Edición Sábado 29 de agosto de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Un centro en una esquina

Un centro en una esquina

Desde hace tres años y medio, una de las esquinas de barrio Roma tiene nombre propio. Funciona al mismo tiempo como Centro Cultural y Radio Comunitaria. En Santiago de Chile 2696, Ochava Roma tiene mucho por hacer y también mucho por decir.

TEXTOS. VIRGINIA AGRETTI. FOTOS. emilia vergara (GENTILEZA DE LA INSTITUCIÓN).

 

Si bien desde hace algunos años se hace visible en nuestra ciudad un nuevo enfoque hacia la cultura y sus espacios, también es visible un desequilibrio entre el desarrollo institucional de los barrios de la zona céntrica y los sectores periféricos. Claudia Chamudis, profesora de Letras y co-fundadora de Ochava Roma, relata esta situación como disparador del nacimiento de la Ochava: “En los barrios faltaban espacios para que la gente pudiera ser protagonista del hecho cultural y comunicativo. Se notaba que empezaban a surgir nuevos centros culturales en Santa Fe, pero ubicados mayoritariamente en Boulevard o zona céntrica. Los vecinos no sentían que pertenecían a estos espacios, más que -a lo sumo- como espectadores, pero no podían mostrar lo que hacían, intercambiar con otros”.

Ochava Roma nació para cumplir, en barrio Roma, el rol de un espacio cultural del que los vecinos pudieran apropiarse para aprovecharlo y enriquecerlo, según sus propias necesidades e inquietudes. “Ese objetivo se está cumpliendo bastante con el centro cultural y con la radio” -reflexiona Claudia-. “En estos últimos años logramos constituirnos como Organización Civil Cultural sin fines de lucro. En ese proceso, por un lado, nos organizamos formalmente como institución. Al mismo tiempo, vimos qué actividades funcionaban mejor en el lugar, y decidimos centrarnos en eventos y en la radio.”

UNA OCHAVA con mucho para deciR

Radio Ochava Roma es una radio comunitaria. Aquellos interesados en solicitar un espacio no tienen más que acercarse a contar su proyecto. Los espacios son gratuitos y están pensados para transmitir contenidos y proyectos comunicativos que tengan cierto interés para una radio comunitaria.

Acerca de estos proyectos y sus impulsores, Claudia relata: “Muchos de los que están acá son estudiantes de todas las edades, desde chicos de 13 años hasta adultos. Sobre todo se trata de comunicar, aprender a hacer radio, a usarla como medio para comunicar otras actividades. El eje es la diversidad, y el único requisito es el respeto hacia los otros espacios, sus puntos de vista, etc.”.

“Pasó muchísima gente, algunos todavía siguen y otros se fueron a hacer otra cosa, algunos pasaron a una radio comercial. La idea es que sea una etapa de aprendizaje, de experimentación y de intercambio de experiencias”. La radio está creciendo de a poco y sin parar gracias a este planteo tan amplio hacia la participación comunitaria. De alguna manera estos proyectos que van y vienen con su gente, sus experiencias, sus puntos de vista, lo que cada uno deja y se lleva, le dan a la radio su ritmo particular. Este cambio constante implica un movimiento que, por suerte, apunta hacia adelante.

RECUPERANDO LA FM

Radio Ochava Roma transmite durante las 24 horas del día. Muchas de esas horas son de programación en vivo -raro para una radio comunitaria-, y el resto están dedicadas a la música. “Es importante destacar que se pasa muy buena música en la radio. Música de gente de acá. Pero también música no comercial de muy buena calidad”, toma la palabra Juan Vergara, también docente de Letras y la otra parte del eje doble que lleva adelante el espacio. “Mucho jazz, blues, rock internacional, música brasilera. Algunas horas de Francia, Italia y África. Con Abelardo queremos recuperar el espíritu original de la FM: pocas palabras y mucha música”. Abelardo Blas Gúrpide es el principal encargado de la música, y aunque hay otros aportes, es él quien se lleva el mayor crédito por la variedad y amplitud de sus selecciones.

En cuanto al contenido, Juan relata: “Tenemos varios programas de estudiantes de Comunicación Social y de Periodismo Deportivo, que muchas veces hacen acá sus primeras prácticas profesionales. Hay proyectos para adolescentes en conjunto con la UNL y la provincia. También retransmitimos un programa que unos argentinos graban en España, en una FM de rock en español y pasamos muchos contenidos que tienen que ver con la salud y con el respeto de los derechos de las personas”.

Es sencillo comprender la diversidad de contenidos cuando se observa la diversidad de gente que los produce. La Radio se construye entre muchas personas, que a su vez vienen de distintos espacios y ambientes. Hay segmentos hechos por estudiantes, docentes, voluntarios de la parroquia del barrio, de la escuela, artistas, personal de salud, además de los propuestos desde la propia Ochava. “Cada grupo tiene su independencia”, explica Claudia. “Nosotros no nos metemos, solo pautamos ciertos valores generales, pero cada grupo desarrolla su propia dinámica. Coexistimos todos de manera horizontal. Es eso lo que permite tanta diversidad, tantos tipos de personas conviviendo y trabajando. Esa diversidad de proyectos implica diversidad de públicos”.

