pero ya no había más tiempo para nada. Todos adentro. Y los 9 o 10.000 que cubrieron buena parte de un estadio coqueto, con la ansiedad colmada después de haber visto a este Messi que despierta pasiones en un lugar en el que deberían silbarlo en vez de ovacionarlo. Y quizás lo que diga sea por esos prejuicios que tenemos, sobre todo los argentinos. Prejuicios que, de todos modos, están medianamente justificados. No me voy a olvidar de la tremenda silbatina que recibió la tarde del partido con Colombia en Barranquilla. Aunque después, esos mismos silbidos se transformaron en reverenciales aplausos y gestos de admiración hacia un jugador tan incomparable como humilde y sencillo en todos sus procederes.

Y el flaco de unos “veintipico” largos se fue con la campera de Messi. Desde hoy —o desde ayer para mejor decir— será el objetivo periodístico de todos, como lo era el pequeño que, acompañado por su padre, se puso la camiseta de Messi pero la del Barcelona y vio de cerca a ese enorme talento que él se encarga todos los días de “hacerlo jugar en la play station”. O Leonardo, un argentino que a los 2 años se vino a vivir a Brasil (ya tiene 23) y que habla un castellano entendible. “¿Por qué hablás tan bien el castellano si toda tu vida viviste en Brasil, desde que dijiste mamá por primera vez?”, fue la pregunta de este enviado. “Mi papá es el responsable, nos vinimos de Argentina pero él siempre quiso que el español sea mi idioma, aunque acá tengamos que hablar portugués”, fue su contestación.

Así se fue este miércoles pleno de emociones. Sorprendido por la gran cantidad de brasileños que, aun vestidos con sus atuendos, ya sea con la camiseta de su selección o la de los clubes, fueron a ese imponente Arena Independencia, un estadio coqueto, construido hace muy poquito tiempo y al más puro estilo inglés, a ver a Messi. Porque la cuestión no pasaba por ver a la selección, sino por verlo a él como si fuese el gran actor de un enorme anfiteatro, comparación que, en este caso, viene como anillo al dedo teniendo en cuenta las características de un estadio que además de haber sido construido para que se juegue al fútbol, tiene lo que se necesita para un excelente e inolvidable concierto de alguna estrella de la música mundial, con una cabecera destinada pura y exclusivamente a los vestuarios y a un enorme escenario de material, techado con una especie de pequeñas carpas que le dan un matiz muy especial y pintoresco.

Pero algo de fútbol se tiene que decir y la novedad es que Palacio, quien se dedicó a trotar un rato alrededor del terreno para empezar a afirmar ese tobillo que quedó maltrecho en el partido amistoso del otro día en nuestro país, es muy difícil que llegue al domingo. Y también fue un día muy particular para el Pipita Higuaín, quien no integró el equipo de los titulares, jugó para los suplentes en la práctica de fútbol de la mañana, pero es muy posible que llegue en condiciones y juegue el domingo. Así, los 11 ya se empiezan a recitar de memoria: Romero; Zabaleta, Fernández, Garay y Rojo; Gago, Mascherano y Di María; Agüero, Higuaín y Messi... La verdad, lo que mata en Belo Horizonte no es la humedad sino la ansiedad. Y uno ya no ve la hora de que llegue el domingo para que esto arranque de una buena vez.

la foto

D8-2303027.JPG

Messi pareció Pelé

Esta es la foto que recorrió el mundo en las últimas horas: cuando estaba terminando el entrenamiento abierto de la Selección Argentina de Sabella en Belo Horizonte, un simpatizante brasileño se metió al campo, cortó el paso de Messi, se arrodilló, le lustró los botines en señal de admiración y luego se llevó su premio. Es que Messi le dio la mano, lo abrazó y le regaló ese buzo azul de entrenamiento. Luego, de yapa, apareció un clon de Ronaldinho y también lo saludó. Lo de la “Pulga”, milagroso: pareció Pelé, pero es argentino.

foto: efe

Tevez fue sincero: no mirará los partidos

  • Carlos Tevez adelantó que no va a mirar los partidos de la Argentina en el Mundial de Brasil y explicó que “uno es jugador y por eso le duele no estar”.

“No, no voy a mirar los partidos. Estoy bien, contento con mi familia y mis amigos. Yo esto ya lo tenía asumido. Desde la segunda convocatoria de (Alejandro) Sabella, que no me llama”, comentó el actual delantero estrella de la Juventus. Y precisó: “La verdad, no estoy viendo nada. No sé cómo está la selección ni el grupo, uno está aislado. Como dije en el comunicado que hice después de la lista, sigo pensando lo mismo. Tenemos que tirar para que a la selección le vaya bien y siempre desearle lo mejor”.

