Edición martes 14 de abril de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

En su 100º aniversario

Homenaje a Isaac Peretz y también al idish

18_1_PERETZ.jpg

Isaac León Peretz. Foto: Archivo El Litoral

 

Por Daniel Silber (*)

El 3 de abril ppdo. se cumplió un siglo de la muerte del escritor, periodista, poeta, dramaturgo y activista social judeo-polaco Isaac León Peretz, uno de los pilares del idish, lengua hablada por los judíos de Europa centro-oriental.

Su virtud fue hacer que esa voz popular alcanzara una estatura literaria y se convirtiera en un potente vehículo de comunicación al alcance de los sectores más humildes. Según Peretz, el idish tuvo tres momentos liberadores de la historia judía que fueron la base de la creación de nuestro movimiento. El primero fue el despertar de las pobres masas judías que comenzaron a liberarse tanto del estudio del Talmud judío como del hombre rico. El segundo momento es el surgimiento a mediados del s. XVIII del jasidismo, al que Peretz caracterizó como “Torah para todo el mundo”, o sea un movimiento democratizador (al menos por un corto período de tiempo) que expresa su espiritualidad alegre en este idioma. El tercero fue cuando la mujer judía, la esposa judía exigió algo para sí misma. Nació una lengua materna.

La fuerza final fue la llegada al escenario de un proletariado judío, que creó un instrumento para la lucha por la vida; su cultura de clase obrera fue en idish, que se convirtió en la encarnación misma de la vida de los sectores populares judíos, cultivado por escritores, editores, lingüistas, intelectuales, militantes políticos. Junto a Méndele Moijer Sforim y a Scholem Aleijem, Peretz fue uno de sus principales cultores, motor de esta concepción plebeya, popular, democrática de la lengua hablada por millones de judíos de origen humilde y trabajador: sastres, carpinteros, maestros, músicos, vendedores ambulantes, artesanos, gorreros, estudiantes.

Con el surgimiento y desarrollo del movimiento obrero y socialista judíos, la escritura de Peretz se radicalizó. En cuentos, artículos y textos cómicos multiplicó sus críticas a la hipocresía religiosa mediante la sátira, incluyó representaciones de la vida proletaria y atacó la explotación económica; transmitió la difícil situación de la mujer judía frustrada en sus ambiciones personales, mostrando las convenciones sociales farsescas que imponían su sumisión.

Peretz fue uno de los principales impulsores del Congreso de Chernovitz (agosto de 1908, en la Bukovina austríaca -hoy Ucrania-), donde participaron intelectuales, escritores, periodistas, educadores, poetas, dramaturgos como Birnbaum, Reisn, Zhitlovsky, Ash y el idish se proclamó como idioma nacional judío. Allí expresó que “¡La cultura incluye la tradición! Y nosotros no queremos presentar nuestra cultura a los pueblos del mundo a través de las traducciones mecánicas que debilitan la palabra viva”. Impulsó la idea de países multinacionales, defendiendo al pueblo sobre el Estado y las culturas nacionales distintivas por sobre las fronteras políticas, elogiando la creatividad del pueblo judío cuyo idioma era el idish. Tan importante era en Europa centro oriental que un Censo realizado en 1910 por las autoridades austríacas, muestra que el 75% de los censados hablaba esa lengua, a pesar de las proscripciones existentes.

En la Primera Guerra Mundial, Peretz hizo tareas solidarias y de socorro. Murió en Varsovia, en 1915, durante Peisaj (la Pascua judía). Fue enterrado en el cementerio judío, acompañado por una enorme multitud de más de 100.000 personas que desfiló por las calles más humildes de la capital polaca, debido a la prohibición de hacerlo en lugares céntricos.

En idish se escribieron los manifiestos de los combatientes del Ghetto de Varsovia, los testimonios garabateados por los primeros colonos en nuestras tierras, las actas fundacionales de algunos sindicatos, las cartas que se enviaban a Europa alentando a venir a la Argentina, nuestras primeras canciones.

En 1912 nace como biblioteca la actual Asociación Cultural Israelita Argentina I.L.Peretz; recibe ese nombre en homenaje a quien por entonces era el mayor exponente de la literatura judía en idish, quien llevó las letras populares en idish a un lugar en el que jamás habían estado.

(*) Secretario Asociación Cultural Israelita Argentina I.L.Peretz.



tapa
Opinión
En su 100� aniversario
por Por Daniel Silber (*)
La vuelta al mundo
por por Rogelio Alaniz
llegan cartas
por MIRTA LIDIA SATTLER
al margen de la cr�nica
Suplementos
Deportes
De cara al partido con Rafaela
por De la Redacci�n de El Litoral
Escenarios & Sociedad
“Tuya”
por Rosa Gronda
Necrológicas Anteriores