PIEDRA LIBRE PARA LA CULTURA

El espacio para los eventos culturales funciona con la misma lógica que la radio: quien lo desee presenta su proyecto y, mientras haya espacio en la agenda, es bienvenido. No se le cobra ningún canon, y el único requisito es el respeto hacia los otros artistas y también hacia los vecinos, explica Claudia, “para que ellos también sientan que pueden tener un centro cultural en la cuadra sin que eso les impida dormir tranquilos”.

Hay muchos eventos, principalmente de literatura, que ya adoptaron a la Ochava como su espacio fijo -las noches del FeLiSa, encuentros de la ChoChán, presentaciones de libros-. También se han hecho muestras de fotografía, algunos eventos de teatro, recitales acústicos en la radio (Sig Ragga, Santa Fe Blues Band) y en vivo (Cabezones, Tavo Angelini, Gol de Chancho). En algunos casos se trata de artistas reconocidos, mientras que otros recién inician su carrera o quieren experimentar. “Acá lo pueden hacer porque siempre se genera un buen clima de respeto y amistad, la gente se siente bien y puede apropiarse del espacio sin que la organización de una fecha signifique una situación de estrés ni demasiados gastos” cuenta Juan. “Hay mucha gente produciendo, haciendo cosas, dedicándole muchísimo tiempo sin retribución económica. Eso nos sorprende y nos parece bastante sano como movimiento en la sociedad. Nosotros queremos valorar ese trabajo facilitando las condiciones para que se puedan mostrar, ya sea en la radio o en el CC. Fuimos comprando buenos equipos de audio, ahora vamos por luces; la radio está bien acustizada. También hacemos la difusión a través de la radio y las redes”, acota Claudia. “Intentamos ofrecer recursos que muchas veces son los que limitan la producción y su exhibición”.

EL ESPACIO DEL ESPACIO

“No estamos exentos de la situación del barrio. Esta zona tenía muy mala prensa, y a veces la sigue teniendo”, reconoce Juan. “Los comerciantes y vecinos nos dicen que desde que está Ochava, hay muchas personas que entraron por primera vez al barrio. La radio también se dedica mucho al barrio, su historia, problemas, entrevistamos a la gente, la misma gente hace programas. Y eso le da otra cara al barrio.”

El compromiso con el barrio es una condición inherente a la Ochava. Además de mantener las buenas relaciones, existe una participación activa desde lo institucional. “Nos integramos a la Red de Instituciones de barrio Roma, que se formó en estos años, justo cuando arrancábamos”, relatan los fundadores. “Hay parroquias, escuelas, clubes, partidos políticos, etc. Nosotros colaboramos aportando el espacio o la transmisión en vivo de eventos. Y así, cada uno desde donde puede. Se lograron muchas cosas.”

LOS CREADORES

Claudia Chamudis y Juan Vergara son docentes de Letras, dictan clases de Comunicación Social y crearon un centro cultural independiente con su propia radio comunitaria.

Son ellos quienes mantienen el espacio. Después de varios años de estar constituida la Asociación Civil, empezaron a participar en concursos que permiten un financiamiento y a la vez requieren la suma de más gente, en muchos casos profesionales. “Y así nos aseguramos de tener todo al día para que no haya dificultades burocráticas y, al mismo tiempo, legitimarnos como institución”, declara Claudia. “Ahora vamos a tratar de lograr que el espacio se autosustente. Y que quede claro que no buscamos un rédito político pero tampoco económico. Esto tiene que perdurar más allá de nosotros”.

+datos

CONTACTO

Ochava Roma: Santiago de Chile 2696

Facebook: Ochava Roma

FM 107.1

Web: www.ochavaroma.org

8_FELISA-17.JPG

En Santiago de Chile 2696 funciona el espacio cultural y radio comunitaria.

LA HISTORIA

El proyecto nació de la casa, que se prestaba generosamente para funcionar como centro cultural; y con el decreto de la tan buscada Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

El primer paso fue conformar la radio con el equipamiento básico. Convocaron gente, apuntando siempre a la diversidad y al intercambio cultural sin fines de lucro. Ahora el objetivo es cumplir todos los requisitos de la Ley para estar en las mejores condiciones cuando llegue el momento en que se pueda licitar.

Después se empezaron a organizar eventos culturales, porque las características del espacio lo permitían, y porque la gente lo necesitaba. “Hay mucha gente que saca fotos, escribe, toca música, pinta, canta, y no tenía dónde mostrarse. No falta gente, faltan espacios” explican convencidos los referentes de Ochava Roma. “Tratamos de decir a todos que sí. Algunos eventos crecieron demasiado y ya sobrepasan el espacio o los horarios, y eso está buenísimo porque adoptan este lugar como punto de partida, como semillero”.

8_FELISA-44-2.JPG

Ochava Roma fue sede del Festival de Literatura de Santa Fe (FeLiSa).



tapa
Opinión
Tribuna Pol�tica
por Enrique A. Escobar Cello
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
al mArgen de la cr�nica
por Por �scar Oliva
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
llegan�cartas
por MARTA SNAIDERO
Necrológicas Anteriores