Edición del Viernes 05 de diciembre de 2014

Edición completa del día

Esa rubia debilidad - Edición Impresa - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad

SCARLETT JOHANSSON

Esa rubia debilidad

Sex symbol, actriz cotizada y mamá, la protagonista de “Match Point” cumplió 30 años. es uno de los rostros más bellos del cine actual. Woody Allen, cautivado, la describió como “grandiosa”.

E1-01-12-5-1841248.JPG

Foto: EFE

 

De la Redacción de El Litoral

cultura@ellitoral.com

Su melena rubia, labios carnosos y una sensual voz un tanto rasgada hicieron que Scarlett Johansson se convirtiera en una de las sex symbols y actrices más demandadas de su generación gracias a la aclamada “Perdidos en Tokyo”. Más de una década después, muchos se sorprenderán al conocer la edad de esta musa de Woody Allen coronada “mujer más atractiva del mundo”, casada, divorciada, comprometida de nuevo y madre de una niña: cumplió 30 años. A Johansson no le preocupa la redonda cifra, según contó recientemente en una entrevista con The Wall Street Journal. Tiene planes muy claros para la próxima década: “No voy a ser más esa chica naif. Está bien tener glamour, pero no quiero tener que ser siempre trendy ni objeto de deseo”. Y lo cierto es que la actriz nunca se ha confiado en su belleza, sino que a lo largo de su carrera demuestra con papeles ambiciosos -y también algún desacierto- que lo que le importa es su trabajo.

Además de participar en películas de Woody Allen como “Match Point”, “Scoop” o “Vicky Cristina Barcelona”, en la que sedujo a Javier Bardem, se embarcó en películas independientes de bajo presupuesto como “Under the Skin”, en producciones de Broadway y en blockbusters de Hollywood como “Iron Man 2” o “The Return of the First Avenger”. “Prefiero arriesgarme a que una película no funcione a encasillarme y hacer la misma película una y otra vez”, declaró a The Guardian, según consigna DPA.

Su talento le ha valido los halagos de muchos realizadores. “No es una de esas actrices que siga un plan maestro”, dijo Robert Ashford, que la dirigió el año pasado en la obra de Broadway “La gata sobre el tejado de zinc”. “Su plan maestro es seguir trabajando en proyectos que le interesen y enfrentarse a retos una y otra vez”, añadió.

Allen, cautivado, la describió como “grandiosa”. Tiene “las capacidades interpretativas para no ser una ‘pin-up' pasajera, sino una actriz realmente significativa”, declaró. Y ella, que nunca ha callado su admiración por el cineasta neoyorquino, dijo que le “cosería el dobladillo de los pantalones” si el realizador se lo pidiera.

Un actriz polifacética

Nacida en Nueva York en 1984, Johansson tomó clases de interpretación ya desde niña y muy pronto tuvo sus primeros papeles. Tiene un hermano mellizo y otros dos mayores que ella, y su padre, danés, y su madre, polaca judía, están divorciados. “Mucha gente decide siempre que tiene que salir de Nueva York para volver a sentirse bien aquí”, dijo sobre la ciudad en la que sigue residiendo. “A mí no me pasó nunca”.

Sin embargo, desde hace unos dos años pasa también largas temporadas en Francia, patria de su prometido, el publicista Romain Dauriac. Hace dos meses nació su primera hija, la pequeña Rose Dorothy. Junto a él parece haber encontrado la felicidad tras su fallido matrimonio con Ryan Reynolds, del que se divorció tras poco más de dos años.

Poco después de aquello, un hacker colgó en Internet fotos de Johansson desnuda. El hombre fue detenido y condenado a diez años de cárcel. Fue “una época llena de baches”, cuenta ahora. “Pero siempre quise salir de esta locura del mundo de la prensa rosa y volver a mi vida normal”. Una vida que ahora tendrá que conciliar carrera y maternidad. “Tiene que existir un mundo (...) en el que pueda tener una familia y no obstante, filmar una película al año o participar en cosas como proyectos de terapias. Quiero poder tenerlo todo. Egoístamente”.

Polifacética, en 2008 debutó como cantante con el disco “Anywhere I Lay My Head”, en el que versiona varios temas de Tom Waits. Un año más tarde debutó como guionista y directora del cortometraje “These Vagabond Shoes”, en el que Kevin Bacon recorre Nueva York para conseguir un hot dog, y en 2013 se anunció que llevaría al cine la adaptación de la novela de Truman Capote “Summer Crossing”, aunque poco más se sabe del proyecto.

De momento, y tras estrenar este año a la despiadada “Lucy” a las órdenes de Luc Besson, trabajo no le falta: rodará con los hermanos Coen “Hail, Caesar!”, una radiografía del Hollywood de los ‘50 y prestará su voz a la serpiente Kaa en la nueva adaptación que dirigirá Jon Favreau del clásico “El libro de la selva”.



Imprimir:
Imprimir
Viernes 05 de diciembre de 2014
tapa
Necrológicas Anteriores