Sobre declaraciones de Diego Maradona, según las cuales no fue citado por enfrentarse a Julio Grondona y Carlos Bilardo, Tevez, aclaró: “Nunca me metí con ellos, Diego tendrá sus razones, pero yo nunca tuve problemas con Bilardo ni con Grondona ni con (Lionel) Messi. Ya lo dije, no creemos un problema donde no lo hay. Es una decisión del técnico y hay que respetarla. Uno no se siente bien, pero es problema de uno. Hay que apoyar. Ojalá puedan los muchachos traer la Copa”, resaltó el Apache.

Eso sí, Tevez dejó abierta la puerta para regresar al seleccionado cuando se lo necesite: “Uno quiere revancha siempre. Si me toca, sé que tengo que estar preparado. No quiero irme con esa imagen del penal que he errado en la Copa América con la celeste y blanca”.

D8-C-P1020492.JPG

El Litoral, presente. Enrique Cruz (h), enviado especial de este diario, en las tribunas del estadio Arena Independencia de Belo Horizonte, donde entrenó la selección. Foto: El Litoral

El mensaje del Papa Francisco

El papa Francisco deseó que el Mundial de Brasil que comienza hoy se convierta en una “fiesta de la solidaridad entre los pueblos”, luego de difundirse un video-mensaje emitido por la televisión brasileña Red Globo.

En el mensaje, leído en portugués, el pontífice envió un “cordial saludo” a organizadores y participantes, a todos los atletas y aficionados, así como a todos los espectadores, tanto en los estadios como los que seguirán este evento deportivo por la televisión, la radio e Internet. “Mi esperanza es que, además de los días de deporte, esta Copa del Mundo pueda convertirse en una fiesta de la solidaridad entre los pueblos”, anheló Francisco, según reprodujo la agencia EFE.

Para el Papa el fútbol, además de ser un juego, “es al mismo tiempo una oportunidad para el diálogo, la comprensión y el enriquecimiento humano recíproco. El deporte no es sólo una forma de entretenimiento, sino también, y sobre todo, una herramienta para comunicar valores, promover el bien de la persona y ayudar a construir una sociedad más pacífica y fraterna”.

Sin marca personal

  • El entrenador de Bosnia-Herzegovina, Safet Susic, aseguró ayer que “no sirve una marca personal sobre (Lionel) Messi” y descartó la posibilidad de “sacrificar” un hombre en una persecución individual del astro argentino.

“No sería una buena idea establecer marca hombre-hombre para Lionel Messi. No sirve para una marca personal sobre él”, sostuvo Susic en diálogo con la prensa, a cuatro días del debut ante Argentina, en Río de Janeiro, por el Grupo F del Mundial Brasil 2014. “Sacrificar a un jugador por perseguir todo el tiempo a Messi no creo que sea una buena cosa para nosotros. Podría hacerlo Muhamed Besic, pero quedaría anulado, además muchas veces pasan minutos en que ‘Leo’ no participa en el juego”, agregó. Sin embargo, consideró que “cada vez que Messi tome la pelota, habrá uno o dos jugadores para encimarlo y achicarle los espacios”.

¿Llega Higuaín?

  • Ezequiel Lavezzi sumó hoy nuevas acciones para debutar como titular en el seleccionado el domingo ante Bosnia Herzegovina en el Maracaná de Río de Janeiro. Es que el atacante del Paris Saint Germain integró el equipo titular que plantó Alejandro Sabella en la práctica matutina en el búnker de Cidade do Galo. En tanto, Gonzalo Higuaín, ya recuperado de un traumatismo en un tobillo, integró el equipo de suplentes, según pudo ver la prensa en una práctica que estuvo abierta durante poco más de quince minutos.

Sabella pudo haber guardado información y dejar salir a los cientos de periodistas, pero antes de ser desalojado, puso al equipo para regalarle el dato a la prensa. Alineó a Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Federico Fernández, Ezequiel Garay, Marcos Rojo; Fernando Gago, Javier Mascherano, Angel Di María; Lionel Messi, Lavezzi y Sergio Agüero. El único que estuvo ausente en el entrenamiento en la cancha 1 del predio fue Rodrigo Palacio, quien sigue con trabajos de kinesiología por el esguince de tobillo que sufrió durante el partido preparatorio ante Trinidad y Tobago en el estadio de River Plate.



tapa
Opinión
Ecolog�a
por Johanna Schmeller/ Cristina Papaleo
mesa de caf�
por Remo Erdosain
al margen de la cr�nica
el rinc�n de la lij (*)
llegan cartas
por GRACIELA ALEJANDRA AWAK ceci250383@yahoo.com.ar
Suplementos
Deportes
Desbord� la seguridad y se meti� en la cancha
por Enrique Cruz (h) (Enviado Especial a Belo Horizonte)
Escenarios & Sociedad
por Roberto Maurer
Necrológicas Anteriores