Edición Sábado 18 de abril de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Identifican desaparecido

Incinerado y enterrado en La Perla

22-A-22-10-2014_C64158347CCDEB1E8557593BC961EB87.jpg

El hallazgo fue producto del trabajo que viene realizando el Equipo Argentino de Antropología Forense en dicho centro de exterminio en Córdoba.

Foto: Archivo/Télam

DyN

El Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) identificó nuevos restos humanos encontrados en unos hornos de ladrillo, en el ex centro clandestino de detención La Perla, y precisó que pertenecen a otro estudiante desaparecido durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón.

Se trata de los restos de Luis Agustín Santillán, un joven salteño que estudiaba la tecnicatura en radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Córdoba y fue secuestrado el 6 de diciembre de 1975 en el parque Sarmiento cordobés. Con él también fueron secuestrados otros tres estudiantes de Medicina -dos oriundos de San Luis y una de Córdoba-, por una patota de policías y militares que actuaban en el Comando Libertadores de América, versión cordobesa de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA o Triple A).

Los cuatro fueron trasladados a La Perla, asesinados, y sus cuerpos incinerados en los hornos de la zona de La Ochoa, donde el entonces comandante del Tercer Cuerpo, Luciano Menéndez, solía pasar los fines de semana en una casa asignada para ello en el interior de la guarnición castrense.

Megajuicio

El juez federal Miguel Hugo Vaca Narvaja adelantó que citará a los familiares de Santillán para concretar la restitución de los restos y que planea realizar un acto simbólico en los tribunales cordobeses. Las desapariciones de Santillán y sus tres compañeros -Rosa Gómez Granja (nacida en Villa Dolores, Córdoba), su novio Alfredo Felipe Sinópoli (Conlara, San Luis) y Ricardo Saibene (Villa Mercedes, San Luis), militantes de la Juventud Universitaria Peronista (JUP), constan en el megajuicio denominado La Perla-Campo de la Ribera.

En ese proceso, el ex mayor del Ejército Ernesto “Nabo” Barreiro señaló, en diciembre último, la zona de los hornos de La Ochoa como lugar de enterramiento de desaparecidos y mencionó los nombres de 25 víctimas que estarían allí, entre ellas los cuatro identificados por el Eaaf.

Barreiro, alias “Nabo”, “Gringo” y “Rubio”, se desempeñó como jefe de interrogadores del centro clandestino de detención La Perla, que dependía del Tercer Cuerpo de Ejército, y está acusado de delitos de lesa humanidad tales como secuestros, torturas y homicidios.

En 1987, cuando la Justicia pretendió citarlo por crímenes de lesa humanidad, Barreiro se rebeló y huyó de una brigada de Córdoba y con ello se inició el movimiento carapintada que derivó en el dictado de las leyes de obediencia debida y punto final, que exculpaban a los militares de jerarquías inferiores.

 

El dato

Ex juez preso.

 

La Cámara Federal de Casación avaló la prórroga de la prisión preventiva domiciliaria contra el ex juez federal mendocino Otilio Roque Romano, acusado por delitos de lesa humanidad en complicidad con la última dictadura. Los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani respaldaron la decisión del Tribunal Oral Federal Nº 1 de Mendoza, que juzga a Romano, que extendió la prisión preventiva por el término de un año. Romano fue destituido por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados en diciembre de 2011 y entonces comenzó a afrontar el proceso en el que está acusado por delitos de privación ilegal de la libertad agravada por violencia y amenazas. Prófugo en Chile desde septiembre de 2011, en agosto del año pasado fue capturado y extraditado a la Argentina, donde afronta el proceso oral y público.



tapa
Opinión
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
por Por Antonio S�nchez Sol�s
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
al mArgen de la cr�nica
Necrológicas Anteriores